Informe anual CIDH: sistémica violación de DDHH y Justicia en Cuba, Venezuela y Honduras

Resaltó además la preocupación de la independencia del Poder Judicial en toda la región, la situación de la libertad de expresión en Ecuador y el derecho a la nacionalidad y a la no discriminación en República Dominicana.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó el 23 de abril su Informe Anual 2013.

Entre los temas relevantes el informe destacó la falta de derechos civiles e independencia del poder judicial en Cuba, Venezuela y Honduras, además citó “como preocupación en el hemisferio en 2013”, la independencia del Poder Judicial en toda la región, la situación de la libertad de expresión en Ecuador, el derecho a la nacionalidad y a la no discriminación en República Dominicana, y el tema de la libertad personal de las personas privadas de libertad en Guantánamo, dijo la Presidente de la CIDH, Tracy Robinson, al presentar el Informe ante el Comité de Asuntos Jurídicos y Políticos del Consejo Permanente de la OEA.

“La Carta de la OEA describe la misión histórica de las Américas como la de ofrecer a todos los seres humanos una tierra de libertad y un ambiente favorable para desarrollar su personalidad y realizar sus aspiraciones justas. Al proteger y promover los derechos humanos, la Comisión Interamericana ha acompañado a los Estados Miembros en esta misión regional por aproximadamente la mitad de un siglo”, dijo la Presidenta Robinson.

Respecto de Cuba, la Comisión advirtió sobre “restricciones a los derechos políticos y de asociación, libertad de expresión, circulación libre de ideas, falta de elecciones, falta de independencia del Poder Judicial, así como restricciones a la libertad de movimiento, que durante décadas han generado una situación permanente y sistémica de violación de los derechos humanos de los y las habitantes de Cuba”.

En el curso del año 2013, para la Comisión, “la situación general de los derechos humanos no ha cambiado y que la severa represión y restricción hacia las y los defensores de derechos humanos persisten”.

Si bien dice que reitera su preocupación sobre el impacto del embargo económico y comercial impuesto por Estados Unidos contra Cuba, destaca que “esto no exime al Estado de sus obligaciones internacionales establecidas en la Declaración Americana”.

En relación con Venezuela, el informe especial destaca “una preocupación persistente sobre un pilar de la democracia – la independencia del poder judicial”. Resalta además las preocupaciones sobre la integridad del sistema de justicia penal, los obstáculos que los defensores de derechos humanos enfrentan para llevar a cabo su labor, y las limitaciones a la libertad de expresión.

La CIDH exhortó a Venezuela a revisar su decisión que elimina para las personas de dicho país la posibilidad de un mecanismo de defensa para proteger sus derechos humanos, y limita los recursos disponibles para estos efectos.

Por su parte la Comisión reconoce los esfuerzos emprendidos por el Estado para reducir la desigualdad social.

En relación con Honduras, el informe “apunta a la persistencia de situaciones estructurales que afectan seriamente el uso y goce de los derechos fundamentales”.

“La Comisión expresa su especial preocupación sobre la situación de seguridad ciudadana, independencia del Poder Judicial y otras ramas del gobierno, debilidades en la administración de justicia que se reflejan en altos niveles de violencia e impunidad, y la discriminación y marginalización de segmentos de la sociedad”, indicó en su presentación, destacando los hechos después del golpe de estado de 2009. Reconoció a su vez los avances que está gestionando el Estado.

“El Informe Anual no sólo es un mecanismo para dar cuenta de lo que hacemos, sino que además es un informe sustantivo sobre la situación de los derechos humanos en las Américas y un importante mecanismo mediante el cual la Comisión identifica las mejores prácticas estatales y continúa el diálogo respectivo, además de analizar los desafíos regionales en las Américas,” dijo Tracy Robinson.

En 2013, la Comisión recibió y registro más de 2.000 peticiones de los diferentes países miembros, la cifra más elevada en la última década. Un 17 por ciento de ellas fue abierto a trámite. A su vez recibió 400 solicitudes de medidas cautelares, 26 de las cuales fueron otorgadas. La Comisión no otorgó 64 de ellas y el resto, la mayor parte de las demás solicitudes se hallan en la etapa de solicitar información y aguardar la respuesta, respectivamente, de los peticionarios o de los Estados.

Otro punto que tocó la comisión en su informe fue la ratificación universal de los tratados interamericanos y la incorporación de estándares interamericanos en el derecho interno, además de ofrecer una reseña de leyes para el cumplimiento de tratados internacionales de derechos humanos y la efectiva implementación de las respectivas decisiones y recomendaciones.

La Presidenta Robinson destacó que “la ratificación promueve la integración de los objetivos de la OEA y asegura que todas las personas en las Américas gocen de la máxima protección de sus derechos”.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios