En respuesta a la «reconstrucción post-epidémica», el Primer Ministro británico, John Johnson, anunció una remodelación del gabinete el 15 de septiembre, sustituyendo a varios ministros clave. En un momento en el que las relaciones entre el Reino Unido y el PCCh se encuentran en un nuevo punto de caída, la ex secretaria de Comercio Internacional, Liz Truss, ha sustituido a Dominic Raab como nueva ministra de Asuntos Exteriores, lo que ha llamado mucho la atención. Truss ha pedido una postura global firme contra las prácticas comerciales desleales del PCCh y es un halcón en el Parlamento Británico sobre China. Algunos analistas afirman que si Truss mantiene su estilo de línea dura hacia China, será «el último clavo en el ataúd de la ‘Edad de Oro'».

Segunda ministra mujer de Asuntos Exteriores en la historia del Reino Unido

Tras una remodelación del gabinete, Liz Truss, de 46 años, se convirtió en la primera mujer ministra de Asuntos Exteriores del gabinete de Johnson y la segunda de la historia británica. La precedió el ex primer ministro laborista Tony Blair, que nombró a Margaret Beckett como ministra de Asuntos Exteriores en 2006. Truss, que ha sido Ministra de Comercio Internacional en el gabinete de Johnson durante dos años, es considerada una ardiente defensora del libre comercio y los mercados y una firme partidaria de la alianza transatlántica con Estados Unidos.

En cuanto a las relaciones con China, Truss ha pedido una respuesta dura al PCCh  y ha dicho que la Organización Mundial del Comercio debería rechazar a China como país en desarrollo. A principios de este año, declaró al Financial Times que «la economía de China era sólo un 10% del tamaño de la de Estados Unidos» cuando se fundó la OMC, y que «es ridículo que China siga llamándose a sí misma país en desarrollo». También argumentó que las transferencias de tecnología forzadas por el PCCh, las subvenciones a las empresas estatales y la violación de los derechos de propiedad intelectual habían socavado la confianza en el sistema comercial mundial y que «es hora de adoptar una postura dura contra el PCCh y su comportamiento en el sistema comercial mundial».

También ha criticado al PCCh en materia de derechos humanos en Xinjiang, afirmando que el Reino Unido tiene la responsabilidad de garantizar que el PCCh cumpla con sus obligaciones internacionales. El pasado mes de diciembre mantuvo una acalorada discusión con el Ministerio de Asuntos Exteriores sobre si el Parlamento del Reino Unido debía legislar para permitir que los tribunales británicos pudieran opinar sobre si las medidas de persecución en Xinjiang constituían un genocidio.

El día que el nuevo Ministro de Asuntos Exteriores tomó posesión de su cargo, se formó la «Alianza Australia-Reino Unido-Estados Unidos»

El mismo día en que Truss tomó posesión de su cargo, el 15 de septiembre, Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia anunciaron la formación de una nueva alianza militar, la Alianza Australia-Reino Unido-Estados Unidos (AUKUS), para reforzar la cooperación militar en la región del Indo-Pacífico, siendo uno de sus principales objetivos ayudar a Australia a construir una «flota de submarinos de propulsión nuclear». Se dice que la alianza está dirigida al PCCh, y que Australia se convierte en el séptimo país del mundo en tener un submarino de propulsión nuclear que puede «navegar libremente» entre el Mar del sur de China y el Estrecho de Taiwán.

Johnson y la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, describieron esta cooperación con Estados Unidos y Australia como un acercamiento entre los tres países. Se ha sugerido que la primera tarea de Truss como Ministra de Asuntos Exteriores fue unirse a Estados Unidos y Australia en el sabotaje al PCCh, señalando que las ya tensas relaciones entre Gran Bretaña y China no se aliviarán en un futuro previsible.

Las relaciones entre el Reino Unido y China vuelven a caer en picada antes de la toma de posesión del nuevo Ministro de Asuntos Exteriores

De hecho, poco antes de que Truss asumiera el cargo, las relaciones entre Gran Bretaña y China volvieron a tocar fondo. El nuevo embajador chino en el Reino Unido, Zheng Zeguang, que había sido invitado a una recepción del Grupo de Todos los Partidos de asunto sobre China de la Cámara de los Comunes el 15 de septiembre, fue informado en el último momento de que había sido vetado por los presidentes de la Cámara de los Lores y de la Cámara de los Comunes debido a las sanciones impuestas por Beijing a varios diputados británicos que se habían pronunciado sobre cuestiones de derechos humanos en Xinjiang, que aún no se han levantado.

Los medios de comunicación afirman que entre los asuntos que Truss ha tenido que tratar desde que asumió el cargo se encuentran, además de las relaciones con el PCCh y Rusia, las relaciones post-Brexit con la Unión Europea, la cuestión nuclear iraní, el encarcelamiento de ciudadanos con doble nacionalidad en Irán y, sobre todo, la actual crisis en Afganistán. Su predecesor, Dominic Raab, fue criticado por su fracaso en la gestión de la crisis afgana, lo que acabó provocando su destitución.

¿Quién es la nueva Ministra de Asuntos Exteriores?

Truss, de 46 años, nació en Oxford y estudió filosofía, política y economía en la Universidad de Oxford, donde participó activamente en la política estudiantil. Fue elegida diputada en 2010 y se incorporó al Gobierno dos años después como Secretaria de Estado de Educación. Pasó a ser Secretaria de Medio Ambiente en el gobierno de Cameron y luego Secretaria de Justicia y Secretaria Principal del Tesoro en el gobierno de Theresa May. Antes de su etapa como ministra de Asuntos Exteriores, Truss fue ministra de Comercio Internacional en el gobierno de Johnson, donde logró firmar acuerdos comerciales con Japón y Australia, abriendo salidas comerciales para Gran Bretaña en la era post-Brexit.

Aunque se considera que Truss es de línea dura con respecto a China, algunos académicos han dicho a la Voz de América que sus comentarios no difieren de los de muchos funcionarios británicos, y que puede seguir centrándose en el comercio. Luke de Pulford, coordinador de la Coalición Interparlamentaria sobre Política China, dijo que si Truss se aferra a su línea dura, la llamada «edad de oro» entre China y Gran Bretaña terminará oficialmente.

Editor: Yuan Mingqing

Reportero: Chen Yiran

https://www.soundofhope.org/post/546134?lang=b5

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios