Dong Yaoqiong, una joven que le echó tinta a la foto de Xi Jinping, subió un video en Twitter el 30 de noviembre, acusando a las autoridades de continuar privándola de su libertad y enfatizó que no tiene una enfermedad mental. Sin embargo fue obligada a ser hospitalizada en una institución para enfermos mentales. Esa noche, en tres tuits condenó a las autoridades por «usar el poder de todo el país» para reprimir su libertad. Posteriormente, Dong Yaoqiong volvió a estar incomunicada.

El 1 de diciembre, un internauta tuiteó que los tweets anteriores de Dong Yaoqiong habían sido eliminados, lo que no debió haber sido su voluntad. El mismo día, Radio Free Asia informó que la comunicación con Dong Yaoqiong se perdió y todos los videos y tweets que había publicado antes también habían sido eliminados.

Dong Yaoqiong dijo en un video publicado anteriormente que después de que salió del hospital psiquiátrico por segunda vez, se le asignó trabajar en un departamento del gobierno local, pero en realidad fue una especie de vigilancia porque estaba restringida a donde quiera que fuera. La libertad de trabajar y la libertad de socializar con amigos le fueron privadas, y ni siquiera pudo tener contacto con su padre en ningún momento. Dijo que no podría soportar este tipo de vida sin libertad, por lo que decidió tuitear para luchar por su libertad, aunque fuera nuevamente encerrada en el hospital de enfermos mentales y aunque no me permitan salir de por vida.

Hizo hincapié en que no tenía ninguna enfermedad mental: «Antes de echar la tinta a la foto, trabajaba en una unidad en Shanghai. ¿Pueden preguntarle a mis colegas si es que mi mente tenía algún problema?»

En julio de 2018, Dong Yaoqiong arrojó tinta al retrato de Xi Jinping durante una transmisión en vivo frente al edificio HNA de Shanghai para expresar su descontento con la dictadura del PCCh, y fue detenida por las autoridades en el tercer hospital de la ciudad de Zhuzhou por «enfermedad mental». Fue liberada el 19 de noviembre de 2019 y enviada a la casa de la madre de Dong Yaoqiong en la provincia de Hunan.

Cuando el padre de Dong Yaoqiong, Dong Jianbiao, se reunió con ella el 2 de enero de 2020, se enteró de que la habían medicado forzadamente en el hospital psiquiátrico. Cuando fue dada de alta, era completamente diferente como si fuera otra persona. Pasó de ser animada y alegre a taciturna, nerviosa y algo atontada, callada.

El 20 de mayo de 2020, el padre de Dong Yaoqiong envió un mensaje de que su hija estaba nuevamente encarcelada en el tercer hospital de Zhuzhou. Dong Yaoqiong fue liberada del hospital dos meses después.

Un amigo publicó una comparación de las fotos de Dong Yaoqiong antes y después de la hospitalización en Twitter, y escribió que la cara de Dong Yaoqiong estaba tan hinchada que tenía muchos bultos, obviamente debido al efecto de las drogas. Le dijo a Free Asia: «Comparando estas tres fotos, puedes imaginar y saber lo que les sucede a estas personas que son «enfermos mentales» en China, es muy aborrecible. Esto ya no es tan simple como la libertad de expresión. Es una persecución completamente fascista».

Lan Ning, consultor de investigación y defensa de la organización de derechos humanos con sede en Washington «Defensores de los derechos humanos chinos», dijo a Deutsche Welle un medio Alemán (la voz de Alemania) que el video de Dong Yaoqiong subido el 30 de noviembre mostraba que no importa lo cómoda que fuera la vida de los disidentes chinos en el pasado, una vez que fueron capturados, después de que el gobierno del PCCh se lo tome en serio, todos los aspectos de sus vidas serán severamente reprimidos. Dijo: «El gobierno chino (PCCh) encontrará formas de empujar a los disidentes a una situación desesperada. No pueden encontrar trabajo por sí mismos, ni pueden hacer amigos por sí mismos».

Le preocupaba que si Dong Yaoqiong fuera enviada al hospital nuevamente, su condición empeorará. Dijo: «Cuando los disidentes son etiquetados como ‘psiquiátricos’ por el gobierno chino (PCCh), esto generalmente significa que el gobierno chino (PCCh) les exige que se dobleguen ante el totalitarismo. Esta es la situación que Dong Yaoqiong y otros disidentes chinos enfrentan ahora».

Reportero: Yang Zheng

Editor: Yuan Ming Qing

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/449254?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios