Nacimiento de una estrella en Orión entusiasma a astrónomos

NASA

“Parece ser la más joven erupción protoestelar jamás registrada”, comentó la NASA.

NASA
dale click a la foto para ampliar

 Es casi imposible no impresionarse ante el nacimiento de un bebé, y como todo lo que nos rodea está vivo y evoluciona, el brote de una nueva estrella no pasa inadvertido para los astrónomos. El equipo de la NASA publicó entusiasta la fotografía que demuestra el nacimiento de una estrella en la Constelación de Orión: HOPS 383, descubierta por un equipo internacional de astrónomos.

Se piensa que está en la fase más temprana de su desarrollo, y su erupción, revela una acumulación repentina de gas y polvo, informó la NASA el 23 de marzo.

Las estrellas se forman al colapsar las nubes de gas frío. Su región central se vuelve más densa y más caliente. Al final de este proceso, el fragmento de colapso se transforma en una protoestrella caliente al centro, rodeada por un disco de polvo de una masa más o menos igual. Los astrónomos llaman a esto una protoestrella de “clase 0”.

“HOPS 383 es el primer brote que hemos visto de un objeto de la clase 0, y que parece ser la más joven erupción protoestelar jamás registrada”, dijo William Fischer, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland.

La imagen central muestra el antes y después del brote de la protoestrella HOPS 383, visto desde el telescopio de luz infrarroja del Observatorio Nacional de Kitt Peak, a izquierda, y del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, a la derecha.

Se estima, según el equipo de investigadores, que esta fase Clase 0 dura aproximadamente unos 150.000 años.

Por ahora esta protoestrella aún no ha desarrollado la capacidad de generar energía como el Sol, que fusiona el hidrógeno en helio en su núcleo, dice la NASA.

Sin embargo, añade, “brilla por su energía calorífica liberada por la contracción y la acumulación de material desde el disco de gas y polvo que lo rodea”.

“El disco puede que algún día desarrolle asteroides, cometas y planetas”, afirma la NASA.

Por estar envuelta en gas y polvo, la luz visible de la bebé estrella no puede escapar. El calor que irradia es captado por los instrumentos sensibles al infrarrojo en telescopios terrestres y desde satélites en órbita.

HOPS 383 se encuentra cerca de la nebulosa NGC 1977,en la constelación de Orión a unos 1.400 años luz de distancia. La región constituye algo parecido a una “fábrica de estrellas” muy activa, añade el informe.

La erupción del HOPS 383 fue reconocida por primera vez en 2014 por el astrónomo Emily Safron poco después de su graduación de la Universidad de Toledo, Estados Unidos.

“Esta hermosa erupción estaba al acecho todo el tiempo”, dijo Safron.

Numerosos telescopios de diferentes partes del mundo están estudiando las protoestrellas de Orión, por lo que nuevas imágenes surgirán en el futuro.

Puede pulsar aquí por más descubrimientos, astronomía, nebulosas y estrellas.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios