Mamá estadounidense cancela su aborto inspirada por Dios: Un ángel encantador cambió mi vida

0
484
Desiree Burgess Alford y su hija Hartley. (Crédito de la foto: Gracias a The Epoch Times/Cortesía de Desiree Alford)

Hace diez años, una mujer que se encontraba con mucha dificultad, tuvo un embarazo no planificado, por lo que quiso abortar, pero luego tuvo una respuesta de Dios que le hizo cambiar de idea y recibió a una hija angelical que cambio su vida. Recientemente, ha compartido en las redes sociales esta conmovedora historia.

La historia es sobre Desiree Burgess Alford de Black Diamond, Washington. Dice que su hija de 10 años «interfirió» su vida sin duda alguna, pero lo cambió todo para mejor.
“A veces nuestro dolor nos hace bien, escribió Alford… ¿Quién iba a decir que este encantador ángel era exactamente lo que necesitaba? Se convirtió en la inspiración de mi carrera y Dios usó su vida para cambiar la mía».

El día de San Valentín de 2011 debía ser el día en que el corazón del bebé nonato de Dessiree dejaría de latir, porque para ese día se programó el aborto. Escribió: «Soy una mujer soltera con problemas… Estaba tan asustada que decidí interrumpir el embarazo; sin embaro, la noche anterior a mi cita, Dios obró un milagro en mi vida. Pienso en ello casi todos los días, casi me pierdo todo».

Desiree quedó embarazada inesperadamente a los 28 años. Por aquel entonces, llevaba nueve meses sobria tras superar su adicción al alcohol. Pero seguía sin trabajo, estaba destrozada y quedar embarazada en ese momento la hacía sentir aún más frustrada.

Según Live Action News, Desiree creció en una familia conservadora y religiosa que se oponía al aborto. Por eso, cuando estaba embarazada de seis semanas, se sintió dolorosamente en conflicto. Sin embargo, programó cita para una semana y media después para terminar con el embarazo.

Estaba en una situación económica terrible, “dijo al grupo provida. Sabía que iba a criar al bebé [sola] y eso me presionaba mucho».

Sin embargo, aunque sus padres se comprometieron a apoyar a su hija en cualquier elección que hiciera, seguian pensando que Desiree necesitaba más orientación. Ella dijo: «Estaban trabajando entre bastidores para que la gente rezara por mí y consiguiendo que la gente me ayudara».

El día anterior al aborto programado, su madrina de Alcohólicos Anónimos le sugirió que se tomara un descanso y pensara antes de tomar una decisión. Así que Desiree fue a la casa de sus padres en el lago. Conduciendo bajo un cielo azul claro, miró hacia el cielo y recuerda: «le dije a Dios, si debo quedarme con este niño, por favor, dame una señal tan clara como el cielo».

No sabía que dos personas ya estaban esperando para reunirse con ella en la casa del lago. Los padres de Desiree habían invitado a una pareja de mediana edad para contarle a de su dolorosa experiencia de aborto poco después de casarse, ella escuchó atentamente.

«Me entregaron un modelo de feto de ocho semanas y por primera vez se refirieron a mí como ‘mamá'», dice Desiree. Incluso se ofrecieron a adoptar a su hijo no nacido.

Y cuando fue a la iglesia esa noche, las señales siguieron llegando: el tema del sermón era «El milagro de la vida». Al mismo tiempo, recibió un mensaje de voz de Planned Parenthood diciendo que su cita para el aborto se había retrasado dos días.

Desiree y su hija. (Crédito de la foto: cortesía de Alford)

En ese momento, Desiree cambió de opinión. «La llegada de mi hija Hartley fue uno de los momentos más tranquilos de mi vida». Durante su embarazo, encontró la paz, e incluso estaba decidida a hacer frente a sus preocupaciones sobre la crianza de un niño y las finanzas en solitario.

Cuando nació su hija Hartley, Desiree apenas podía imaginar cómo sería su vida. «Creí que me arruinaría la vida y ha hecho lo contrario».

La llegada de Hartley incluso abrió una nueva oportunidad de negocio para ella. Después de hacer diademas a mano para su hija, el interés por ellas creció. Así que Desiree montó un negocio, «Harts and Pearls», y gracias a este trabajo conoció a su ahora marido, Ron. El negocio acabó siendo rentable y Desiree formó su propia familia.

Desiree tiene ahora su propia familia. (Crédito de la foto: cortesía de Alford)

Le dijo a un reportero de Live News: «Se siente como la respuesta de Dios a mi sueño de quedarme en casa para cuidar a mis hijos, como si me dijera: Yo cuido de ti«.

Diez años después, Desiree es una feliz madre trabajadora. Hartley, de tercer grado, es una «niña obstinada». Durante el cierre de 2020 puso en marcha un negocio de paseo de perros llamado «Hart and Tails». Incluso hace pañuelos personalizados para perros y gatos.

Desde que tiene 10 años de preciosos recuerdos con su hija, Alford espera que su historia inspire a otros a pedir consejo y escuchar las respuestas.

Escribe: «Este dulce ángel será la única hija que daré a luz… Creo sinceramente que mi vida no ha sido bendecida (por Dios) por mi propio bien, sino por poder ayudar ahora a quienes necesitan desesperadamente ayuda como yo lo hice en su día».

Quiero decirte: «No importa cuál sea tu situación, Dios puede usarla y la usará para el bien».

Editora: Zhang Lily
Reporter: zhong Xuan
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios