Los republicanos votaron contra la embajadora de la ONU por su postura sobre el PCCh

0
542
Linda Thomas-Greenfield comparece ante la audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado sobre su nominación para ser la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, en Capitol Hill, en Washington, el 27 de enero de 2021. (Michael Reynolds-Pool/Getty Images)

Los republicanos citaron el martes la postura de Linda Thomas-Greenfield sobre el Partido Comunista Chino (PCCh) como la razón por la que votaron en contra de su confirmación al cargo de embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

El martes, el Senado confirmó a la candidata del presidente Joe Biden al cargo ante la ONU, casi un mes después de su audiencia de confirmación. La votación fue 75-20, con todos los votos negativos provenientes de los republicanos. Thomas-Greenfield, de 68 años, es una veterana que lleva de 35 años en el Servicio Exterior y que ha trabajado en cuatro continentes, sobre todo en África.

El senador Ted Cruz (R-Texas) citó en un comunicado sus preocupaciones sobre la supuesta “prisa por abrazar” al PCCh que tienen los nominados de Biden.

El senador Ted Cruz ( R-Texas) habla en una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en Washington, el 27 de enero de 2021. (Michael Reynolds-Pool/Getty Images)

“En las primeras semanas de la nueva administración, me ha preocupado profundamente la peligrosa prisa de los nominados del presidente Biden por abrazar a los peores elementos del Partido Comunista Chino. El historial de la Sra. Thomas-Greenfield muestra un patrón de excusar a China, elogiar su iniciativa de La Franja y la Ruta, no denunciar sus atrocidades contra los derechos humanos ni denunciar su opresión política, y minimizar el riesgo que China representa para la seguridad del pueblo estadounidense”, dijo Cruz, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

“Además, creo que la decisión de la Sra. Thomas-Greenfield de hacer comentarios en un evento patrocinado por el Instituto Confucio, una plataforma de propaganda clave para el PCCh, debería ser descalificante”, agregó. Cruz se refería a los comentarios que Thomas-Greenfield hizo en un evento de 2019 patrocinado por la red del Instituto Confucio, que cuenta con el apoyo del Partido Comunista Chino. Allí, en el Instituto Confucio de la Universidad Estatal de Savannah, habló de manera positiva sobre China y cómo el PCCh ha invertido en proyectos ferroviarios y en otros desarrollos de infraestructura en África.

El PCCh ha estado trabajando para ganar una mayor influencia global, a menudo otorgando préstamos a países de África que están en vías de desarrollo y en otros lugares, haciéndolos más dependientes de Beijing.

“Estados Unidos necesita desesperadamente un embajador de la ONU que se enfrente a China y a su influencia generalizada en la ONU”, dijo Cruz en su declaración. “Debido a su extenso historial, no creo que la Sra. Thomas-Greenfield sea capaz de hacerlo y, por lo tanto, me opongo a su nominación. Sigo dedicado a colaborar vigorosamente con la administración Biden y con el Departamento de Estado para combatir la influencia maligna de China en todo el mundo”.

Otros senadores también emitieron declaraciones públicas el martes, refiriéndose a la postura de Thomas-Greenfield sobre el régimen comunista como la razón clave por la que se opusieron a su confirmación como embajadora de Estados Unidos en la ONU.

El senador Bill Hagerty (R-Tenn.), quien comparte asiento en el Comité de Relaciones Exteriores con Cruz, dijo en un comunicado, antes de la votación de confirmación, que se oponía a Thomas-Greenfield para el puesto en las Naciones Unidas porque ella “tiene un historial en el que minimiza repetidamente acciones depredadoras de la China comunista”. Para respaldar su afirmación, Hagerty citó el “discurso pagado” de 2019 de Thomas-Greenfield en el evento patrocinado por el Instituto Confucio, así como su “balbuceo al reconocer el genocidio contra los uigures en China durante su audiencia de confirmación”.

El senador Bill Hagerty (R-Tenn.) en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington, el 9 de noviembre de 2020. (Stefani Reynolds/Pool/AFP a través de Getty Images)

“Contrariamente a [sus] afirmaciones anteriores, China no tiene ‘un compromiso firme con el buen gobierno, la equidad de género y el estado de derecho’. Por estas razones, no puedo apoyar su confirmación”, dijo.

“Estados Unidos necesita un representante en las Naciones Unidas que comprenda plenamente las dimensiones diplomáticas, económicas, tecnológicas, militares y morales del desafío global más serio que enfrentamos: el régimen comunista en China, así como uno que tenga los ojos claros frente a otras amenazas a nuestra República y aliados”, agregó.

La senadora Marsha Blackburn (R-Tenn.) también citó el discurso de 2019 como parte de la razón por la que se opuso a Thomas-Greenfield para el puesto. “Necesitamos un embajador de la ONU que detenga a Beijing en su camino, no uno que repita los conceptos de política exterior del PCCh”, anunció Blackburn en Twitter. “En 2019, Linda Thomas-Greenfield se refirió a la influencia comunista generalizada como una ‘situación de ganar-ganar-ganar’ en un evento de aniversario del Instituto Confucio”.

La representante Marsha Blackburn (R-Tenn.) se reúne con el presidente Donald Trump y miembros bipartidistas del Congreso para hablar sobre la seguridad escolar y comunitaria en la Sala del Gabinete de la Casa Blanca, el 28 de febrero de 2018. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El senador Tom Cotton (R-Ark.) dijo en Twitter que la nominación de Thomas-Greenfield representa “otra señal de debilidad para Beijing”. También escribió que, en el último mes, ha habido una “erosión gradual de la determinación de Estados Unidos para confrontar a China”.

El senador Rick Scott (R-Fla.) alegó en Twitter que Thomas-Greenfield “cree que Estados Unidos debería aceptar una posición moderada, ‘disminuida’ y ‘debilitada’ en el escenario mundial”.

“Necesitamos diplomáticos que sean fuertes y que defiendan los intereses estadounidenses frente a adversarios como la China comunista”, escribió.

El senador Rick Scott (R-Fla.) durante una conferencia de prensa en el Capitolio de EE.UU., en Washington, el 25 de marzo de 2020. (Alex Edelman/AFP vía Getty Images)

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

En su audiencia de confirmación a fines de enero, Greenfield lamentó, cuando varios senadores le preguntaron sobre el asunto, haber aceptado la invitación para hablar en el evento de 2019. También dijo que estaba “sorprendida” de que el instituto participara en actividades en las escuelas secundarias y primarias de Georgia.

Cuando Cruz le preguntó a Thomas-Greenfield qué pensaba sobre su presentación en el Instituto Confucio y cómo el PCCh ha estado usando los Institutos Confucio para hacerse propaganda, ella respondió que el PCCh está “socavando nuestros valores y socavando nuestras creencias”.

“Están socavando nuestra seguridad y nuestra gente. Tenemos que trabajar en contra de eso”, dijo en ese momento, y agregó que espera abordar esos problemas y que “trabajará agresivamente contra los esfuerzos chinos en Nueva York”, donde tiene su sede la ONU.

Frank Fang, Zachary Stieber contribuyeron a este artículo.

Con información de Reuters. Fuente: The Epoch Times en español

Redacción: MIMI NGUYEN LY

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios