Un vehículo robot logró registrar en los mares Weddell y Bellingshausen zonas que eran inexplorables desde los buques.

Un grupo de científicos usó un robot submarino autónomo para producir los primeros mapas tridimensionales detallados de hielo marino antártico, y descubrió que es más grueso de lo que se pensaba.

“El espesor medio osciló desde 1,4 hasta 5,5 metros, con la parte más gruesa de hielo de 16 metros”, informó la División Antártica del Departamento del Ambiente de Australia el 24 de noviembre.

De acuerdo al periódico La Gran época, la investigación encontró que los témpanos de hielo eran más gruesos y más variables que las mediciones de la perforación de hielo realizadas con los buques.

Usando la tecnología del Vehículo Autónomo Submarino ‘(AUV) midieron y mapearon el espesor del hielo en áreas de difícil acceso, y con precisión, expresó el Dr. Guy Williams, del Centro de Investigación Cooperativa de Ecosistemas, coautor de un estudio.

Las mediciones se realizaron en un viaje dirigido por el Reino Unido a los mares de Weddell y Bellingshausen – que rodean la Península Antártica – en 2010, y de la División Antártica Australiana en 2012.

En ambos casos el vehículo recorrió las profundidades a 20 y 30 metros bajo el hielo de un lado a otro en un patrón tip rejilla, midiendo con el equipo de sonar hacia arriba, y grabando así la estructura de la superficie.

“Esto nos permitió cartografiar el grosor del hielo debajo de la superficie del océano en una resolución superior a los 0,25 metros, lo que nos permitió discriminar bordes, cantos, techos elevados y bloques de hielo”, dijo el Dr Willimas.

Al igual que su superficie, la parte inferior del hielo marino antártico se cubre en muchas partes con “picos, crestas, depresiones y campos de escombros”.

Las mediciones registraron formación de hielo grueso en las tres regiones donde se desarrolló el estudio, y la “producción de un grosor medio del hielo marino fue muy por encima del que normalmente se observa a partir de datos de perforación”, dijo el Dr. Williams.

La diferencia con las mediciones de los barcos se debió principalmente a que dependían de la accesibilidad de las naves para medir. En cambio con el submarino llegaron a zonas tradicionalmente inaccesibles.

En los dos viajes el submarino cubrió alrededor de 500 000 metros cuadrados y registró además 10 témpanos de hielo, lo que proporcionó la resolución más completa y única de alta vista tridimensional de las estructura del hielo marino hasta la fecha”, dijo el Dr. Williams.

El Instituto Oceanográfico Woods Hole en los Estados Unidos colaboró proporcionar el valor unitario promedio utilizado en el estudio publicado en la revista Nature Geoscience.

Los nuevos datos permiten mejorar la comprensión del volumen total de hielo marino, algo requerido en los modelos que estudian los hielos del mar y el clima.

Por Anastasia Gubin 

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios