Acumulación compulsiva, enfermedad psiquiátrica

El trastorno de acaparamiento merece ser reconocimiento como un trastorno psiquiátrico único y no relacionarla con el trastorno obsesivo compulsivo.

Con el fin de investigar la relación que existe entre acaparadores o acumuladores de cosas con las personas afectadas por el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Un estudio reciente publicado la revista Archives of General Psychiatry , investigo el comportamiento cerebral de las personas que sufren de estas psicopatologías.  

Debido a que en la actualidad según Rave market se estima que alrededor de 3 millones de personas en el mundo padecen del trastorno de acumulación, los científicos se han interesado en investigar este trastorno especificando las diferencia con el  (TOC). David Tolin, director del Centro de Trastornos de Ansiedad y el Centro de Terapia Cognitiva-Conductual concluye estas diferencias.

Los investigadores observaron con los escáneres cerebrales a través de resonancias magnéticas funcionales a tres grupos, un grupo conformado por 33 personas sanas, otro de 31 personas con TOC, y otro grupo compuesto por 43 personas que padecen el trastorno de acumulación. Las observaciones concluyeron que la actividad cerebral era anormal en el último grupo.

David Tolin dijo “Estos hallazgos sugieren además que la acumulación debe ser considerada por separado de OCD, (desorden Obsesivo compulsivo), además de merecer el reconocimiento como un trastorno psiquiátrico único. También nos muestra que las personas que atesoran tienen un tiempo de procesamiento de la información dura con normalidad, y que cuando tienen que tomar una decisión su cerebro va a toda marcha.”

El estudio dejo al descubierto que los acaparadores tienen dificultad para determinar los elementos que desea mantener y los que quieren desechar, debido a la dificultad para procesar la importancia de éstos elementos, además de ser impedido en la toma de decisiones.

Las personas con trastorno de acumulación tienden a acaparar diferentes clases de objetos, sin poder deshacerse de ellos, justificándose  “racionalmente”.  Mientras que socialmente, en su generalidad, son etiquetadas como personas avaras, impuras y perezosas.

En tanto que el trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son ideas, pensamientos, imágenes recurrentes y sin sentido que invaden la conciencia como temor a contaminarse, temor a causar daños a otros, ideas agresivas, escrupulosidad, religiosidad excesiva, necesidad de simetría.

A su vez las compulsiones son conductas repetitivas que se realizan según determinadas reglas de forma estereotipada como lavarse las manos muchas veces, repetir una acción hasta hacerla ‘bien’, asegurarse de haber cerrado la puerta, contar objetos hasta un determinado número, ordenar, acumular. Según DM Medicina.

Por Lilia Santana Moreno – Colaboradora de Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios