El escritor hizo su discurso al recibir la Medalla de Honor Belisario Domínguez.

El escritor Eraclio Zepeda tras recibir la presea Belisario Domínguez, ante funcionarios públicos  dirigió unas palabras  solicitando al poder ejecutivo, combate a la ilegalidad y la corrupción en todos los niveles.

El Senado de la República otorgó el 16 de diciembre la Medalla de Honor Belisario Domínguez a Eraclio Zepeda Ramos, por su sobresaliente contribución a la literatura mexicana, la defensa de los derechos de las comunidades indígenas y al desarrollo social de nuestro país.

Durante su discurso, el escritor señaló que la corrupción y la delincuencia son consecuencias derivadas de la falta de solidez y legalidad por parte del Poder Ejecutivo mexicano, comunicó el Senado.

“Ha provocado una estela de crímenes y asesinatos. Los delincuentes se han repartido el país y cuando entran en contradicción, la guerra, la crueldad se acrecienta y lacera a las comunidades”, dijo el escritor.

En el recinto del Senado y ante el titular del Ejecutivo Federal, Enrique Peña Nieto, el presidente de la Mesa Directiva, Miguel Barbosa Huerta, entregó al escritor el galardón y el diploma que lo acredita como miembro de la Orden Mexicana de esta presea.

Acto seguido el escritor destacó que el país está atravesando una crisis social donde las protestas por parte de la sociedad continúan creciendo.

Dirigiéndose a las autoridades, Zepeda añadió: “Exigimos transparencia en sus decisiones; oídos atentos a la opinión popular; protección a la convivencia nacional; combate a la ilegalidad y la corrupción, en todos los niveles; así como respeto a los derechos humanos”.

Refiriéndose a los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala Guerrero, el escritor afirmó que ante la “dolorosa e inaceptable  desaparición de los jóvenes normalistas”, solo le queda a México “fortalecer la lucha contra la corrupción, contra el crimen, contra la violencia”.

Tras sus palabras, el senador Zoé Robledo Aburto expresó que, para superar la crisis de credibilidad que actualmente padece la clase política del país, “el único camino” es estimular una política como la entendía el político Belisario Domínguez (1863-1913), “a través de una práctica cívica por excelencia”.

Por lo que invito a los funcionarios para ponerle fin al fuero: “es necesario que empecemos en nuestra casa, por los legisladores, entendiendo que sin transparencia no hay democracia”.

“Empecemos ya, porque si no lo hacemos abrimos la posibilidad de que las libertades sigan tutelando la impunidad y que la democracia se prostituya en el altar de las ganancias, porque necesitamos liberarnos de las cargas que oprimen a la nación y la mantienen a ras del suelo, muy lejos del horizonte que los mexicanos merecen”, agregó el Senador Zoé Robledo.

Por Lilia Santana Moreno – corresponsal en México Radio SOH

lilia.santana@sohnetwork.com

Eraclio Zepeda recibe la medalla Belisario Domínguez

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios