“Cuando voy a la escuela hace frío, pero no es tan duro”, cuenta Wang.

A pesar del crudo clima, Wang se esmera cada día para llegar a su clase. Es un alumno ejemplar y con solo 8 años de edad, es tan responsable que camina 4 kilómetros y medio para llegar puntual a su escuela, incluso con temperaturas que llegan a 9 grados bajo cero.

Resultado de imagen para Wang Fuman

Se trata de Wang Fuman, un pequeño que recorre durante una hora y media, con temperaturas gélidas, el camino que lo lleva a la escuela. El niño vive en la localidad de Zhaotong, en una zona rural de la provincia de Yunan al sur de China.

Fue su profesor de la escuela primaria de Zhuanshanbao, en el poblado de Xingie al sur de la provincia de Yunan, quien tomó las fotografías donde aparece con el cabello congelado y el medio Thepaper  quien se encargó de difundirlas al mundo, a través de las redes sociales.

Resultado de imagen para Wang Fuman

A pesar de que siempre llega entumecido al colegio Wang nunca falta a clases. En las fotografías, se puede apreciar que el niño carece de ropa adecuada al clima, por lo que llega con el cabello y las cejas congeladas, con la carita enrojecida por el frío y las manitos resecas y lastimadas por el frío.  Informa El País

El día que el profesor tomó las fotos, había acudido para presentar los exámenes finales. El director del colegio donde estudia Wang, destacó que el niño es un ejemplo y además resaltó su facilidad para las matemáticas.

El medio local, the Paper, explica que el niño vive con su abuela y una hermana mayor en una casita hecha de barro, con el techo cubierto de paja. La madre los abandonó hace varios años y su padre, trabaja en otra ciudad por lo que hace meses que no lo ven. La familia sobrevive con los 250 euros, que les envía el padre cada mes y los dos cerdos que cuida el propio Wang cuando llega del colegio.

Ola de solidaridad

Gracias a las fotografías tomadas por el profesor, que han dado la vuelta al mundo, muchas personas han decidido ayudar a la familia y a otras que viven una situación similar a la de Wang.

Las autoridades provinciales locales han creado un fondo de desarrollo juvenil para proporcionar ropa de invierno a Wang y a otros niños de la zona. El pequeño ya tiene gorro, guantes y una chaqueta nueva para recorrer su largo camino diario, un trecho que para él no es difícil de hacer “Cuando voy a la escuela hace frío, pero no es tan duro”, decía antes de recibir la nueva ropa.

Resultado de imagen para Wang Fuman
La ola de solidaridad al niño ha llegado al grado de que la gente quiere tomarse una selfie con él

Por otro lado, también hay 100.000 yuanes (1.200 euros), como donación tanto para su escuela como para otros centros educativos cercanos.

El gobierno local ha habilitado una casa para la familia de Wang, que está mucho más cerca del colegio y a la cual se mudarán muy pronto.

Por ahora, Wang es un auténtico símbolo y un ejemplo, como lo explica el director del colegio al medio The Paper; “Wang camina todos los días una hora y media con una temperatura de nueve grados bajo cero. Es un ejemplo”.

cabina@radiosoh.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios