Desde que empezó el brote del virus PCCh (Neumonía de Wuhan) China juega con la «diplomacia de cubrebocas», sin embargo, los cubrebocas «Hechos en China» han obtenido mala reputación y causado escándalo internacionalmente por la baja calidad en la producción.

Recientemente, se han filtrado noticias desde China continental de que los trajes médicos protectores y los cubrebocas defectuosos son producidos por trabajo esclavo, no tienen un terminado de calidad que cubran los agujeros de las costuras y así se exportan deliberadamente. Simplemente no cumplen con la función de protección.

Según el sitio web de Minghui en el extranjero, informó el 12 de mayo que el virus PCCh (neumonía de Wuhan) ha afectado al mundo y existe una gran demanda de trajes de protección médica y cubrebocas. La prisión de Zhengzhou en la provincia de Henan exigió a los prisioneros producir sin descanso trajes médicos y cubrebocas. Debido a la gran cantidad de pedidos, nacionales e internacionales, los prisioneros tienen que trabajar más de 10 horas todos los días, y no tienen días de descanso.

Según los prisioneros, los trajes y cubrebocas son para el país y otra parte para exportación. La policía de la prisión les pidió a los prisioneros que todos los productos que son para ser exportados solo requieren la cantidad más no la calidad, y que lo agujeros por las costuras no necesitan de tratamiento final. Pero los pedidos que serán enviados al interior de China, exigen calidad, y los agujeros de las costuras en los insumos médicos se cubren con pegamento.

La prisión de Zhengzhou se encuentra en un área montañosa en la avenida Songshan de la ciudad de Xinmi y anteriormente se llamaba el Decimoquinto Campo de reeducación y trabajo forzado de Henan. Para el exterior el nombre era Fábrica de Cemento de Qiligang y más tarde Corporación Industrial Guantai.

Según informes esta prisión de Zhengzhou ha estado deteniendo a un gran número de practicantes masculinos de Falun Gong en la provincia de Henan durante mucho tiempo, a más de 1,000 practicantes. Muchos de ellos fueron sometidos a lavado de cerebro obligatorio, tortura y esclavitud laboral, etc., causando que al menos más de 10 personas fueran perseguidas hasta la muerte, y muchos a través de inyectarles sustancias desconocidas les causaron trastornos mentales.

Las prisiones del PCCh son lugares extremadamente cerrados, y esta noticia que se filtró fue de alguien que arriesgó su propia vida, teniendo en cuenta la situación sombría de la prisión. La situación en esta prisión es solo la punta del iceberg de los productos del sistema de trabajo forzado en China.

Por productos «Hechos en China» de baja calidad, la «diplomacia de cubrebocas» de Beijing no tuvo éxito.

La epidemia sigue propagándose por todo el mundo, Beijing ha publicitado repetidamente cubrebocas para ayuda al exterior, incluso ha estado haciendo negocio con la epidemia exportando los cubrebocas de mala calidad. Sin embargo, la exportación de cubrebocas de China por su baja calidad y alto precio ha causado escándalo en varios países como Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Holanda, Finlandia, Australia y otros países.

Internacionalmente todos se han quejado de los cubre bocas “Hechos en China” porque simplemente no brindan protección a quienes los usan e incluso pueden contagiar al personal médico.

Hace dos días, Canadá anunció que 8 millones de los 11 millones de cubrebocas N95 compradas a China no cumplían con el estándar. El país también tuvo problemas con el primer millón de máscaras N95 importadas desde China el mes pasado.

La Agencia de Medicamentos y Alimentación de los Estados Unidos (FDA) anunció el 7 de mayo que ha retirado una gran cantidad de licencias de fabricantes chinos para vender máscaras N95 en los Estados Unidos porque estos cubrebocas no cumplen con el estándar de calidad que brinde suficiente protección contra el virus PCCh.

Los fabricantes alemanes incluso criticaron fuertemente los cubre bocas «Hechos en China», dijeron que son «basura». El «Sistema de emergencia y alerta de productos no alimenticios» de la UE también publicó el mes pasado una advertencia “seria” de requerimiento urgente a todas las unidades médicas de varios países que devolvieran inmediatamente los productos.

Por supuesto, los cubrebocas de mala calidad también están dañando a los mismos chinos.

Reportero: Yue Wenxiao

Editor: Yuan Mingqing

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/377830

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios