Evo Morales regala hoz y el martillo, símbolo del comunismo al Papa Francisco

Un crucifijo montado sobre una hoz y un martillo. Ese fue uno de los regalos que el miércoles recibió el papa Francisco de manos del presidente de Bolivia, Evo Morales, tras la llegada del pontífice a La Paz.

El presente del mandatario boliviano, que ha provocado reacciones encontradas, estaba cargado de simbolismo. No solo recodaba el comunismo, también la muerte del sacerdote Luis Espinal, asesinado por las tropas paramilitares bolivianas en 1980.

Este crucifijo tan llamativo es una reproducción de uno similar del sacerdote jesuita español Luis Espinal, asesinado en 1980 por paramilitares en Bolivia, y a quien Francisco dedicó un homenaje cerca del lugar donde hallaron su cadáver, en su primer acto en Bolivia.

Por su parte, el Papa le entregó al presidente reproducción de un  mosaico del siglo XVII, una imagen de la virgen con un niño en brazos.

La iglesia católica en el comunismo chino

La Iglesia en China es un misterio. El control que las autoridades ejercen sobre la información no permite tener una idea exacta de cómo van las cosas en el estado más poblado del planeta. La situación se presenta compleja y con numerosos retos. Los datos no son exactos, porque muchos católicos viven en clandestinidad. El número de católicos se situaría alrededor de los 12 millones: Entre los católicos, se calcula que un 60 % pertenece a la “Iglesia oficial”, controlada por la Asociación Patriótica de los Católicos Chinos (dependiente de las autoridades chinas), mientras que un 40 % formarían parte de la Iglesia clandestina. En 1952, el régimen comunista de Mao Tse Tung expulsó a los misioneros cristianos y restringió la propagación del cristianismo por todo el territorio nacional.

La iglesia católica en el comunismo de Vietnam

Los sacerdotes que no son ordenados por el Partido Comunista de Vietnam terminan en la cárcel.  Asaltos policiales contra templos católicos, destrucción de símbolos e imágenes, asaltos para destruir cruces o imágenes de la Virgen y sacerdotes detenidos forman parte de la vida cotidiana de la Iglesia en Vietnam, el segundo país con más católicos del sureste asiático.

Los ataques a los católicos se vienen sucediendo con la excusa de una ley que prohíbe la exhibición pública de símbolos religiosos. El régimen comunista vietnamita quiere recluir los símbolos religiosos al ámbito de la vida privada, de modo que nunca salgan de las viviendas de sus ciudadanos.

Católicos perseguidos en Corea del Norte

A los católicos se les aplican juicios sumarísimos y se les fusila directamente o se les aplasta la cabeza con apisonadoras delante de multitudes. Y es que los comunistas norcoreanos son así y tienen ese tipo de diversiones que nos recuerdan vivamente a los emperadores romanos de las primeras persecuciones cristianas. En los últimos cincuenta años han desaparecido en Corea del Norte 300.000 cristianos.

¡Suscríbete y recibe nuestro newsletter!

Redacción Radio SOH

redaccion@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios