Practicantes de Falun Gong fueron agredidos durante la visita de Xi Jinping a Brasilia

(Captura de video / G1)

Un grupo de agentes chinos los golpeó y les robó banderas y materiales informativos. Uno de los atacantes fue arrestado y otros cuatro fueron demorados por la Policía.

(Captura de video / G1)
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

BRASILIA – En la tarde del 17 de julio, mientras los practicantes de Falun Gong brasileños se manifestaban pacíficamente con motivo de la visita del mandatario chino Xi Jinping, agentes de seguridad chinos vestidos de civil rodearon y agredieron a los practicantes con puñetazos y patadas, en el Panteón de la Patria y la Libertad Tancredo Neves, en Brasilia.

Los practicantes habían estado desde la mañana realizando una protesta pacífica para pedir el fin de la persecución a Falun Gong en China, meditando y repartiendo material informativo a los transeúntes. Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina tradicional de cultivación de la Escuela Buda, que consiste en una serie de ejercicios suaves, una meditación y la asimilación a los principios morales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Desde 1999, el régimen chino lanzó una campaña de persecución contra los practicantes, que incluye torturas, lavado de cerebro y sustracción de órganos de practicantes vivos.

Durante las actividades en Brasil con motivo de la participación de Xi en la cumbre del BRICS, los agentes chinos utilizaron diversos métodos de intimidación y opresión para impedir la manifestación pacífica de los practicantes: persuadieron a la policía para que mantuvieran a los practicantes lejos de la comitiva, los intimidaron verbal y físicamente, obstruyeron la visibilidad de los manifestantes, bloqueando sus movimientos y su meditación, e incitaron a la policía contra los practicantes, entre otros.

Frustrados por su fracaso, los agentes de seguridad chinos adoptaron posturas cada vez más agresivas, que fueron desde insultos y provocaciones, pasando por intento de robo de las pertenencias de los practicantes, a finalmente recurrir a la confrontación y el uso de violencia física, que culminó con la cobarde agresión a los practicantes en el incidente del Panteón.

Los agentes chinos arrinconaron a los practicantes en un intento por disuadirlos para que dejaran de manifestarse ante la comitiva china, en una clara violación de sus legítimos derechos como ciudadanos brasileños.

Los practicantes de Falun Gong presentaron la denuncia contra los agresores la Comisaría 5° de la Policía Civil del Distrito Federal, y comentaron el incidente a La Gran Época.

Una de las víctimas, Ruth Eli Tavares –practicante de Falun Gong desde hace 11 años– contó del episodio: “Me sentí invadida. Creo que fue una atrocidad haber sido oprimidos por extranjeros en nuestro propio país. Esta actitud opresiva que experimentamos hoy refleja cómo el régimen chino trata a Falun Gong en China”.

“No parecían turistas normales, sino personas entrenadas para restringir nuestra protesta, para impedirla; de manera truculenta, rompieron nuestros materiales y los arrojaron a otros chinos ubicados en puntos estratégicos, los cuales huyeron rápidamente. Parecía todo planeado”, relató Alessandro, de 27 años, quien fue brutalmente agredido por cinco chinos simultáneamente.

Una practicante de Falun Gong china, Rao E, de 51 años, residente desde hace 14 años en Brasil, quedó sorprendida por las acciones brutales e inmorales de los atacantes: “Vi a los matones chinos, en grupo, lanzando golpes y codazos a varios practicantes, inclusive a mujeres, sin el menor escrúpulo. Aparte de robarse las banderas de los practicantes, me arrancaron mi bolso de las manos con tanta fuerza que me lastimaron los dedos. Además de las banderas, ellos apuntaban a nuestro material de denuncia sobre la persecución a Falun Gong en China”.

En referencia a lo ocurrido, la psicóloga y practicante de Falun Gong, Beatriz Saliés, de 41 años, dijo: “De los aproximadamente 20 hombres que nos atacaron, había algunos que reconocimos del grupo que nos había intimidado el día anterior. Antes del evento, me di cuenta de que tenía que hacer algo más que una manifestación pacífica: planeo presentar una demanda contra el régimen chino por violaciones de los derechos humanos, para hacerles saber que en Brasil, al contrario de lo que ocurre en China, no hay impunidad para quienes atacan a personas que valoran los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, los principios de Falun Gong”.

Tras las agresiones y el robo a los practicantes de Falun Gong brasileños, uno de los chinos fue arrestado en la Plaza de los Tres Poderes, después de tratar de escapar con dos banderas robadas. La policía fue movilizada, cuatro de los atacantes fueron identificados y llevados a la Comisaría 5° de la Policía del Distrito Federal.

La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios