Las plantas también sufren de estrés

Es normal escuchar que los médicos recomienden a sus pacientes dietas sanas, dichas dietas son prescritas bajo la idea de conservar una mejor salud, pero también con una sana alimentación es posible disminuir los niveles de estrés de los seres humanos de acuerdo a un estudio realizado por científicos de Saltillo, Coahuila.

No es coincidencia entonces que en la mayoría de las dietas sanas, se mencionen a las verduras, pero rara vez se menciona su relación con el estrés y los nombres de plantas en específico, y una de las plantas que logra tener beneficios contra el estrés, es la planta del tomate.

“Estamos buscando el uso de productos provenientes de extractos de plantas como una alternativa al manejo de estrés”, como lo informó la M.C. Ema Laura García Enciso bajo la dirección de la Dra. Susana González Morales, expertas del Departamento de Horticultura de la Universidad Autónoma Agraria “Antonio Narro” (UAAAN) de acuerdo en una nota escrita por Felipe Sánchez Banda de la Agencia Informativa Conacyt.

Entonces, estudiando los beneficios de la planta del tomate contra el estrés, se identificaron los siguientes hallazgos, y de ahí el porque es posible que la planta del tomate combata el estrés cuando es ingerida:

Sucede que las plantas reaccionan a dos tipos de estrés, el estrés biótico y el  estrés abiótico. El primero es generado por cuestionas físicas o químicas, es decir: sequía, temperatura, radiación, inundación, viento, daño mecánico, campos magnéticos, polusión, metales pesados, pesticidas, toxinas, ph del suelo y salinidad. El segundo tipo de estrés, es el generado por patógenos, competencia, alelopatía (cortar una planta) y herbívoría (animalillos que se alimentan de la hoja).

Estos tipos de estrés atacan a la planta durante toda su vida, y ella genera métodos de defensa, y dichos métodos o reacciones son los que pueden beneficiar a los humanos cuando se consumen extractos naturales de dicha planta.

Entonces, cuando el estrés afecta a una planta de tomate, (y tal vez a otros tipos de plantas), sus metabolismo se ve afectado, su crecimiento y su desarrollo. También los hongos, bacterias y microorganismos les provocan enfermedades, y ni hablar de la falta de agua, la cual es determinante para la buena salud de una planta.

Definitivamente, esto nos da una nueva perspectiva frente a las plantas, y no sólo frente a la planta del tomate. La próxima vez que se piense en el estrés cotidiano, se pensará sin duda en el estrés que sufren las plantas todos los días y en lo mucho que nos benefician, una razón más por la cual debemos cuidarlas y protegerlas.

FUENTE: AGENCIA INFORMATIVA CONACYT

Por Leticia Flores

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios