Medicina china para el asma

Da clic a la imagen para ampliarla
Se utiliza una combinación de acupuntura y hierbas, junto con terapia nutricional y cambios en el estilo de vida

Hace unos veinte años mientras paseaba en bicicleta por el campo en Wisconsin, presencié por primera vez un ataque serio de asma. Mi marido y yo estuvimos montando en bicicleta con nuestros amigos Lenny y Kathy. Pasamos corriendo por las carreteras hacia el sur del país, atravesando colinas, granjas y estancias de flores silvestres.

Una larga colina empinada llamó la atención de los cuatro, y tratamos de ir hacia ella con la velocidad que habíamos alcanzado. Lo siguiente que vi fue que Kathy estaba llorando en el suelo junto a su bicicleta. Recuerdo haber pensado, “Relájate, esto no es una montaña tan grande”.

Resultó que Kathy estaba teniendo un ataque de asma, uno bastante grave. Ella entró en pánico porque no podía respirar, y había olvidado su inhalador en el hotel. Nos tomó cierto tiempo pero logramos que Kathy se calmara hasta que desapareció el ataque, y sin apuro terminamos nuestro paseo.

El asma no es un chiste. Más de 16 millones de adultos y 7 millones de niños en Estados Unidos sufren de asma, y provoca la muerte de unas 5 mil personas al año.

Ocurre debido a que las vías respiratorias de los pulmones se tensan, se inflaman, o se llenan de mucosidad. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, opresión en el pecho, tos y resoplido. Los síntomas pueden ser frecuentes u ocasionales, igual que leves, graves, e incluso potencialmente mortales.

En la medicina china siempre existe algún elemento de flema asociado con un diagnóstico de asma. De hecho, los chinos usan el término “flema permanente” al hablar del asma, eso significa que incluso existe cuando no tienes síntomas; la flema es siempre una causa subyacente de la afección. En la medicina china el asma puede ser causado por el medio ambiente, las fuertes emociones, una mala alimentación, el estrés, el exceso de trabajo; y termina convirtiéndose en una enfermedad crónica.

Hay una serie de patrones subyacentes, o de diagnósticos médicos chinos, que están asociados con el asma. Un par de ellos pueden ser los vestigios  de un mal resfriado o una gripe, en que el ataque de asma surge cuando estás enfermo. Los patrones incluyen:

Viento/Frío. Este es el tipo de asma que te da cuando tienes un resfriado y se te aloja en el pecho por lo que se te hace difícil respirar. Los síntomas típicos incluyen dolor de cabeza, malestares y dolores, fiebre de bajo grado, escalofríos leves, sensación de resfrío, opresión en el pecho, tos liviana y flema blanca. Aunque este patrón se asocia generalmente con un resfriado o gripe puede ocurrirte sin que estés enfermo. En ese caso, las alergias, el aire frío, el viento, e incluso el ejercicio pueden activar al asma.

Flema/Calor. Si de inmediato  no te curas de un resfrío, el pecho puede permanecer congestionado, con silbidos, tos, o flema espesa amarilla. (¡Es horrible!) Pero también la inflamación o infección es una causa en este esquema, por lo que, además, sentirás calor y sed, puedes tener fiebre, y sentirte con sequedad y estreñido. Una vez más este patrón no necesariamente tiene que ser el subproducto de un resfriado o gripe. Algunas personas que tienen asma y  sienten calor e inflamación todo el tiempo, podrían también encajar en este patrón.

Deficiencia pulmonar. Esto tiende a ser una forma menos severa de asma. Los síntomas incluyen dificultad al respirar, voz débil, tos sin fuerza, silbidos, sudor (no necesariamente asociado con la sensación de calor), y delgadas flemas blancas o claras. La deficiencia pulmonar suena exactamente como que los pulmones están débiles.

Deficiencia renal. ¿Cómo podría tu riñón no tener nada que ver con el asma? Bueno, el riñón en la medicina china se asocia con tu constitución corporal, la resistencia de tu salud, cuán bien envejeces, y con la fortaleza de tus reservas energéticas. Un sistema renal débil está asociado con una disminución global de energía; te estás debilitando. Este tipo de asma frecuentemente es provocado por el ejercicio, el esfuerzo, o por el frío. Otros síntomas incluyen, dificultades para respirar, inhalar, fatiga, sensación de frío hasta la médula, y extremidades frías.

El tratamiento para el asma según la medicina china, tiene dos etapas. Durante la fase aguda lo primero es aliviar el ataque y lograr una respiración suave. Esto se haría usando la acupuntura y hierbas. Aquí resulta necesario decir que si tu asma no está bajo control un ataque grave podría incluso ser mortal. Esto significa que  necesitas estar bajo el cuidado de un médico que pueda recetarte medicamentos, como un inhalador para los ataques de emergencia.

El segundo nivel de tratamiento es aliviar la causa subyacente de tu asma cuando no estás teniendo síntomas. Por ejemplo, si Flema/Calor es la causa de tu asma, entonces el tratamiento se centrará en la reducción, o eliminación de flema, y la reducción de fiebre. Una vez más, se utilizará una combinación de acupuntura y hierbas, junto con la terapia nutricional y cambios en el estilo de vida.

Algunos consejos que pueden serte útiles para el control y alivio de los síntomas, estos incluyen:

    Evita disparadores que causan tus síntomas. Estos pueden ser, el resfrío, ejercicios, alérgenos, y ciertos alimentos.

    Mantente alejado de las habitaciones con humo.

    Si también sufres de acidez, debes saber que su presencia puede agravar el asma. Cura el ardor del estómago para ayudarte con el asma.

    Mantén calientes tu cuello y el pecho, especialmente si el frío es el activador de tu asma. Usa  bufanda.

    No exageres con los lácteos. Ellos tienden a producir flema.

    Trata de hacer ejercicios de respiración. Haz ejercicios de Yoga, Taichí, o  de Qigong. De lo contrario respira con un conteo de 4-7-8. Inhala a la cuenta de 4, retén el aire a la cuenta de 7, y exhala a la cuenta de 8. Hazlo 4 veces, un par de veces al día. En mi experiencia personal los ejercicios de respiración aliviaron por completo mi asma inducida.

    Es muy bueno probar con la medicina alternativa pero no seas necio. Usa tu inhalador si estás sufriendo de un ataque.

    Si te sorprende un ataque sin el inhalador prueba con un poco de cafeína. Actúa como el medicamento teofilina para el asma. Además, una taza de café o de té antes de tus ejercicios también pueden mantener bajo control los síntomas provocados por el ejercicio.

    Prueba con algunas vitaminas como la B6 – con 50 mg. al día, que puede ayudarte, según la gravedad de sus síntomas.

    Mantente en contacto con tus pulmones. Esto es un sentimiento muy personal, pero es importante reconocer los patrones para poder así anticiparte a un ataque. (Al igual que con el dolor es mucho más fácil de manejarlo si lo intentas controlar con anticipación). Consulta a tu médico si tus síntomas parecen empeorar o te resultan más difíciles de controlar.

Este artículo fue publicado originalmente en acupuncturetwincities.com

Por Lynn Jaffee – Acupuncture Twin Cities

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios