La Teoría del Caos y su Inherente Orden

Todo en el mundo es regido por un orden, pero ese orden suele ser visiblemente caótico y aleatorio, y en la diversidad de los hechos, es donde radica su belleza. Por ejemplo, si se visualiza la forma de una concha de Caracol, es posible ver la forma de una espiral, y si analizamos la forma de una galaxia, podemos encontrar que su forma también obedece a una espiral. Es entonces cuando se ha decidido observar detenidamente pequeños eventos naturales y se asocian con comportamientos masivos desde una perspectiva comparativa. Es entonces cuando de esta manera, es posible realizar analogías sorprendentes y es posible encontrar la belleza, el orden y el caos en perfecta armonía.

La Teoría del Caos, por otro lado, analiza aquellos eventos inherentemente caóticos, y por medio de modelos abstractos y matemáticos determina la periodicidad con la cual se esta generando cierta aleatoriedad. Es decir, ¡El caos también obedece a un orden!. Dicho fenómeno puede observarse en los números y en las matemáticas. Otro ejemplo claro de ello es el numero phi, el cual al ser calculado al infinito se vuelve un numero recurrente cada cierta cantidad de cifras. Pero lo que es aun mas interesante, es el hecho de que el numero phi fijado en un punto de un eje cartesiano y dibujado conforme su serie numérica va en aumento, también visualizará una espiral, la misma que se observa tanto en una concha de caracol como en una galaxia.

El número Phi

La frecuencia de similitudes entre los eventos naturales tanto a nivel macro como a nivel micro, es muestra de la belleza de la naturaleza y de su posible modelado matemático. El ser humano, con la intención de captar su grandeza, trata de imitar su comportamiento para beneficio del avance científico por medio de modelos matemáticos. La teoría del caos es un ejemplo, pero otros casos de imitación natural con fines científicos es el computo evolutivo, sus algoritmos bioinspirados, el aprendizaje por refuerzo, los algoritmos genéticos, las teorías de cúmulos de partículas y la nano tecnología por mencionar unos cuantos.

Personaje Sully de Monsters Inc.

Dichas imitaciones han permitido avances tecnológicos sorprendentes y no solo para elevar la productividad profesional, sino también para elevar la calidad del entretenimiento de la sociedad. Tal es el caso del ejemplo de la creación en 3D de la textura que cubre al personaje Sully en la Película Monsters Inc, cuyo movimiento se basa en controlar cada partícula de pelaje por medio de algoritmos matemáticos que dibujan cada uno de sus pelajes por medio de técnicas bioinspiradas que se acercan mucho a un efecto real.

A partir de ahora, es posible entender a aquellas personas que dicen: “tengo todo un desorden, pero dentro de ese desorden, se donde están todas y cada una de mis cosas”, o a aquellas personas que dicen: “los planetas se alinearon y ahora todo esta en perfecto orden”. O cuando los eventos mismos de la rutina cotidiana retoman el orden armónico que nos permite disolver problemas y superar conflictos entre los que nos rodean y entre nuestros propios pensamientos.

Por Leticia Flores

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios