Mayonesa casera apta para personas con colesterol alto

Da clic a la imagen para ampliarla
La Mayonesa es una de las salsas más usadas para acompañar todo tipo de platos, se sin duda una de las más populares y consumidas en todo el mundo.

La mayonesa es uno de los aderezos más usados, aunque muchas veces se la consume con recelo por su contenido graso ya que se elabora con huevo, aceite, jugo de limón o vinagre y otros condimentos. Sin embargo, hoy el mercado ofrece alternativas que se pueden incluir en la alimentación sin riesgos.

Decenas son las historias que se tejen en torno de esta salsa. Se tienen registros de mezclas de aceite de oliva y huevos con texturas similares a la mayonesa, desde los romanos y egipcios. Sin embargo, una teoría sostiene que la mayonesa fue creada en 1756, en conmemoración de la victoria de la Guerra de los Siete Años. En la ciudad de Mahón, mientras que el duque de Richelieu vencía a los ingleses en el puerto, su chef, de origen francés, preparaba un banquete en el cual serviría una salsa sobre la base de crema y huevos. Al darse cuenta de que le faltaba crema, el cocinero improvisó en el momento y la reemplazó con aceite de oliva. En honor a la victoria, el chef nombró “mahonnaise” a esta nueva mezcla.

Otra de las teorías sostiene que la mayonesa deriva de la antigua palabra francesa con la que se denominaba a la yema: “moyen”; otra afirma que su nombre se lo debe a la memoria del duque de Mayenne, quien se tomó el tiempo para terminar su cena —pollo con salsa fría— antes de ser derrotado en la Batalla de los Arcos, en 1589, por Enrique IV. 

Cualquiera sea el origen, lo cierto es que la mayonesa se popularizó rápidamente primero en Francia y luego en toda Europa y en los Estados Unidos. El término mayonesa apareció por primera vez en un libro de cocina en 1841. 

Ingredientes:

200 cc de aceite de oliva

100 cc de leche vegetal (soya, por ejemplo)

Un diente de ajo

Un poco de zumo de limón

Sal y pimienta

Preparación:

Combina la taza de leche de soja con el jugo de limón fresco y el ajo en una licuadora o una batidora durante unos 30 segundos. Agrega lentamente el aceite hasta que se emulsione y la mezcla se espese. Sazona con una piza de sal, pimienta y media cucharada de mostaza.

Articulo original

La Red 21

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios