Uno de los muchos misterios que encontramos en la naturaleza es ¿Cómo llegaron los mamíferos a la isla de Madagascar? Sí los lémures, los zorros o las mangostas rayadas, puesto que este pedazo de tierra se desprendió –según los científicos- hace millones de años.

Dos investigadores creen que lo hicieron a bordo de balsas naturales que les llevaron mar adentro. ¿Por qué dicen eso? Matthew Huber y Jason Ali han hecho una simulación informática sobre cómo debieron ser las corrientes oceánicas en el Canal de Mozambique en el pasado, las mismas que les dirigieron hasta la gran isla en poco tiempo, dado que debieron ayunar durante el viaje.

La teoría de la fauna marinera no es nueva. Desde 1915 ha sido planteada por los científicos, aunque hay otros que piensan que los animales llegaron a Madagascar por un puente de tierra que la unía con el continente y que después desapareció.

El hecho las especies fueron a bordo de ramas de árboles o matas de vegetación, implica que hicieron el largo viaje en un estado de hibernación en el que gastaban poca energía, como los osos en invierno. Se sabe que la población animal llegó mucho después de la separación, pero la teoría de las balsas siempre ha sido muy debatida porque las actuales corrientes y vientos predominantes en la zona llevan hacia el sudoeste, lejos de la isla.

También se sabe que allí no hay grandes animales, como jirafas o elefantes, sino especies pequeñas, como lémures, roedores o mangostas que aparecieron en ocasionales oleadas de inmigración más que en una llegada paulatina y mezclada.

Ali observó que la tectónica de placas hacía muy difícil que hubiera habido un puente de tierra, pero que las corrientes superficiales podían haber cambiado. Por ello contactó con Huber, un paleoclimatólogo de la Universidad de Purdue experto en corrientes oceánicas. El profesor demostró que en ese momento las corrientes fluyeron hacia la isla. Su modelo demostró que, además, eran lo suficientemente fuertes como para que la fauna llegara antes de morir de sed y hambre. Si, además, iban entumecidos o hibernación, las posibilidades eran mayores.

Su ordenador incluso señaló las áreas de ciclones tropicales, capaces de arrastrar árboles al océano. “Todas las pruebas indican que el océano pudo llevar balsas con animales hasta Madagascar en el Eoceno”, apuntan los autores.

Madagascar. Los Hijos de Lemuria

¡Suscríbete y recibe nuestro newsletter!

Redacción Radio SOH

redaccion@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios