Escritor famoso: Debido a las malas acciones del PCCh, el mundo debería boicotear los Juegos Olímpicos de 2022 en Beijing

0
406
El famoso escritor estadounidense Wesley J. Smith dijo que el PCCh estigmatiza y que el mundo entero debería boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. (Fuente de la imagen: AP)

El famoso escritor estadounidense Wesley Smith, publicó un artículo en The Epoch Times  el 15 de marzo. Porque el PCCh ha estado violando los derechos humanos a gran escala en el país y en el extranjero, incluida la masacre de uigures y la sustracción de órganos a practicantes “vivos” de Falun Gong, el mundo debería boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno del PCCh en Beijing, en febrero del 2022.

El PCCH ya no debería ser considerado un miembro respetado de la comunidad internacional, porque no solo reprimió brutalmente a su propio pueblo, sino que sus acciones también plantearon una amenaza clara y realista a la libertad y la paz en todo el mundo.

¿Pero qué hacer? La guerra no es una opción a menos que sea en defensa propia. El ejército comunista chino es uno de los más poderosos del mundo. Cualquier conflicto armado a gran escala con el PCCh es catastrófico para todo el planeta.

Pero esto no significa que no existan opciones poderosas de «poder blando» que puedan obligar a los gobernantes comunistas chinos a mitigar sus peores políticas. Una de las principales opciones es boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebrarán en Beijing en febrero del próximo año, que ya ha gastado miles de millones de dólares en preparación para esto.

Espera un momento, ¿no es el objetivo principal de los Juegos Olímpicos establecer la paz y el entendimiento mutuo entre las naciones?
Por supuesto. Pero, si un país se va a beneficiar del prestigio y la ganancia financiera que se obtienen al albergar los Juegos Olímpicos, ese honor debería al menos exigir el cumplimiento concomitante de un mínimo de las normas internacionales de derechos humanos. De lo contrario, toda la premisa de los Juegos Olímpicos se convierte en una burla.

Un vistazo rápido a los malos comportamientos nacionales e internacionales actuales del PCCh ilustra vívidamente por qué el PCCh no debería ser el anfitrión de los Juegos Olímpicos:

Masacre de uigures

El PCCh está llevando a cabo una masacre de musulmanes uigures en áreas remotas del noroeste de China. Más de un millón de uigures están detenidos en campos de concentración, donde son cruelmente torturados, ignorando su dignidad personal, incluida la esterilización forzada, la violación como medio de opresión, la expulsión de niños de sus hogares, la supresión de la religión y y el ser enviados por todo el país como trabajadores esclavos. El Departamento de Estado de Estados Unidos admite que estas acciones han constituido un “genocidio” —un crimen internacional— (mientras se niega a utilizar la palabra G en tiempo presente, a pesar de que no hay evidencia de un debilitamiento de la opresión anti-uigur).

Sustracción de órganos de practicantes vivos de Falun Gong

El PCCh comenzó a reprimir a los practicantes de Falun Gong en 1999. Desde entonces, la gente se ha dado cuenta de que los órganos de los practicantes de Falun Gong se venden en el conocido mercado negro de trasplantes de órganos del PCCh.

Utiliza el sistema de crédito social para controlar a la gente

Utilizando el sistema de «crédito social», los cristianos y otras personas con una lealtad insuficiente al gobierno, son marginados en la sociedad. El sistema utiliza tecnología de reconocimiento facial y algoritmos informáticos para «calificar» a las personas en función del cumplimiento de las regulaciones gubernamentales. Las personas con puntajes de crédito social bajos enfrentan consecuencias que incluyen ser humilladas públicamente, perder sus trabajos, no poder alquilar buenos apartamentos, no poder disfrutar de servicios médicos e incluso no poder usar el transporte público. Y los bajos puntajes de crédito social de estas personas pueden deberse simplemente a que fueron a la iglesia.

Suprimir Hong Kong

Cuando China tomó la jurisdicción de Hong Kong de Gran Bretaña, prometió que el territorio continuaría disfrutando de un alto grado de autonomía. Estas promesas ahora han sido reemplazadas por el humo de los gases lacrimógenos.

Exterminio masivo de la cultura tibetana

El PCCh no solo ocupó y anexó ilegalmente el Tíbet en 1951, sino que también hizo todo lo posible por suprimir el budismo tibetano, que es la creencia fundamental de la cultura tibetana.

Robo de propiedad intelectual

El PCCh ha robado propiedad intelectual a gran escala en todo el mundo, incluido el uso de métodos de espionaje anticuados, ataques de piratas informáticos y ataques cibernéticos en universidades. El régimen del PCCh controla las empresas comerciales más grandes de China y las utiliza como puestos de avanzada para espiar y recopilar inteligencia.

Amenaza a sus vecinos

El PCCh invadió recientemente de manera ilegal la frontera india, también construyó ilegalmente islas artificiales con fines militares en el Mar del sur de China y continúa amenazando la soberanía de Taiwán.

Virus comunista chino (COVID-19)

Por último, pero ciertamente no menos importante, el PCCh es el único responsable de la pandemia de COVID-19, que provocó millones de víctimas, vidas atrofiadas por los cierres sociales y billones de pérdidas económicas.

De acuerdo, Wesley, no hay duda de que el PCCH es una amenaza por su totalitarismo. Sin embargo, los juegos olímpicos deberían ir más allá de estas consideraciones. Después de todo, los nazis alemanes organizaron los Juegos Olímpicos de verano en 1936.

Es verdad. Pero Hitler evitó por poco la resistencia internacional y los juegos se llevaron a cabo unos años antes de que Alemania lanzara la masacre y comenzara a invadir los países vecinos.

La masacre de Kristallnacht, la acción antisemita más grave y que finalmente llevó a la extinción judía, no ocurrió en Alemania hasta el 9 y 10 de noviembre de 1938.

Pero démosle la vuelta a esa pregunta. ¿Habría permitido el mundo, digamos, en 1990, la celebración de unos Juegos Olímpicos en la Sudáfrica del apartheid? La respuesta es obvia.

Además, boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing (o cambiar la sede) tendría cierto efecto. Los gobernantes del Partido Comunista Chino pueden ser indiferentes a la santidad de la vida, el estado de derecho, los derechos humanos y las normas internacionales, pero sí se preocupan por el comercio y su reputacion. Si el COI considera seriamente esta medida, si las grandes empresas amenazan seriamente con cancelar el patrocinio o los medios de comunicación amenazan con boicotearlo, tendría un efecto beneficioso.

Por supuesto, boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing decepcionaría a muchos atletas inocentes. Pero sus mayores sacrificios podrían hacer que la vida de los uigures, los practicantes de Falun Gong, los tibetanos y los cristianos chinos, fuera un poco más llevadera.

¿Y si el mundo decide hacer la vista gorda, hacer caso omiso de los abusos masivos de los derechos humanos en nombre de los negocios como siempre y las promesas vacías de buena voluntad y cortesía internacionales asistiendo a los Juegos? Hay al menos una pequeña cosa que todos podemos hacer. Podemos negarnos a mirar y comprar los productos de sus patrocinadores

Es posible que esto no tenga mucho impacto en todos los Juegos Olímpicos, pero sin al menos alguna forma de protesta concentrada, los poderes fácticos destriparán felizmente la gran causa de los derechos humanos internacionales en una pátina cínica de venalidad empresarial amoral, y el diablo habrá ganado.

Reportero: Ling Hao

Editor a cargo: Zhang Lili

Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios