Regla # 6 del dinero. Deje de tratar de impresionar a los demás

Desde el principio de la lista, la estrategia más importante que se sugiere para el recorte de gastos se resume en seis enunciados.

El libro “La Bolsa o la Vida” de Joe Domínguez y Vicki Robin tuvo un profundo impacto en mí, cuando estaba trabajando con mis finanzas personales. Un tema importante del libro que leí, era que es necesario sentarse y valorar una serie de gastos que son esenciales en la vida. Una vez que se han descubierto cuales son, lo demás es secundario. Y eso significa verdaderamente que hay que recortar esos gastos innecesarios.

Deje de tratar de impresionar a la gente

Si usted compra un coche que es llamativo, en lugar de concentrarse en que uno haga bien su trabajo, está gastando el dinero para impresionar a otras personas.

Deje de preocuparse por lo que la gente dice de usted

Me pareció que era muy importante tomar a un grupo de personas y dividirla en dos grupos: las personas cuya opinión me importaba demasiado, y las otras personas  de las cuales no me importaban sus  opiniones así fuera lo que se dijera.

Era fácil dejar de preocuparse por impresionar a la gente cuyas opiniones no me importaban.  ¿A quién le importa lo que pensaran? Siempre y cuando no estuviera haciendo algo realmente ofensivo o algo que potencialmente pudiera crear una mala reputación en mi contra, no me importaba lo que pensaran.

La parte más difícil fue el preocuparme por impresionar a otras personas cuya opinión sí me importaba.  La gente que me gusta tratar: Los clientes, mis amigos, la familia. ¿de verdad quería impresionarlos?

Una vez más, vuelvo a lo básico. Mientras no ofenda a nadie, esté limpio,  presentable, y me comporte, no necesito impresionar a éstas personas con cosas caras. La relación que he construido con ellos o que voy a construir con ellos está basada en mí, no en  cosas materiales. O bien les caigo bien o mal, no por usar cosas “brillantes” va a cambiar esto.

Así pues, para decirlo de una manera simple: es mejor cuidar de lo básico, como por ejemplo, tener una buena higiene, mantener mi físico, usar ropa razonable para la actividad que se realiza. Si usted ha cubierto todo esto y otras cosas “básicas” no es necesario invertir más tiempo y dinero en impresionar a los demás. Naturalmente, usted estará en comunicación con las personas que debe de estar en estrecha relación y con los que no ni se preocupe en lo que dirán de usted.

Llegar a esta conclusión es muy valioso. Ya que deja de preocuparse por  sus gastos de ropa, gastos del automóvil, electrónica, vivienda, etc. Usted no necesita una mansión, un coche radiante, un iPhone o un corte de pelo con un costo excesivo a lo normal en cualquier estética. (Puede ser que en la realidad todavía quiera una o dos de estas cosas, pero el impulso proviene del valor que usted les da a estas cosas, no del valor que otras personas a su alrededor le dan o los mensajes de marketing que usted recibe.)

Para algunas personas, esto parece imposible. Sus requisitos sociales provienen de la influencia social incluyendo el marketing. Ellos creen que necesitan un teléfono celular y ropa casual costosa y su “auto-estima” gira en torno al auto que reciben para impresionar a los demás.

Aquí hay 6 maneras para romper con ésta situación.

1. Tome la iniciativa. Sea un creador de tendencias dentro de su grupo. Aléjese de los gastos y actividades que giran principalmente en torno a impresionar a otras personas. Cree otras opciones de actividades que no giren  en torno a presumir.

2. Trate de hacer nuevas actividades. Usted puede hacer esto ya sea con su círculo de amigos o por su cuenta, pero trate de hacer cosas nuevas que nunca había considerado antes.

3. Guía de la conversación. Si la conversación gira en torno a los cumplidos entre unos y otros y los insultos de la gente fuera de su grupo, hay que alejarse de esas conversaciones o cambiar de tema. Concéntrese en ser positivo con toda la gente, particularmente en las áreas no materiales. Elija  las áreas que le apasionan  y cambie el tema de conversación.

4. Utilice sabiamente sus elogios. Ofrecer elogios por el trabajo está muy bien hecho, pero no se moleste con hacer grandes elogios por  nuevos aparatos o ropa nueva o un coche último modelo y de buena marca. Ya que sería claro que lo que usted valora son las personas que toman las riendas de su vida, no las personas que malgastan su dinero tratando de impresionar a los demás.

5. Comparta pensamientos orientados al crecimiento personal. En lugar de hablar de la cultura popular o cualquier otra cosa sin importancia trate de incluir en su conversación algunas ideas sobre el crecimiento personal. Por ejemplo hable de las diferentes maneras de como recortar sus gastos de manera positiva. Hable acerca de sus grandes aspiraciones y sueños. Anime a otros a compartir las suyas también. Otra idea es leer diferentes materiales en estas áreas para que tenga más ideas frescas para sus propios pensamientos y más ideas para compartir.

6. Explore nuevas relaciones. Si su círculo de amigos todavía se centra demasiado en impresionar a los demás y les importan mucho las ganancias materiales, pase algún tiempo explorando nuevas relaciones. Contacte a la gente que ha pensado es interesante, pero que simplemente no encajan en su grupo de edad y vea lo que están haciendo. Comuníquese con  gente que tiene otras actividades. (Voy a referirme de esto un poco más en una regla del dinero más adelante).

En resumen, no actúe socialmente con las viejas reglas, que giran en torno a la necesidad de impresionar a los demás.  En lugar de esto, ocupe más su tiempo en cosas que aporten un verdadero valor tanto para usted como para los demás.

Trent Hamm, creador y autor de “The Simple Dollar”

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios