Los medios de comunicación de la izquierda estadounidense confiesan: Estaban en contra de la teoría de la fuga del laboratorio porque estaban contra del partido republicano

0
357
David Leonhardt, reportero de The New York Times (foto de época de 2012). (Fuente de la imagen: Wikipedia)

Algunos periodistas de los principales medios de comunicación han admitido recientemente que la «teoría de la Fuga del virus del laboratorio de virología» de Wuhan fue inicialmente desacreditada por los medios de comunicación, principalmente porque era una afirmación hecha por los republicanos. Entre estos periodistas de los medios de comunicación se encuentran los de la ABC, el New York Times y la NBC, entre otros.

El corresponsal de noticia Washington Jonathan Karl de ABC, admitió a los presentadores del programa This Week de la cadena ABC el domingo 31 de mayo que la «teoría de la fuga del laboratorio» no se había tomado en serio porque era una afirmación de la administración de Trump, pero «ahora, en serio, hay que investigarlo seriamente».

La teoría de la fuga del laboratorio fue planteada por primera vez por el secretario de Estado Mike Pompeo y el ex presidente Trump, dijo Karl, fue ampliamente descartada porque fue Trump quien lo dijo, aunque algunas cosas pueden haber sido ciertas.

Además de Trump y Pompeo, el senador Tom Cotton (R-UT) también cree que se debe investigar el origen del virus porque no provino del mercado de animales exótico como afirma el PCCh.

En una entrevista realizada en febrero de 2020, Cotton dijo a la presentadora de Fox News, Maria Bartiromo, que el PCCh no fue honesto sobre cuándo se enteró del virus y que Estados Unidos no podía confiar en los funcionarios chinos sobre el origen del virus.

“Lo que sí sabemos es que el virus no se originó en el mercado de animales de Wuhan”, dijo Cotton. Y un estudio publicado en la revista internacional The Lancet por respetados epidemiólogos de China demuestra que los casos originales no tuvieron ningún contacto con el mercado de marisco. El virus entró en ese mercado de marisco y salió de él.

Cotton añadió: «Así que no sabemos de dónde viene, pero sabemos que tenemos que averiguarlo. También sabemos que a pocos kilómetros de ese mercado de marisco se encuentra el único súper laboratorio de nivel 4 de bioseguridad de China que estudia las enfermedades infecciosas humanas. Ahora bien, no tenemos pruebas de que la enfermedad se haya originado allí, pero dado que el PCCh tiene dos cara y es deshonesta desde el principio, debemos al menos plantear la pregunta».

David Leonhardt, reportero del New York Times, también dijo el domingo que muchos reporteros se mostraron despectivos porque fue Cotton quien propuso la teoría de la fuga del laboratorio.

“Creo que mucha gente comete ese error», dijo Leonhardt en la CNN. Dijo: «Creo que mucha gente de la izquierda política y mucha gente de los medios de comunicación han cometido el error de decir: ‘Vaya, si Cotton habla de algo, no puede ser verdad’, o ellos hicieron una suposición. Y eso no está bien».

Chuck Todd, de la NBC, también admitió en el programa Meet the Press que la investigación sobre el origen del virus fue ignorada debido a las inclinaciones políticas y al sentimiento antirrepublicano.

Combinado con el hecho de que la OMS ha descartado la idea durante meses y la mayoría de los científicos se han burlado de ella, dijo Todd, la teoría de la fuga en el laboratorio se ha convertido, para muchos, en un acontecimiento político más que en un estudio científico.

Los principales medios de comunicación consideran ahora creíble la «teoría de la fuga en el laboratorio» e instan a una nueva investigación sobre el origen del virus, señalando que la negativa de China a compartir los datos brutos clave es inaceptable.

El presidente Biden anunció el 26 de mayo que había ordenado una revisión más detallada de los servicios de inteligencia sobre dos posibles escenarios del origen del virus comunista: uno que podría ser de origen natural y otro que podría ser una fuga de laboratorio. También pidió al departamento de inteligencia CIA que le informara en un plazo de 90 días.

Editora:  Zhang Lily
Reportero: Zhong Xuan
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios