Mientras algunos estudiosos creen que la clave para hallarlo se encuentra en antiguas referencias bíblicas, otros optan por localizar, mediante la arqueología, el sitio donde los humanos practicaron la agricultura por primera vez.

“Tomó, pues, Dios al hombre, y lo puso en el huerto del Edén, para que lo labrara y lo guardase”

Génesis 2:15

En el Edén todo era perfecto. El clima era benigno y los frutos de los árboles se hallaban al alcance de la mano. Era un vergel bañado por aguas, donde el hombre no tenía más preocupación que pasear sobre la suave hierba, jugar con los animales, nadar en los estanques y divertirse con su compañera. Un paraíso donde todos los días eran soleados y solamente existía la ocupación de cuidar un jardín, en cuyo centro se alojaba un misterioso árbol de cuyas ramas colgaba un misterioso fruto, y en cuya deliciosa carne se hallaba la única prohibición que Dios había mandado a la primera pareja de humanos.

Pero ciertamente el hombre mordió el fruto y su desnudez se le hizo evidente. Entonces fue expulsado y el don de la inmortalidad le fue vedado para siempre.

Lejos ya de aquel paraíso terrenal, los descendientes de la primera pareja se esparcieron por el mundo adquiriendo nuevas costumbres y conocimientos, olvidando que aquel lugar donde sus ancestros habían vivido como los dioses había existido alguna vez. O recordándolo tal vez, pero sin atreverse a regresar por temor a Dios.

Pero el anhelo por el hogar primigenio no podía permanecer dormido para siempre. Un día, el hombre sintió deseos de regresar y ver cómo era aquel prodigioso espacio en el que los padres de la humanidad habían pasado los primeros días. Tomando como referencia algunos pasajes de textos antiguos, muchos exploradores se embarcaron en su búsqueda; mas los resultados, hasta hoy, siempre fueron inciertos. ¿Halló alguien el paraíso perdido? ¿Se hallaba aquel en algún punto no explorado del planeta? ¿O fue una simple metáfora del comportamiento humano ante los senderos del bien y del mal?

Los mapas O-T y el Edén chino

En la Edad Media, una serie de curiosos mapamundi, confeccionados mayormente por beatos y otros eruditos religiosos, comenzaron a circular por Europa. Dada su disposición elemental, en la que a primera vista una masa de agua en forma de “T” dividía en tres a una Tierra circular, estos mapas fueron conocidos como “O-T”.

Los mapas O-T se hallaban cargados de referencias religiosas, indicando, por ejemplo, dónde se hallaban los descendientes de Noé. Pero uno de los detalles más llamativos de esta cartografía era que en casi todos ellos se mostraba, en el extremo norte, un sitio fácilmente identificable como el huerto del Edén. Situado ligeramente sobre la mitad derecha de Asia, un recuadro con los cuerpos o caras de Adán y Eva, a veces retratados junto a la serpiente engañadora, señalaban muy claramente a China como el sitio donde se halló el primer jardín de la humanidad.

Geografía bíblica

En más de una ocasión, distintos grupos de arqueólogos proclamaron haber hallado los “restos” del jardín del Edén después de analizar fósiles de los alimentos cultivados más viejos de la historia. Sin embargo, ninguno de estos hallazgos parece coincidir con la idea de un vergel divino como el que se nombra en las escrituras, lo que ha llevado a la mayoría de los estudiosos a buscar claves en los propios textos de la religión.

La referencia bíblica más sólida para ubicar el Edén puede hallarse en Génesis 2:10, donde se habla que allí se encontraba “un río para regar el huerto” que se repartía en cuatro brazos. Estos brazos eran llamados Pisón, Gihón, Hidekel y Éufrates.

Dos de los ríos nombrados, el Éufrates y el Hidekel (más conocido como Tigris), discurren aún hoy por las tierras de la Mesopotamia de Oriente Medio, atravesando e irrigando las zonas de Turquía, Siria e Irak, y desembocando juntos en el Golfo Pérsico. Este hecho ha llevado a que la mayoría de los investigadores centre su atención sobre este lugar a la hora de fundar nuevas teorías.

Sin embargo, sobre el Pisón y el Gihón –los otros dos cursos de agua de los que habla el Génesis–, poco se conoce, y se cree que pueden haber sido antiguos ríos cuyos lechos se encuentran hoy secos.

Las divergencias entre la hidrología moderna y la citada en las antiguas escrituras ponen en tela de juicio las interpretaciones realizadas sobre la ubicación real del Edén. Algunos estudiosos afirman que las nociones geográficas de los autores de la Biblia fueron erróneas. Otros, que una interpretación más flexible podría indicar que los cuatro ríos nombrados no necesariamente se hallan en la Mesopotamia. Esta última afirmación se ve reforzada por las mismas escrituras, que narran que diez generaciones después de Adán un gran diluvio alteró toda la geografía del planeta, lo que habría convertido toda búsqueda de referencias en una tarea inútil.

¿Una simple metáfora?

El Edén como una simple metáfora del hombre y su relación con el creador también ha sido una posibilidad contemplada desde el principio de las religiones. Así como en las antiguas tradiciones judeocristianas, la historia del Edén puede ser hallada en muchos textos de otras culturas.

Un paralelismo con el paraíso bíblico puede ser hallado en el Poema de Gilgamesh, una antigua historia sumeria; en la isla de Avalon, donde según los celtas, los manzanos daban fruto todo el año; o en el jardín de las Hespérides, que según la mitología griega se encontraba custodiado por tres bellas ninfas.

Aunque en la tradición china también se hablaba de la caída del hombre, el mensaje casi carecía de metáforas como las de Adán, Eva y el jardín sagrado. Según los antiguos chinos, cuando un dios de alto nivel baja su nivel de conciencia, necesariamente es descendido a dimensiones inferiores. Si no se puede manejar correctamente en tal nivel, entonces desciende nuevamente. Cuando ya no quedan niveles para descender, debe adecuarse al nivel humano, donde lo divino es invisible a los ojos y todos los seres sufren hasta el día de su muerte.

Si la historia del Edén representa la caída del hombre al mundo humano tras perder su estatus divino, se podría interpretar entonces que el Edén quedó atrás, en un espacio que es invisible al ojo e impalpable al tacto humano, al que solo podremos llegar o atravesar tras elevarnos espiritualmente. Pero mientras quede alguna esperanza humana de hallarlo en la Tierra, difícil será acallar en las preguntas que una mínima pizca de curiosidad hará brotar a cualquiera en su mente: ¿dónde se hallan los restos fósiles de Adán y Eva? ¿Continúan los querubines y la espada ardiente custodiando las puertas del huerto? ¿Se marcharon hace tiempo? Y si allí se encontraran aún hoy, ¿nos dejarán ingresar una vez que lo hallemos?

Te puede interesar:09

Por Leonardo Vintiñi

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios