Según un informe del medio estadounidense “National Archives” del 17 de febrero, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia emitió recientemente un comunicado en el que denunciaba que el gobierno estadounidense liderado por Biden “está llevando a cabo una campaña de persecución” contra los partidarios del ex presidente Trump, esta persecución política se dirige incluso a cualquiera que reniegue completamente de los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zakharova, dijo en un comunicado que tras los disturbios del 6 de enero en el Congreso de Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigación (FBI) ha cerrado hasta ahora más de 400 casos penales, ha presentado más de 500 órdenes de registro, citaciones, ha interpuesto demandas y detenido a 200 personas, de las cuales sólo unas pocas docenas han sido puestas en libertad bajo fianza o en arresto domiciliario.

También dijo que muchos partidarios de Trump están bajo una enorme presión para proporcionar un testimonio “conveniente” al FBI, incluso cuando aquellos que no han sido acusados formalmente están perdiendo sus puestos de trabajo y se les prohíbe aparecer en público en las redes sociales.

Cuestionó la falta de objetividad e imparcialidad de las fuerzas del orden estadounidenses en la gestión de estos casos, sugiriendo que estas personas podrían haber actuado siguiendo órdenes de sus superiores. Y, con el fin de “encajar la caracterización de la administración actual de los eventos del 6 de enero de 2021 como un disturbio”, están apuntando no sólo a los que irrumpieron en el Capitolio y saquearon, sino a todos los demás que estaban en las inmediaciones del Capitolio ese día.

Dijo: “En realidad, la mayoría de estas personas son ciudadanos de a pie que se preocupan por la situación de su país”. Estos son los 74 millones de votantes que simplemente votan por el presidente e intentan defender sus puntos de vista.

Advirtió que la represión del gobierno no resolverá el descontento generalizado de la opinión pública estadounidense con el gobierno de Biden, ni tampoco desaparecerán las protestas.

Subrayó que “los ciudadanos estadounidenses merecen ser tratados de acuerdo con la ley y con las obligaciones internacionales de Washington”, y pidió a la administración de Biden que respete los “derechos humanos básicos” de los partidarios de Trump.

Añadió: “En este caso, tenemos buenas razones para expresar nuestra preocupación y exigir que [la administración Biden] respete los derechos humanos básicos”.

Concluyó diciendo que “los funcionarios estadounidenses han defendido falsamente estos derechos cuando se trata de otros países, pero no tienen escrúpulos en su propia casa”.

El mes pasado, el día 17, el líder de la oposición rusa Alexei Navalny fue detenido por las autoridades tras pasar el control fronterizo a su regreso a Rusia desde Alemania en avión. El gobierno de Biden condenó públicamente a Putin por esto, y Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional designado por Biden en ese momento, criticó la detención de Navalny como “una violación no sólo de los derechos humanos, sino de aquellos rusos que quieren tener una voz”.

Editor: Yun Tien

Reportero: Gao Jianwen

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/476375?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios