Muere misteriosamene científico militar del PCCh que solicitó patente de la vacuna anticovid al inicio de la pandemia

0
85
Una vista del Instituto de virología de WuhanP4 (Fuente: AP)

Los medios de comunicación australianos revelaron recientemente que un científico militar comunista chino, Zhou Yusen, solicitó una patente para la vacuna COVID-19 en febrero de 2020, lo que sugiere que su equipo ya había desarrollado una vacuna para el virus del PCCh (Nuevo Coronavirus) al comienzo de la pandemia. Lo más extraño es que tres meses después de la solicitud de la patente, Zhou Yusen murió misteriosamente.

Según los documentos obtenidos por The Australian, Zhou Yusen, un científico del ejército del PCCh (PLA), presentó una solicitud de patente para la vacuna en nombre del «Instituto de Medicina Militar de la Academia de Ciencias Militares» del PCCh el 24 de febrero de 2020, que fue incluso antes de que la Organización Mundial de la Salud anunciara la pandemia el 11 de marzo de ese año y sólo cinco semanas antes de que el PCCh confirmara por primera vez la pandemia al mundo.

En febrero de 2020, Zhou Yusen y su equipo presentó una solicitud de patente para la vacuna Covid-19 contra el nuevo coronavirus.

Esta vacuna no es ni una vacuna mrna ni una vacuna inactivada, sino una vacuna de proteínas de fusión y la solicitud de patente va acompañada de datos de experimentos con animales. La vacuna ya estaba disponible el 24 de febrero de 2020, un mes después del cierre de Wuhan.

En febrero de 2020, Zhou Yusen y su equipo presentó una solicitud de patente para la vacuna Covid-19 contra el nuevo coronavirus.

Nikolai Petrovsky, profesor de medicina de la Universidad de Flinders (Australia), señaló que era algo «sin precedentes» que los científicos desarrollaran una vacuna con tanta rapidez, «lo que hace sospechar que este trabajo podría haber comenzado hace mucho tiempo».

Sin embargo, Zhou Yusen murió misteriosamente en mayo del año pasado. Se dice que el momento y la causa de su muerte fueron muy extraños y que no hubo síntomas extraños antes de su muerte.

Los medios de comunicación oficiales no publicaron información sobre su muerte hasta julio. Lo que resulta aún más extraño es que el PCCH, siendo Zhou Yusen un científico militar galardonado, rara vez se informó o rindió homenaje.

La invención patentada por Zhou Yusen se titula: «Nueva vacuna contra el coronavirus COVID-19, método de preparación y aplicación de la misma».

Según el Epoch Times, Zhou Yusen tiene antecedente de realizar las investigaciones tanto en EE.UU como China, antes de trabajar para el ejército chino, realizó una investigación postdoctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y trabajó con el Centro de Sangre de Nueva York.

En el ejército chino, Yusen fue director del Laboratorio de Biología Molecular de Patógenos del Instituto de Epidemiología Microbiana de la Academia China de Ciencias Médicas Militares y jefe del Laboratorio de Especialidad de Biología de Patógenos del Laboratorio Estatal Clave de Bioseguridad de Microorganismos Patógenos, donde recibió numerosos premios.

Según un artículo de investigación presentado en el Journal of Virology en noviembre de 2019, Zhou y otros estaban trabajando en la manipulación genética de los coronavirus antes del brote, un proyecto de investigación que recibió tres subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, donde Anthony Fauci es el director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los NIH.

Y antes de que creciera la preocupación internacional sobre si el brote estaba relacionado con la fuga del laboratorio de Wuhan, Zhou trabajó estrechamente con el equipo de Zhengli Shi en el Instituto de Investigación de Virus de Wuhan y con científicos estadounidenses. Según el periódico australiano, uno de los motivos de la información desclasificada publicada por Estados Unidos en enero, que confirmaba la realización de «actividades militares encubiertas» en los laboratorios de Wuhan, era la estrecha relación de trabajo entre Zhou y Shi.

La inteligencia dijo: «Aunque el Laboratorio de Virus de Wuhan es aparentemente una organización civil, Estados Unidos ha determinado que ha colaborado con los militares del PCCH en publicaciones y proyectos secretos.»

Recientemente, han resurgido los llamamientos internacionales para que se investigue el origen del virus, y los analistas y expertos que antes descartaban la teoría de las fuga de los laboratorios están volviendo a examinar las investigaciones sobre los coronavirus, como el virus PCCh, realizadas por el Instituto de Virus de Wuhan, el gobierno comunista chino y sus militares.

Mientras que las vacunas Sinopharm y Sinovac, desarrolladas por China, han sido incluidas recientemente en la lista de autorizaciones de uso de emergencia de la OMS, el Secretario del Partido y Presidente de Sinopharm Holdings, Yu Qingming, declaró en marzo de este año que la alta dirección de Sinopharm se había vacunado contra el virus del PCC antes de marzo de 2020.

Chen Wei, principal experto chino en defensa de armas bioquímicas y general de división del PCCh, también dijo en septiembre de 2020 en un programa oficial del PCCh en los medios de comunicación que «el 26 de febrero, nuestro primer lote de vacunas salió de la línea de producción, lo que significa que tenemos la vacuna oficial».

Esto es lo mismo que la solicitud de Zhou Yusen de una patente para la vacuna en febrero de 2020, lo que ha llevado a más preguntas sobre cuándo se desarrolló por primera vez la vacuna china y de dónde vino la cepa viral.

La invención patentada por Zhou Yusen se titula: «Nueva vacuna contra el coronavirus COVID-19, método de preparación y aplicación de la misma». (Pie de foto)

Datos experimentales sobre animales en la solicitud de patente (pie de foto)

Editor: Yuan Mingqing

Reportero: Song Yue

Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios