La presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo el 8 enero durante el disturbio del Congreso del 6 de enero, que los manifestantes robaron la laptop de sus oficinas, también de Jeff Merkley y de otros senadores del partido demócrata.

La asistente de Pelosi señaló en Twitter que le habían robado la laptop de su oficina. Antes de eso, los manifestantes irrumpieron al Capitolio y causaron mucho caos en él.

El demócrata Jeff Merkley en Oregon publicó un video de su oficina destruida después de la redada de los manifestantes, diciendo que faltaba una laptop.

Merkley dijo en el video que no cerró la puerta con llave porque entraría y saldría cuando el Congreso se reuniera para confirmar los resultados de la votación del Colegio Electoral esa noche. Aunque la puerta estaba abierta, los manifestantes «casi arrancan la puerta de la bisagra». También mostró la oficina que había sido saqueada, incluyendo caligrafía china y pinturas arrancadas de la pared, una colilla de cigarrillo apagada sobre la mesa y una bandera de “Trump 2020” tirada en la esquina.

Merkley dijo en el video: “Robaron la laptop que estaba en el escritorio al lado del teléfono”.

CNN informó que el representante demócrata dijo a los periodistas el viernes que uno de sus iPads había desaparecido durante los disturbios.

El fiscal federal interino Michael Sherwin dijo a los reporteros el 7 de enero que muchos artículos en el Capitolio fueron robados el 6 de enero, lo que generó preocupaciones sobre la “seguridad nacional”.

Dijo: “Probablemente tomará unos días averiguar qué sucedió, qué fue robado y qué no fue robado. Algunas instalaciones electrónicas fueron robadas de la oficina del senador. Se robaron documentos y materiales. Debemos determinar qué se ha hecho y mitigar esta situación”.

Los medios estadounidenses citaron a expertos en seguridad y espionaje diciendo que las laptop robadas de muchos legisladores pueden conducir a la divulgación de información altamente sensible.

El 6 de enero, algunos manifestantes subieron fotos tomadas por las personas que protestaban en la oficina de Pelosi, dejaron una nota que decía “No retrocederemos”.

El corresponsal de CNN informó que el viernes 8 de enero, había un hombre sentado en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. Le tomaron fotografías y Richard Barnett fue arrestado en Little Rock, Arkansas, acusado de  tres cargos federales, incluido el robo de propiedad pública.

Los medios estadounidenses informaron que Barnett dejó una nota en la oficina de Pelosi y borró varios correos electrónicos de la computadora de escritorio.

Editor a cargo: Zhang Lili

Reportero: LingShan

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/461870?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios