Hacer buen uso del dinero

Por un cambio social y económico que comience por nosotros mismos.

Joan Antoni Melé, subdirector del banco ético “Triodos BanK”, impartió una conferencia en el Club Información de Alicante, acerca de la economía actual desde un punto de vista humanista.

Comenzó su discurso con una observación interesante acerca del movimiento 15M, con el que tuvo varios contactos y entre cuyas pancartas, que abogaban por cambios en muchos ámbitos de la vida política y económica, echó de menos alguna que reivindicara el cambio en nosotros mismos. Como afirmó Melé: “Debemos ser coherentes entre lo que pensamos y lo que hacemos, solo desde nuestro propio cambio podremos cambiar el mundo”.

En la vida interior del ser humano hay tres facetas importantes, autónomas pero relacionadas entre sí: el pensar, el sentir y el actuar. En las últimas décadas nos hemos centrado fundamentalmente en el pensar, lo que ha dado lugar a la situación social y económica en la que nos encontramos ahora.

Hemos transmitido a los jóvenes que el objetivo principal de los estudios es prepararse para encontrar un trabajo que les aporte mucho dinero y no en el que se realicen como personas y sean felices, lo cual explica el alto porcentaje de fracaso escolar, ya que el modelo social que estamos mostrándoles no les resulta nada atractivo.

El manejo del dinero lleva siempre implícitas relaciones humanas en las que ofrecemos lo que sabemos hacer y tomamos lo que necesitamos de los demás. Sorprendentemente, en la actualidad estas relaciones son virtuales, ya que detrás de más del 98 % del dinero que se maneja no hay nada.

Se especula incluso con el precio de los alimentos sin que exista ninguna causa para ello, lo que repercute en la supervivencia de muchos seres humanos.

Como consumidores debemos hacer un ejercicio retrospectivo al final de cada día y plantearnos tres preguntas: ¿qué es lo que estoy comprando? ¿por qué lo compro? y ¿a quién se lo compro?.

Se trata de averiguar la cualidad de lo que estoy comprando, cómo ha repercutido su fabricación en el planeta, cómo son los salarios de los trabajadores, por qué necesitamos comprar más de lo que necesitamos, que en muchas ocasiones se trata de llenar un vacío interior por no encontrar un sentido a nuestra vida.

También hay que analizar por qué queremos ahorrar dinero más allá de lo necesario, ya que esto está muy relacionado con el miedo y la desconfianza en la vida. Una propuesta interesante sería cambiar el consumo material por un consumo cultural, ya que éste no destruye el planeta y nos libera, mientras que el consumo material nos esclaviza.

En resumen, Joan Melé transmitió que cuando nos comprometemos con algo, ésto deja de ser una utopía para convertirse en una realidad. Hay que tener consciencia, voluntad y coraje para empezar a cambiar uno mismo, y en este momento es fundamental que empecemos todos a dar el primer paso.

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios