Según un correo electrónico filtrado, los funcionarios de derechos humanos de la ONU dieron los nombres de los disidentes chinos al PCCh antes de que estuvieran dispuestos a testificar contra los abusos del PCCh en Ginebra, lo que incluso se considera una práctica habitual por parte de todos los implicados, según un informe exclusivo del Epoch Times en inglés. La ONU ha negado este escándalo.

Las autoridades comunistas utilizaron los nombres recibidos de la ONU para impedir que los disidentes salieran de China. Una de las víctimas directas fue la activista de derechos chino Cao Shunli, que murió bajo custodia en marzo de 2014  después de ser detenida en septiembre de 2013 cuando salía del país con destino a Ginebra tras ser identificado por funcionarios de la ONU ante el PCCh.

Emma Reilly, la primera funcionaria de derechos humanos de la ONU que habló sobre el escándalo, dijo que las acciones de la ONU eran “criminales” y “cómplices del genocidio”. Estos altos funcionarios de derechos humanos de la ONU no sólo tienen estrechos vínculos con agentes del PCCh, sino que se han encargado de engañar a los Estados miembros de la ONU y a los medios de comunicación  de distintos países.

Reilly dijo que incluso si un disidente ya estaba en el extranjero, el PCCh le amenazaba con frecuencia, incluso secuestrando y torturando a su familia en China, si se esperaba que testificara en la ONU.

Entre los críticos del régimen comunista chino cuyos nombres han sido entregados por la ONU se encuentran activistas preocupados por el Tíbet, Hong Kong y los uigures del oeste de China, todos los cuales han sido blanco del PCCh por diversas razones.

Durante años, la ONU ha negado haber proporcionado los nombres de los disidentes al PCCh. Sin embargo, se han filtrado correos electrónicos relacionados con esta práctica.

Un explosivo correo electrónico, enviado el 7 de septiembre de 2012 por un diplomático de la delegación comunista china ante la ONU en Ginebra, pedía a los funcionarios de la ONU información sobre los disidentes chinos que iban a testificar ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU: “Por norma, ¿Pueden comprobar por mí si las personas de la lista anexa han solicitado permiso para asistir a la 21ª sesión del Consejo de Derechos Humanos?”

En una respuesta, un funcionario de la ONU confirmó al diplomático del PCCh que dos disidentes de la lista del PCCh habían sido aprobados y tenían previsto asistir: “Según su petición…… (Presidente del Congreso Mundial Uigur) Dolkun Isa y (HeGeng esposa de Gao Zhisheng el abogado chino de derechos humanos encarcelado) han sido acreditados para asistir a la 21ª sesión del Consejo de Derechos Humanos”. El nombre del funcionario de la ONU se ha ocultado en los correos electrónicos filtrados.

Gao Zhisheng es un cristiano que escribió un libro sobre las torturas que sufrió a manos del PCCh por su trabajo y su fe. Una de las razones de la brutal tortura de Gao Zhisheng fue que su esposa estaba hablando en la ONU, y el funcionario de la ONU filtró esta información al PCCh por adelantado en ese correo electrónico.

Al año siguiente de este correo electrónico, el personal de seguridad de la ONU intentó sacar a Dolkun Isa de la sala del Consejo de Derechos Humanos a petición de la delegación china; los funcionarios chinos también acudieron a su residencia en el extranjero para intentar capturarla. Sus familiares que viven en China han sido detenidos por las autoridades; su madre murió en un campo de concentración en 2018; su padre murió en un momento y lugar desconocidos; su hermano menor está desaparecido desde 2016; otro hermano sigue detenido.

Otro correo electrónico filtrado fue enviado en 2013, en el que el mismo diplomático comunista trataba de nuevo de identificar a los disidentes chinos que se esperaba que expusieran las atrocidades comunistas en el Consejo de Derechos Humanos: “La delegación del PCCh ha tenido una muy buena cooperación con usted y su departamento en sesiones anteriores….. Esta vez, necesito otro favor de ti…… ¿Podría confirmar y decirme si las personas que enumero a continuación están acreditadas para la 22ª sesión del Consejo de Derechos Humanos?»

Esta vez, los funcionarios de derechos humanos de la ONU respondieron al mismo correo electrónico de la delegación comunista china, proporcionando los nombres de cuatro activistas que se espera que asistan al Consejo de Derechos Humanos. Por razones de protección y privacidad, el Epoch Times se reserva los nombres de estos activistas, que aún no se han hecho públicos.

Los correos electrónicos filtrados que confirmaban que la ONU había entregado los nombres de disidentes chinos al PCCh causaron un gran revuelo en los medios de comunicación turcos. Sin embargo en Europa y Estados Unidos, el escándalo casi ni se mencionó en los medios de comunicación.

Desde el 2013 al 2017, la ONU dijo que no habían ocurrido estas prácticas, en enero de 2021, se citó a un portavoz de la ONU diciendo al medio de comunicación estatal turco “Agencia Anadolu” que la ONU había dejado de realizar esta práctica desde 2015.

Sin embargo, el 2 de febrero de 2017, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) admitió en un comunicado de prensa que sí confirmó las identidades de las personas a las que se les concedió permiso para participar en sus actividades de derechos humanos con gobiernos extranjeros.

Por otro lado, la ONU ha tomado represalias contra el denunciante que destapó el escándalo. Según los documentos obtenidos por el Epoch Times, algunos de los más altos funcionarios del sistema de la ONU han intentado silenciar, denigrar y tomar represalias contra Reilly. El caso de Reilly sigue en curso en la ONU. Todavía está empleada allí, pero está bajo “investigación”.

Editor responsable: Song Yue

Reportero: Li Wan-Ting

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/478766?lang=b5

 

 

 

 

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios