El 20 de enero, Biden prometió una «amnistía», el mismo día de su asunción. Anunció que su administración le pediría al Congreso de los Estados Unidos que aprobara un proyecto de ley que permitiera a decenas de millones de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos tener estatus legal. Los republicanos del Congreso se opusieron a la medida.

Según Breitbart News Network, el líder republicano de la Cámara de Representantes Kevin Owen McCarthy, el día 20, condenó la política de la administración Biden. McCarthy dijo que la medida pondrá en peligro las vidas de los estadounidenses que ya están en problemas debido al virus del PCCh.

McCarthy advirtió en un comunicado que el indulto de Biden socavaría el estado de derecho en Estados Unidos y alentaría a más inmigrantes ilegales a entrar en el país, mientras perjudica las perspectivas laborales de los trabajadores estadounidenses ya golpeados por la epidemia del virus del PCCh.

Dijo que la nueva administración Biden, debería ahora centrarse en abrir la economía estadounidense y permitir que los estadounidenses vuelvan a trabajar, «y antes de que los estadounidenses vuelvan a trabajar, la administración Biden debe centrarse en ayudar a nuestros ciudadanos».

“El estallido del virus del PCCh y la política de encierro impuesta por el gobierno han llevado a la pérdida de millones y al cierre de muchas pequeñas empresas”, dijo el comunicado. Nuestro país debe priorizar inmediatamente cómo ayudar a los estadounidenses a volver al trabajo. Pero la primera prioridad de la nueva administración no es cómo reducir el desempleo o reabrir nuestra economía, sino la política de otorgar la ciudadanía estadounidense a millones de inmigrantes ilegales.

«Esto no sólo socavará nuestro estado de derecho y alentará a más inmigrantes ilegales a entrar en Estados Unidos, sino que también informará a nuestros conciudadanos que sus desgracias no son una prioridad para nuestro país», dijo el comunicado.

El senador Marco Rubio, republicano de Florida, emitió una declaración similar el mismo día oponiéndose a un indulto tan pronto como Biden asumió el cargo.

En su primer día en la Casa Blanca, Biden firmó una orden para fortalecer las protecciones para los Dreamers, una medida diseñada para proteger el legado político de la administración Obama y proporcionar a miles de jóvenes inmigrantes una manera de evitar la deportación y obtener la ciudadanía. Biden también pidió un programa más amplio de beneficios para inmigrantes que daría a unos 11 millones de residentes estadounidenses sin estatus legal una tarjeta verde de cinco años y a los ocho años obtendría la ciudadanía, un proyecto de ley que tendría que ser aprobado por el Congreso.

Si no hay suficientes demócratas que se opongan al proyecto de ley de legalizar a los inmigrantes ilegales, el proyecto de ley de la administración Biden se aprobaría por la Cámara de Representantes dominada por los demócratas, donde al menos 10 republicanos están obligados a votar a favor del proyecto de ley.

En las elecciones a la Cámara de Representantes de 2020, los republicanos de mcCarthy añadieron más de una docena de escaños, debilitando significativamente la ventaja del Partido Demócrata en la Cámara en 2018, esto ayudó a los republicanos en cierta manera al trabajo de cabildeos en algunos proyectos de ley.

Reportero: Yu Ning

Editor: Zhang Lily

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/465974?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios