Soy Roy Manning, y mi nombre chino es Ziqiang Yu. Nací en la provincia de Shandong, China, el 8 de agosto de 1971. En julio de 1996 me gradué de la Universidad de Finanzas de Shandong y dos meses más tarde comencé a enseñar economía en el Colegio Vocacional de Jinan y luego inglés en IELTS entre 2005 y 2011.

Una práctica que cambia la vida

Comencé a practicar Falun Dafa en diciembre de 1996. Basado en los principios esenciales de verdad, compasión y tolerancia, Falun Dafa es una práctica que cultiva la mente y el cuerpo. Es excepcionalmente eficaz en salud y bienestar físico. En los últimos 20 años de practicar Falun Dafa, nunca he estado enfermo y nunca he sufrido un resfriado. Por lo tanto, siempre he estado con energía y optimismo en el trabajo y en la vida cotidiana.

Resultado de imagen para falun dafa

Más importante aún, Falun Dafa eleva la moral de las personas. Me ha revelado el verdadero propósito de la vida humana: llegar a ser una persona mejor y más desinteresada a través de la cultivación, y finalmente regresar al ser verdadero, en lugar de buscar y luchar por la fama y el dinero.

Antes de practicar Falun Dafa, estaba engañado de cierta forma por la ideología de lucha y violencia del Partido Comunista. Pero como estudiante de Falun Dafa, he abandonado la mentalidad distorsionada y he reanudado mi vida de una manera mucho más pura. Guiado por los principios de Falun Dafa, me convertí en un mejor empleado, siendo amable con los demás, sin enemigos, poco interesado en el interés. Cuando estaba enseñando en la universidad, la mayoría de mis estudiantes me consideraban un maestro amable y competente.

Perseguido por mi Fe

El Partido Comunista Chino (PCCh) surgió y mantiene su poder basado en la violencia, la mentira y la lucha, que son totalmente opuestos a los principios de Falun Dafa.

En 1999, cuando el entonces jefe de Estado chino Jiang Zemin estaba en el poder, las estadísticas oficiales estimaban que había unos 100 millones de practicantes de Falun Dafa, un número increíble dado que Falun Dafa se hizo público en 1992. Cabe destacar que este número era mayor que el de los miembros del PCCh.

Al escuchar la estadística, Jiang se puso celoso y decidió erradicar a todos los practicantes de Falun Dafa. Él conspiró así con el PCCh y lanzó la persecución de Falun Dafa en julio de 1999. Yo mismo he sido perseguido directamente tres veces.

Viendo que un número incalculable de practicantes eran perseguidos y que la situación empeoraba, el 1 de octubre de 2000, fui a Beijing para protestar contra la persecución. Ese día me arrestaron ilegalmente en la Plaza de Tiananmen y me detuvieron en la comisaría de policía de Fangshan en Beijing durante un día, durante el cual fui interrogado varias veces.

Más tarde me trasladaron a la comisaría de Qianfoshan y luego a la comisaría de Shunyunan en Jinan. Allí, me interrogaron sin parar. El 2 de octubre de 2000, dos policías hombres y una mujer me esposaron a una silla en una habitación y luego a una valla de alambre en el patio. Seguían golpeándome con bastones, hasta que mis piernas estaban lastimadas por todas partes. Tenía tanto dolor que no me recuperé en medio mes. Mientras me golpeaba, la policía incluso amenazaba con aplastar mis genitales con un bastón. Y uno de los dos hombres policía continuó difamando y maldiciendo Falun Dafa para hacerme renunciar a mi creencia. En ese momento, estaba en un abismo de indescriptible agonía y desesperación.

Imagen relacionada
Representación de las torturas a practicantes de Falun Gong en China

No me liberaron por dos semanas. Y la policía me acosó un par de veces después de regresar a casa. Esa experiencia me dejó un recuerdo sumamente doloroso.

En el verano de 2011, obtuve una visa de viaje para Estados Unidos y planee visitar los Estados Unidos. El 12 de julio, mientras me preparaba para abordar el avión en el aeropuerto de Jinan,  junto con otros nueve amigos, fuimos detenidos inesperadamente en la aduana por la policía y la gente de la Oficina 610 (la forma de oficina gubernamental especializada para perseguir a Falun Gong).

Resultó que mediante llamadas telefónicas internacionales y otros medios, obtuvieron información sobre nuestro plan de viaje y temían que durante nuestra estancia en Estados Unidos dijéramos a la sociedad internacional lo que están haciendo con la gente en China continental.

Imagen relacionada
Representación de las torturas a practicantes de Falun Gong en China

Así que una vez más, fui detenido ilegalmente, esta vez en un llamado centro de entrenamiento de la ley que solía servir como un centro de lavado de cerebro para la persecución de los practicantes de Dafa. Fui interrogado y obligado a admitir que mi intención de viajar a Estados Unidos era exponer la persecución. Pero insistí en que era simplemente para viajar, y por lo tanto no tenían excusa, pero me liberaron 13 días después.

Justo antes de liberarme, un grupo de policías registraron ilegalmente mi casa y confiscaron parte de mis bienes: una computadora portátil, dos impresoras y algunos materiales relacionados con Falun Dafa. Sabiendo muy bien que lo que me hicieron fue ilegal, se negaron a ofrecer prueba alguna de que ellos me habían detenido. La Oficina 610 siguió acosándome, tratando de reunir más información sobre nuestro plan de viaje. Bajo la presión del perverso PCCh, el colegio donde trabajaba me pidió que renunciara, pero me negué a hacerlo porque no había hecho nada malo o ilegal. Sin embargo, la escuela no coordinó clases para que yo enseñara más y por consiguiente perdí mi trabajo.

El 23 de octubre de 2011, mientras estaba visitando a un amigo y compañero practicante, fui ilegalmente llevado a una comisaría, interrogado y luego detenido en el centro de detención de Beijing Changping por 35 días antes de ser condenado a 2 años de prisión en un campo de trabajos forzados. El 29 de noviembre de 2011, me transfirieron al campo de trabajos forzados de Beijing Xinan, y luego el 25 de abril de 2012, me transfirieron al Campo de trabajos forzados Liaoning Chaoyang. Bajo la presión del resto del mundo, el infame sistema de campos de trabajos forzados de China tuvo que ser abolido a principios de 2013, por lo tanto me liberaron incondicionalmente el 27 de abril de 2013, aunque me rehusé a renunciar a mi creencia.

Durante el año y medio de prisión, no fui atacado físicamente, sino forzado a permanecer sentado en un pequeño y duro taburete, unas 15 horas al día durante más de medio año, lo que causó que mi trasero resultara gravemente herido. Y luego me vi obligado a hacer trabajo forzado, tejiendo sillas de patio que iban a ser exportados a otros países, incluyendo los Estados Unidos.

En el centro de detención y en los dos campos de concentración, me sometieron a 4 análisis de sangre, sin que me dijeran el propósito ni los resultados. La última prueba de sangre en el Campo de Concentración de Chaoyang  se repitió 3 veces en varias semanas por razones desconocidas para mí. Recordando el pasado, todavía me siento horrorizado. Si mi tipo de sangre hubiera sido el que ansiosamente buscaba el régimen del PCCh, podría haber sido asesinado por mis órganos.

Un gran número de practicantes de Falun Dafa han sido asesinados por sus órganos bajo demanda. A juzgar por la escala increíblemente grande de recolección forzada de órganos que los hospitales chinos han hecho en los practicantes de Dafa, mi tipo de sangre estaba seguramente en la demanda. Estoy realmente seguro que la razón por la que yo no fui asesinado por mis órganos, es que había muchos otros practicantes de Falun Dafa encarcelados ilegalmente que tenían el mismo tipo de sangre que yo, y fueron asesinados por sus órganos.

En América

Vine a los Estados Unidos el 15 de agosto de 2013 y me concedieron el estatus de asilo en abril de 2014. Aquí puedo practicar libremente Falun Dafa sin ningún tipo de temor o interferencia ilegal. Ahora estoy llevando una vida normal y trabajando como guía turístico en Salt Lake City.

Resultado de imagen para falun dafa
Practicantes de Falun Gong en Manhattan, NYC

Pero en China todavía hay un gran número de practicantes de Dafa que están siendo acosados ilegalmente, arrestados, detenidos, encarcelados, torturados y asesinados. Mi hermano menor fue arrestado ilegalmente y luego detenido en la ciudad de Jinan, en octubre de 2014 por unos 20 días cuando recién empezaba a practicar Falun Dafa. El compañero practicante que fue detenido ilegalmente junto con mi hermano ha estado detenido en Jinan desde hace 2 años y todavía no ha sido puesto en libertad.

Entre los practicantes de Dafa que han sido asesinados, el número que se ha verificado como se informa en los medios de comunicación y presentado en algunos documentos independientes, ni siquiera son la punta del iceberg. En comparación con ellos, y dentro de la persecución a gran escala sin precedentes y el genocidio masivo, los sufrimientos que yo he sufrido son en realidad sólo una gota en el mar.

Como uno de los sobrevivientes, tengo la obligación de dar a conocer a las personas de conciencia y luchar contra la persecución y asesinato en China. Cuanto antes podamos terminar con esta brutalidad, menos arrepentimientos tendremos sabiendo que hicimos lo correcto.

Fuente: Friends of Falun Gong

cabina@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios