Las tensiones entre Australia y China han aumentado recientemente. Ayer se informó que los dos últimos corresponsales australianos en China, en medio de la noche recibieron  visita de los oficiales de seguridad nacional chinos y ellos se fueron inmediatamente a la Embajada de Australia a refugiarse, más tarde regresaron a casa sin problemas. Hoy los medios de propaganda del PCCh acusaron que a los periodistas chinos en Australia también el gobierno australiano les había «allanado​ sus casas», y señalaron que la llamada libertad de prensa de Australia era un doble estándar que daña la relación entre los dos países. Sin embargo, el informe de los medios del PCCh no mencionó nombres, ni la hora, ni el lugar del incidente, tampoco mencionó los nombres de los expertos.

El medio de propaganda oficial del PCCh «huanqiu.com» informó esta mañana que el personal de inteligencia australiana allanó recientemente las residencias de los periodistas del PCCh en Australia, realizó interrogatorios prolongados, confiscó las computadoras y teléfonos móviles de los periodistas y solicitó a los periodistas que no informaran sobre la búsqueda.

El informe cita a un experto anónimo que afirma directamente que el gobierno australiano puede infringir los derechos e intereses legítimos de los periodistas chinos y daña las relaciones entre los dos países, lo que constituye un incidente político grave.

Antes de esto, después de que la locutora de China Global Televisión Network (CGTN) Cheng Lei, con nacionalidad australiana, fue arrestada en Beijing el mes pasado, el corresponsal de «Australian Broadcasting Corporation» en Beijing, Bill Birtles, y del «Australian Financial Review» el corresponsal de Shanghai, Michael Smith, recibieron la visita de la Agencia de Seguridad Nacional de China en la madrugada del día 3 de septiembre. Bertels y Smith recibieron avisos de prohibición de salida y entrevistas, respectivamente, y se les pidió que explicaran su relación con Cheng Lei.

Además, a las dos personas también se les dijo que aunque no eran «sospechosos», habían sido incluidos como «personas involucradas» en el incidente y se les prohibió salir del país. Los dos ingresaron inmediatamente a la Embajada de Australia en Beijing y al Consulado de Australia en Shanghai buscando protección. Después de cinco días de negociaciones diplomáticas, los dos huyeron de China el día 7 y llegaron a Australia sanos y salvos el día 8 de septiembre.

Smith dijo durante la cuarentena en un hotel en Sydney: “Es genial volver a casa después de cinco días difíciles”. También dijo: “Es terrible e innecesario que la policía los visite en medio de la noche. Cuánta presión están enfrentando todos los periodistas extranjeros en China en este momento”.

Según los informes, esta es la primera vez que un periodista australiano ha sido retirado de China desde que los medios australianos enviaron por primera vez personal hace 47 años. El exministro de Relaciones Exteriores de Australia, Alexander Downer, criticó que «las prácticas de China reflejan su mal comportamiento».

Aunque los periodistas australianos se han convertido en objetivos del PCCh, la Ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, dijo en una entrevista con el Australian Financial Review que Australia no tomará represalias contra los periodistas chinos en Australia. Ella dijo: “Esta (represalia) no es la forma australiana de hacer las cosas”.

Payne también advirtió a los ciudadanos que debido a que los ciudadanos australianos en China están actualmente expuestos al riesgo de «detención arbitraria», no deberían ir a China en este momento para evitar ser «detenidos arbitrariamente» allí.

Tras el impulso del PCCh por la «Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong», el Primer Ministro Australiano Scott Morrison también advirtió a los ciudadanos australianos que «no vayan a Hong Kong».

Después de que Australia iniciara una investigación sobre el origen del virus comunista chino en abril de este año, las relaciones entre China y Australia han empeorado. La «Australian Financial Review» informó que el gobierno australiano prohibió recientemente a los fabricantes locales aceptar equipos de red 5G de la empresa china Huawei, lo que enfureció aún más al PCCh.

Reportero: Gao Jianwen

Editor: Yuntian

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/419671

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios