Es una verdura fresca que tiene al agua como componente principal, lo que se traduce en un escaso aporte de calorías e hidratos de carbono, y además es rico en minerales y vitaminas. Debido a estas razones, se aconseja su incorporación en la alimentación diaria.

En referencia a su contenido de vitaminas, se destacan la A, C y E, al igual que la provitamina A. Al mismo tiempo, posee folatos y betacaroteno -mayoritariamente, en su cáscara-. En cuanto a su aporte mineral, se distinguen los siguientes: fósforo, hierro, magnesio y potasio, entre otros.

Por otra parte, la vitamina C es la encargada de dar protección contra varios tipos de cáncer y de intensificar las funciones inmunológicas. Entre las sustancias inhibidoras del cáncer, que se encuentran en el pepino, sobresalen los fitoquímicos -fitosteroles y terpenos-.

Se trata de un alimento asociado con las épocas de calor y es empleado, principalmente, en ensaladas y gazpachos. Aunque es una verdura idónea para los meses de temperaturas altas, también lo es para el resto del año porque ayuda a la correcta circulación sanguínea y tiene efectos purificadores a nivel intestinal.

Se aconseja consumirlo fresco y con la piel, y es perfecto para neutralizar la acidez, así como para las personas que padecen diabetes, gota o artritis. Igualmente, se le puede añadir limón o yogur, y lo mejor es emplear muy poca cantidad de sal -lo ideal sería prescindir de ésta, por supuesto-. Debido a lo planteado anteriormente, cabe agregar que en el caso de presentar alguna patología a nivel gástrico, intestinal o simplemente digestión lenta, entonces se recomendará su consumo sin cáscara para que resulte mas fácil la digestión.

SUAT te invita a sumar esta rica verdura en la dieta semanal con el fin de alcanzar todos esos beneficios.

Lic. Magela Mallada
Nutricionista de SUAT

Artículo original

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios