Cada vez más personas de todo el mundo dicen haber tenido experiencias cercanas a la muerte. Según datos publicados por Gallup, una de las principales empresas de estadística de Estados Unidos, sólo en este país 13 millones de adultos vivos han tenido una experiencia cercana a la muerte, y si se incluyen a los niños, la cifra es aún mayor.

La gran mayoría de las personas que han vivido experiencias cercanas a la muerte experimentan paz y alegría en lugar de dolor y sufrimiento; no sólo sus almas abandonan sus cuerpos, sino que muchas de las experiencias son muy similares: una multitud de actividades rápidas de conciencia, la extraordinaria capacidad de prever el resultado, una conciencia indistinta del tiempo, una rápida revisión de la vida, presenciar la belleza sobrenatural, escuchar música celestial, etc.

Sam Parnia, Director de Investigación de Cuidados Críticos en la Escuela de Medicina Langone de la Universidad de Nueva York, es un reconocido investigador de las experiencias cercanas a la muerte, en 2017 habló ampliamente de sus investigaciones en el programa de televisión The Dr. Oz Show.

Parnia también aclaró que las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte la describen como “muy confortable”. El proceso es “pacífico” y “agradable”. A menudo sienten que ven una luz cálida y agradable que les atrae hacia ese lugar. Para los que mueren de forma natural, el proceso de muerte es similar, aunque la muerte esté precedida de dolor.

“Muchas personas describen una sensación de separación de sus cuerpos y de ver a los médicos y enfermeras reanimándoles”, añade Parnia. Podían oír los movimientos y grabar todas las conversaciones que se producían a su alrededor. Algunas personas también describieron la sensación de estar viendo todo lo que habían hecho en el pasado.

Parnia también mencionó que algunas personas verán a sus familiares fallecidos cuando estén a punto de morir, como si se les diera la bienvenida. En muchos casos, suelen decir que no quieren volver a la vida real. Es tan cómodo allí, que los atrae como un imán y hace que no quieran volver al mundo.

Aquí les presentamos un video referente a lo que nos cuenta el Dr. Sam Parnia

Además, muchas personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte dicen que han reforzado su creencia de que hay una vida después de la muerte y que ahora son capaces de afrontar la vida y la muerte con apertura y paz. Ken Barnes es un hombre que ha tenido dos Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM), durante las cuales aprendió la compasión.

A los nueve años, la vida de Barnes corrió peligro debido a una grave reacción a los medicamentos, los médicos dictaminaron que sólo viviría uno o dos días más. Su alma salió de su cuerpo, se puso al lado de sus padres, hablándoles, pero ellos no podían oírle. Vio su propio cuerpo en una cama de hospital. Un sacerdote estaba de pie junto a sus padres, realizando la extremaunción.

Barnes recuerda que, cuando se despertó, le contó a su padre la experiencia, éste le respondió que había visto demasiados programas de la Dimensión Desconocida. A continuación, Barnes describió con detalle lo que llevaba el sacerdote: “El vaso de cerveza de mi padre cayó al suelo cuando él lo creyó”.

El 12 de octubre de 1998, Barnes, de 49 años, fue golpeado con un bate de béisbol por cinco hombres hasta dejarle en coma con graves lesiones. Pasó 32 días en la unidad de cuidados intensivos, seguidos de tres meses en el hospital y tres años en un centro de cuidados.

Barnes dijo que, mientras estaba en la unidad de cuidados intensivo, su alma abandonó su cuerpo y vio a tres seres que le llevaron al más allá, donde aprendió sobre la compasión, la necesidad de tener compasión, empatía por sí mismo y por los demás. A pesar de los aparatos y los tornillos, ahora no siente ningún dolor, el cree que fue un regalo del otro mundo.

Tampoco guarda rencor a los que le golpearon. Sin embargo, dice, “si se quitan el abrigo, quizás ellos también tengan alas”. Llamar ángeles a las personas que le golpearon y escaparon de la justicia sería difícil de entender para muchos, pero Barnes les está agradecido porque la experiencia cambió su vida de forma profunda.

Ahora Barnes trabaja como voluntario en un hospicio, ayudando a los enfermos de cáncer terminal a enfrentarse a la muerte. Para él, la muerte es sólo el principio, no el final.

Te invitamos a ver este video de experiencias después de la muerte

Editor: Jie Tang

Reportero: He Xin Han

Versión en Chino: https://www.soundofhope.org/post/476492?lang=b5

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios