ONG preocupadas por las nuevas medidas en la caza comercial de ballenas

CBI

Durante la apertura de la reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) los países miembros aprobaron la caza con motivos de “necesidades” pese a la moratoria existente.

CBI
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

15 organizaciones no gubernamentales denunciaron en Portoroz, Eslovenia, durante la apertura de la reunión bianual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) que países miembros de la Unión Europea están amenazando por desmantelar la moratoria global sobre la caza comercial de ballenas.

La CBI fue creada en virtud de la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas en 1946 y cuenta con 88 países miembros. El 16 de septiembre los representantes votaron con 46 votos a favor, 11 en contra y 3 abstenciones, aprobando “un conjunto de cuotas de subsistencia de Groenlandia”, señaló en un comunicado de esta fecha. (Audio de las conversaciones)

La reunión de este año planteó en su programa la elaboración de algunas enmiendas a la existente moratoria de caza de ballenas y está discutiendo sobre el Santuario del Océano Austral y la propuesta de establecimiento de un nuevo santuario en el Atlántico Sur.

“En 2012 la Unión Europea rechazó estas capturas por lo que resulta incomprensible que dos años más tarde impulse con determinación una propuesta que no sólo socava la moratoria sino que además afecta directamente los intereses de comunidades latinoamericanas que utilizan a estos mamíferos marinos en la creciente industria del turismo de avistaje de ballenas”, señaló la carta de las 15 ONGs publicada el 16 de septiembre, según el centro Ecocéanos de Chile, la Fundación Cethus e Instituto de Conservación de Ballenas de Argentina, Comarino de México, Centro de Conservación Cetácea de Chile y Brasil y organizaciones de Colombia, Costa Rica, Uruguay, además de organizaciones internacionales.

“A pesar de contar con una de las legislaciones más estrictas en materia de conservación de cetáceos, la Unión Europea además ha decidido ignorar la caza ilegal que Groenlandia/Dinamarca realiza desde 2013, al continuar matando ballenas sin autorización de la CBI y de las irrefutables evidencias del carácter comercial de estas matanzas”, destacó el documento.

a CBI en cambio sostuvo el 16 de septiembre que “desde el principio reconoció la caza de ballenas para subsistencia aborigen” y aseguró que “no es lo mismo que la caza comercial. La caza aborigen no busca maximizar las capturas o el lucro. Ésta se clasifica de manera diferente por la CBI y no está sujeto a la moratoria”.

Así mismo se basó en unir los conceptos de ‘aborigen, ‘necesidad’ y subsistencia’ para crear un sistema autorizado de caza de ballenas en los países que lo soliciten.

“En primer lugar, no existe una definición de la terminología clave, no sólo en la Convención Internacional de 1946 para la Regulación de la Caza de Ballenas, pero sí en el derecho internacional en general. Nunca ha sido posible precisar el concepto de ‘aborigen’ a una definición rígida y medible. Lo mismo puede decirse de ‘subsistencia’ y de hecho de ‘necesidad’ comunicó la CBI.

La entidad se previno además ante las posibles críticas, sobre el uso de tecnología industrial en los permisos de caza de ballenas aborigen, argumentando que “la tecnología mejorada hace que la caza de ballenas más segura, más eficiente y más humano, pero puede ser visto por algunos como comprometer la autenticidad aborigen”.

“El resultado de los avances tecnológicos es un método de matanza más humano y más rápido. Para otros, el uso de la tecnología más tradicional es visto como un problema por las razones opuestas”, según la CBI.

Ampliando su aprobación a otros países, la comisión determinó que será responsabilidad de cada gobierno “proporcionar a la Comisión pruebas de las necesidades de sus pueblos indígenas”.

  • asegurar que la caza no aumenta seriamente los riesgos de extinción (…) y que las poblaciones de ballenas se mantienen en niveles saludables, relativamente altos;
  • permitir a las personas nativas cazar ballenas en niveles adecuados a las necesidades culturales y nutricionales (conocidos como “necesidad”) en el largo plazo.

Las ONG señalaron con preocupación que de esta manera “se sentencia a muerte a docenas de ballenas jorobadas que migran desde el Ártico a las cálidas aguas de República Dominicana, donde sustentan el desarrollo de una industria de turismo de avistaje que es fundamental para las comunidades costeras de países en desarrollo”.

“La Unión Europea pasará a la historia como el bloque de países responsable de generar las condiciones para eliminar de facto la moratoria y avanzar hacia la reanudación de la caza comercial de ballenas, una actividad que llevó a la mayoría de las especies de grandes cetáceos al borde de la extinción”.

Una de las maneras que los países pesqueros, como Japón, consiguieron en el pasado proceder a la caza comercial pese a la moratoria, fue el argumento de la denominada “caza científica” aprobada por la CBI. Sin embargo este año la Corte de Justicia Internacional sentó un precedente al objetar a Japón este tipo de práctica, por no corresponder realmente a ninguna de las características anunciadas con fines de investigación, sino que se trataba de fines comerciales.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios