Nacen cuatrillizos entre los refugiados de Mali

(Médicos Sin Fronteras)

“Un evento único y una cuádruple esperanza para miles de personas que viven en condiciones extremas”, comentó el equipo de Médicos Sin Frontera en Mauritania.

(Médicos Sin Fronteras)
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

En un evento inesperado y único nacieron esta semana cuatrillizos en un campo de refugiados de Mali, tres niños y una niña, todos con cerca de 1,5 kilogramos de peso, informó Médicos Sin Fronteras.

“Un evento único y una cuádruple esperanza para miles de personas que viven en condiciones extremas”, comentó Médicos Sin Frontera al divulgar la noticia el 12 de mayo.

Ellos nacieron en la estructura sanitaria de Bassikounou en Mauritania, en el campo de refugiados Mbera.

Son hijos de una pareja de refugiados de Mali: Taghri y Massaya, que están ahí entre otras 57.000 personas en similares condiciones. Pese a todo luego de 37 semanas de embarazo los cuatro nacieron sanos y vigorosos.

“Estábamos preocupados por ellos. Pero hoy están saludables y crecen bien. Es una nueva prueba de las cosas maravillosas que pueden suceder incluso en las condiciones más extremas”, declaró Frederic Manantsoa Lai, jefe de la misión de MSF en el campo de refugiados Mbera.

El equipo médico y los felices padres lucen sonrientes en las imágenes divulgadas por MSF.

“Están creciendo bien”, destacaron los médicos. “El equipo los había transferido a Bassikounou, donde la ecografía reveló con gran sorpresa cuatro gemelos el 4 de enero de 2014. Los bebés 1,2,3,4 como fueron llamados inicialmente antes que recibieran sus verdaderos nombres, nacieron en nuestra sala de operaciones”.

La enfermera que ayuda a la pareja en sus tareas a los nuevos padres, explicó la importancia de las tareas educativas. “Dos veces a la semana proveo a la madre de educación sanitaria y le muestro como preparar la leche, debido a que la suya no es suficiente para amamantar a todos. Monitoreo sus condiciones de vida cada cuatro horas, los pesos cada tres días …”, dijo la enfermera.

A su vez los padres contaron su historia y la gran sorpresa que les causó la natividad múltiple.

“La llegada de cuatro gemelos representa una esperanza para nosotros pero también un gran reto. Queremos cuidarlos y educarlos a todos”, dijo el padre. “Ahora tengo 10 hijos. Mi preocupación es la vuelta a Mali cuando las condiciones mejoren. Deberemos reconstruir nuestra vida. Necesitaré ayuda para hacerme cargo de nuestra familia y ver a mis hijos crecer. Mis ambiciones son tener una pequeña actividad y abrir una pequeña sastrería para mi mujer”, concluyó Massaya. En tanto sus niños crecen y el más pequeño pesa hoy 3 kilos y 430 gramos.

De acuerdo a los médicos, la estructura sanitaria de Bassikounou se dedica realmente a “salvar vidas” minuto a minuto y a tratar casos de cesarias, traumas y otras urgencias. Tienen unas 8.500 visitas al mes en promedio que pueden crecer hasta unas 12.500, por lo que las necesidades son muchas para mantenerse.

La población en Bassikounou es aproximadamente de 42.000 personas, es decir menos que los refugiados. Médicos Sin Fronteras explica que esto se debe a las escasas cosechas de los últimos años en la región de Sahel.

Las necesidades más importantes por ahora son la atención de problemas de salud surgidos en el ambiente, cómo diarrea e infecciones respiratorias y cubrir todas las necesidades de la población que es totalmente dependiente.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios