La Sra. Osnot Gade, de 73 años, vive en el condado de Suffolk, Long Island, en Nueva York, ella tiene una joyería judía. A finales de marzo de este año, desarrolló síntomas del virus PCCH (neumonía de Wuhan), tenía dificultades al respirar y no tenía familiares cercanos. Una practicante de Falun Gong, Anna, le aconsejo que recitará «Falun Dafa es bueno; Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia es bueno». Ella lo recitó con sinceridad durante tres días continuos, después su respiración mejoró. Ahora que se ha recuperado, quiere conocer más a fondo sobre Falun Dafa.

La Sra. Osnot Gade, Joyera

La Sra. Osnot Gade es una judía estadounidense dueña de una joyería y viaja por todo el mundo cada año en busca de piedras exóticas para fabricar sus colecciones. El 12 de marzo de este año, la familia de su hermano fue a Long Island durante el fin de semana. Después de que la familia del hermano se fue comenzó a sentirse mal. No podía saborear nada, excepto un sabor metálico en la boca.

Gade solo quería comer alimento dulce o agridulce, también deseaba estar todo el tiempo acostada en la cama ya que sentía dolor por todo su cuerpo. El 21 de marzo, Gade condujo en automóvil al hospital en South Hampton. El médico le diagnosticó que estaba infectada con el virus PCCh (neumonía de Wuhan) y le indicó que se fuera a casa para aislarse y que tomara Tylenol cada 4 horas.

Durante la primera semana de su aislamiento en casa, Gade mejoró y pudo ir de compras. Luego, gradualmente, se hizo difícil respirar, todo el cuerpo le dolía, tanto que no podía levantarse y sintió miedo a la muerte. Durante todo un mes, su cabeza estuvo en blanco. Lavaba con frecuencia las sabanas porque sudaba todo el tiempo. Le era complicado respirar, no tenía congestión nasal pero sí una sensación de congestión nasal. Su voz se hizo cada vez más débil, y ni siquiera podía hablar.

Gade dijo en una entrevista con The Epoch Times el 18 de mayo: «El miedo de no poder respirar es muy grande; no tengo familia a mi lado. Estaba pensando, si no puedo respirar en los próximos minutos, no puedo llamar a nadie para que me lleve al hospital. Debido a que estoy contagiada por el virus y puedo transmitido; ellos también podrían ser contagiados. El miedo a contagiar a mi familia me hace sufrir».

El 23 de abril, una amiga de Gade, practicante de Falun Gong Anna Luis, le recomendó que recitara las Nueve Palabras Verdaderas: «Falun Dafa Hao, Zhen Shan Ren Hao» (Falun Dafa es bueno, Zhen Shan Ren es bueno), y le dio un enlace del sitio web de Falun Dafa.

Por la noche, Gade le envió un mensaje de texto a Anna: “Después de decir Las Nueve Palabras Verdaderas», pude sentir el aire entrando gradualmente en mis pulmones”. Ella podía respirar. Luego le envió otro mensaje de texto a Anna diciéndole que podía sentir el aire en su corazón. A la mañana siguiente, volvió a escribir un mensaje de texto a Anna, le dijo que después de recitar varias veces se quedó dormida profundamente toda la noche. Ella está mucho mejor y ahora quiere aprender Falun Gong.

La Sra. Gade dijo en una entrevista: me enseñó a recitar sin parar «Falun Dafa Hao, Zhen Shan Ren Hao» (Falun Dafa es bueno, Zhen Shan Ren es bueno) a lo que le respondí “OK” porque no tengo otra opción. ¡No sé qué hacer! Los doctores me dijeron evitara ir al hospital ya que al acudir solamente me pondrían el respirador artificial».

Gade dijo que cuando recita «Las Nueve Palabras Verdaderas», palabra por palabra, «mis pulmones se abren, se siente el aire fresco entrar en mis pulmones, puedo respirar más tiempo y más profundamente». No importa quién creó el mantra, es un método que enseña a respirar correctamente. En los siguientes tres días, Gade finalmente pudo respirar como las personas saludables.

Ahora ella recita «Falun Dafa es bueno, Verdad, Benevolencia y Tolerancia es bueno» todos los días. «Ya sea antes de ir a la cama, cuando me levanto, cuando camino, o cuando tengo una mala idea, o cuando estoy deprimido, repito este mantra. En las últimas dos o tres semanas, me he recuperado. Se puede decir que ¡Falun Dafa me salvó!».

El mantra de nueve palabras no solo hizo desaparecer sus síntomas del virus PCCh (neumonía de Wuhan), sino que su enfermedad cardíaca pasada y otros síntomas desaparecieron. Tuvo una cirugía hace un año, su ritmo cardíaco original era de 44, 45, 46 latidos por minuto, ahora es de 50 a 54 latidos.

La Sra. Gade dijo: «Antes no creía en los milagros, pero recité «Las Nueve Palabras Verdaderas». Realmente cambió por completo mi nivel de energía. Dijo que además se siente llena de energía. “Ahora puedo caminar dos millas por día y mi rutina laboral diaria”.

Ella ha contactado a los practicantes de Falun Gong en Long Island. Quiere aprender Falun Gong. Comenzó a leer el libro de Falun Dafa, y se interesó cada vez más en comprender a profundidad. Dijo: “¡Quiero agradecer a Falun Dafa, realmente, debo agradecer a Falun Dafa! Gracias, Anna, Dios me la envió a ella, para que llegara a mí junto con Falun Dafa”.

Gade dijo también en la entrevista: «Anoche no podía dormir, solo recitaba el mantra (Falun Dafa es bueno, Verdad, Benevolencia y Tolerancia es bueno). Así que me quedé dormida. Me desperté y vi una mañana brillante y bella. ¡Es un regalo tan precioso!».

Reportaje completo de: Li Jinglan

Editor: Jin Tong

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/382585

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios