Uigures denuncian masacre de su etnia en China

Etnia Uigur perseguida por el gobierno de China
Autoridades comunistas habrían bombardeado tres pueblos y enviado equipos de operaciones especiales para matar a los sobrevivientes. Se desconoce la cantidad de víctimas.

Líderes uigures fuera de China afirman que hubo una masacre que dejó miles de muertos en la provincia de Xinjiang, al oeste de China, donde habita la minoría musulmana.

El incidente ocurrió el 28 de julio al finalizar el festival musulmán de Ramadán. Se dice que fue una represalia por la violencia uigur contra las autoridades chinas.

Las autoridades chinas dicen que dispararon a muerte contra uigures que portaban cuchillos y hachas durante una corrida. Informes oficiales sobre la cifra de muertos saltaron de 59 a casi 100 unos días después del incidente.

Por su parte, fuentes uigures dicen que las autoridades comunistas bombardearon tres pueblos y enviaron equipos de operaciones especiales para matar a los sobrevivientes, según informes no verificados.

El 5 de agosto, Rebiya Kadeer, la líder uigur exiliada y presidente del Congreso Mundial Uigur, dijo en una entrevista con Radio Free Asia: “Tenemos evidencia en mano de que al menos 2.000 uigures del pueblo Elishku fueron asesinados por fuerzas de seguridad china en el primer día [del incidente] y que ‘limpiaron’ los cadáveres el segundo y tercer día durante el toque de queda que fue impuesto”. Se dice que la matanza sucedió el 20 de julio.

Kadeer dice que la evidencia incluye “mensajes de voz grabados de gente de la vecindad y testimonios escritos sobre qué sucedió exactamente en el pueblo Elishku del condado Yarkand durante esta masacre”.

“Oímos historias diferentes de gente distinta en el lugar”, dice Alim Seytoff, presidente de la Asociación Americana Uigur, en una entrevista telefónica.

“Sabemos que las fuerzas de seguridad chinas usaron fuerza extrajudicial en el ataque y asesinato… también están subestimando las cifras. Oímos que los números son varias veces, mucho, mucho más altos que el número reportado por el régimen chino. Obviamente no podemos enviar a alguien allí para contar los cuerpos”.

Según Seytoff, “el régimen chino cometió, básicamente, una masacre en el área”.

Internet, mensajes de texto y uso de celulares quedaron fuera de servicio en el área. “Pensamos que el régimen chino está limpiando la zona, asegurándose que nada de lo que hicieron salga, y al mismo tiempo culpar a los uigures”, agregó Seytoff.

Una mujer de negocios de la zona le contó a RFA (Radio Free Asia) que la “policía, matones y civiles que murieron son en total más de mil”.

“Esta organización [es decir, los atacantes], tenían bombas y armas. Explotaban donde querían. Apuñalaban a la gente con cuchillos largos. Algunos eran locales de Xinjiang y algunos extranjeros… Nuestros negocios fueron gravemente impactados”.

“Nuestro lugar es como Iraq ahora”, continuó la mujer y agregó: “Internet se corta. Mi celular ni siquiera puede enviar mensajes de texto”.

También indicó que los uigures asesinados fueron varios cientos. “Las autoridades no informan la cifra total de muertos, porque cuando la cifra exceda cierto número, las fuerzas de paz de la ONU vendrán aquí”.

Represión en Ramadán

Durante todo el Ramadán, la festividad religiosa sagrada que dura un mes para los musulmanes uigures de Xinjiang, una creciente represión de las autoridades prohibió ayunar y otras prácticas religiosas, junto con restricciones sobre la vestimenta, viajes y reuniones.

Según los críticos, las fuertes restricciones, provocadas por un ataque a un mercado en Urumqi que dejó 43 muertos y dirigidas a contener la violencia en Xinjiang, tuvieron el efecto de aumentar la resistencia uigur al régimen chino.

Durante Ramadán se prohibió ayunar a estudiantes y empleados del gobierno, incluso algunos estudiantes dicen que fueron alimentados por la fuerza para romper el ayuno.

Las autoridades prohibieron que niños menores de 18 años ingresen a las mezquitas y declararon ilegal enseñarles religión. Grupos de derechos acusan al régimen chino de intentar borrar la identidad islámica de la región cada año durante Ramadán.

Los residentes ven un aumento de patrullaje armado en las calles, y la policía detuvo a cientos de sospechosos y arrestó a “grupos terroristas”, dice Radio Free Asia.

Las cortes regionales en el área Kashgar tuvieron juicios abiertos el 30 de junio, el día posterior al comienzo del Ramadán, cuando 113 detenidos fueron sentenciados. A cuatro se les dio cadena perpetua, y en un juicio secreto, otros 17 fueron sentenciados en el mismo mes por repudiar el disparo de muerte a un adolescente.

“Recientemente, 17 detenidos —incluidos mis dos hermanos y otros familiares— fueron llevados a una ‘corte cerrada’ en Kelpin. Las autoridades lo condenaron por crímenes contra el Estado”, declaró una mujer a RFA.

Asesinatos

El 30 de julio, un imán uigur designado por el Estado, presidente de la mezquita más grande de China, fue apuñalado a muerte en Kashgar.

Un maestro local le contó a RFA que el imán era repudiado por muchos uigures porque apoyaba el régimen en las revueltas de Urumqi, y fue un crítico frecuente de la resistencia uigur al régimen chino. Xinhua dijo que la policía mató a dos sospechosos y detuvo un tercero sospechado en la muerte del imán.

Otro asesinato se cobró la vida de la esposa del funcionario uigur del Partido Comunista Chino el 19 de julio. Pareció ser una venganza por una redada policial en una sesión de oración en una mezquita el día anterior, en la cual estuvo presente el funcionario. El funcionario fue gravemente herido.

Seis granjeros chinos de la etnia han fueron apuñalados a muerte el 9 de julio y la policía asesinó a un supuesto agresor uigur, mientras que otros tres sospechosos fueron capturados.

Los chinos habían comprado grandes espacios de tierra en el área y eran considerados relativamente acaudalados, dice RFA.

Las autoridades comunistas instituyeron rígidas restricciones a los viajes por tierra y aire en Xinjiang. Los pasajeros tienen prohibido llevar encendedores y contenedores de yogurt.

Restricciones todavía más severas se aplican en Urumqi. Aparentemente, las autoridades temen que los contenedores de yogurt sean utilizados como bombas caseras.

Por Carol Wickenkamp – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios