Mario Kreutzberger, un extraordinario presentador

Preguntar a un Chileno por – ¿Quién es Mario Luis Kreutzberger Blumenfeld? -. Es un poco complicado tener una respuesta inmediata, aunque decir – ¿Don Francisco? -, la respuesta salta instantáneamente, como si se menciona un pariente o un familiar próximo.

Uno de los miembros de la colonia judía en Chile, más célebre, y más querido, es Mario Kreutzberger famoso Presentador de Televisión (Chile, Univisión).

Nacido a 255 km, al sur de Santiago, en la tradicional ciudad de Talca, conocida por su agricultura, y por los huasos chilenos. Zona de grandes cultivos, por la belleza de ver galopear los azabaches caballos de raza, que hacen la armonía, al fondo la imponente Cordillera de los Andes, con sus magníficas montañas eternamente nevadas.

Su infancia la vivió en estos encantadores parajes del campo chileno. Mas su origen es judío. Sus progenitores, Erich y Annie, eran judíos alemanes escapados del holocausto. Erich Kreutzberger llegó a Chile después de liberarse del campo de concentración de Majdanek, en Polonia.

Un especial homenaje póstumo quiso rendir en honor a su padre Erich, trabajando por dos años en un documental sobre el tema del Holocausto. Represas, imágenes y diálogo filmado en el campo de concentración polaco de Majdanek, titulado Testigos del Silencio exhibido por primera vez para la comunidad judía de Santiago de Chile, ante la presencia de 400 miembros en junio 2007, en la sala los trapenses, lo recaudado donado al Instituto Hebreo. Testigos del silencio, es el coraje del Presentador de revivir el sufrimiento de su padre Erich, y de miles de judíos, en un lager.

Para Mario Kreutzberger, quién solo a los 65 años se atrevió a visitar un campo de concentración – “Al cumplir 65 años, tomé aquella curva que nos cambia la visión del camino” – señala en una entrevista. Muchas veces ha comentado: – “No es fácil ser judío en ningún País” -.

Su timidez de muchacho, lo llevó a presentarse, por primera vez en la fiesta del club israelita Macabbi, como animador del evento. En la sastrería de familia, ayudaba a su madre y a la vez se deleitaba, exponiendo su habilidad de comunicador innato. Así conquista la pantalla chica con su programa Sábados Gigantes, (por 50 años) en Canal 13 de Santiago, después proseguía Noche de Gigantes, con un diálogo más pausado y profundo sobre los argumentos de actualidad. Su vital energía, e inteligencia aumentaron el share hasta el 80 %, son transmisiones que pasaron al guinness de primate (14.000 horas de transmisión). La relación con los concursantes, era en forma directamente familiar, las bromas parte del show, lo que cautivaba al televidente. Sus programas simbolizan el sueño de la gente, un mundo de relación afectuosa con el público. Jugar con la alegría en épocas tristes y difíciles, manteniendo la unión con el pueblo. Su Don ha estado en unir un país donde la gente no lograba reencontrarse, por un pasado doloroso. Los premios, en sus programas, eran en parte la comunicación de agradecer al público, que siempre ha sido fiel, constante, un tele-espectador que no abandona a su hijo predilecto.

Llegó a los Estados Unidos después de ser Rey en su casa (Chile), para comenzar del inicio, con simplicidad y cariño a la labor que realiza, es así que Sábado Gigante es visto en más de 43 países del mundo.

Los premios son el reconocimiento con mérito, de un hombre, que proyecta un maravilloso espíritu positivo, regalando al mundo de hoy, lo que tanto necesita la Esperanza y la Alegría.

Nombrar a Don Francisco es decir Chile, es decir Mario, el presentador judío-chileno, más célebre de Hispanoamerica.

Un hombre que la comunicación no la aprendió sino que la lleva en si, su timidez de muchacho, le dio su atrayente personalidad de Presentador. – Estamos en el gobierno, pero no somos del gobierno – dice, un modo de mantenerse fuera de la política.

Su merecido reconocimiento (marzo 2012), siendo el primer Presentador Hispánico a recibir este honor de La Academia De las Artes y Ciencias de la Televisión en Beverly Hills, C.A, lo llena de orgullo, mas no lo detiene, su camino es infinito…

No solo ha hecho encantar a Chile, sino que deslizó esta mágica alegría por las Americas.

Su regreso a Chile, es continuar con la televisión, con programas como Atrapa los Millones. Un regreso triunfal de Mario Kreutzberger a sus raíces, a la tierra, a su gente… a un Chile… que lo espera con los brazos abiertos…

Por Magdalena Arqueros Valer

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios