Reflexionando respecto a las condiciones de vida atmosféricas del Planeta Tierra, inevitablemente es de admirarse que la coincidencia de haber nacido bajo las condiciones ideales para la vida humana, es algo digno de agradecer.

Miles de años permitieron que el Planeta Tierra llegara a condiciones ambientales y atmosféricas tales que permitieran a los seres humanos y a otras especies sobrevivir dentro de él; es por ello que es importante conocer aquellos elementos que deben estar en perfecta proporción para permitir a la raza humana el tiempo para nacer, sobrevivir, reproducirse y por que no, hasta mejorar y evolucionar como especie.

De acuerdo a una categorización realizada por el Instituto de Astronomía de la UNAM, existen 3 tipos de atmósferas tan sólo en el sistema solar y se les llama Atmósferas de Planetas Terrestres, Atmósferas de Planetas Gaseosos, y Atmósferas de Otros Cuerpos.

Dentro de la Categoría de “Atmósferas de otros cuerpos”, se encuentran el Exo-Planeta Plutón, y la luna de Saturno que es Titán, ambos contienen cerca de un 100% de nitrógeno, lo cual no permitiría de ningún modo albergar vida humana ya que son niveles muy altos de dicho elemento.

Las “Atmósferas de planetas gaseosos”, se refieren a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Pero por un lado, Júpiter y Saturno contienen ácido sulfúrico y metales en su atmósfera, que harían imposible respirar en la intemperie a un ser humano. Urano contiene Metano, lo cual envenenaría a cualquier humano si respirara dentro de su atmósfera. Neptuno por su parte, contiene Helio, que aunque es en baja concentración, sería suficiente para congelar a cualquier tipo de vida.

Es entonces cuando ponemos atención en la tercer categoría de atmósferas, la categoría de “Atmósferas de planetas terrestres”. A dicha categoría, pertenecen Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Pero Venus y Marte contienen altas concentraciones de dióxido de carbono, ¿Se imaginan vivir en un planeta donde sólo es posible exhalar oxígeno pero no inhalarlo? Es entonces cuando Mercurio se impone con un 42% de oxígeno, desafortunadamente, éste porcentaje es demasiado para el humano, ya que sólo requiere una atmósfera con el 21% de oxígeno para vivir.

Afortunadamente, el Planeta Tierra se ganó la lotería, y contiene la cantidad exacta de Nitrógeno (78%) y Oxígeno (21%) que hacen posible la vida humana en él. Si en verdad el Planeta Tierra se ganó la lotería de la proporción exacta de aquellos elementos que albergan vida humana, ¿acaso también la raza humana se ganó el premio mayor?

Es decir, no se descarta para nada el hecho de que exista vida en otros sistemas, pero de que exista vida humana, tal y como la conocemos; implica un equilibrio determinado, una armonía perfecta, y una cantidad exacta de aquellos elementos que permiten generar vida que solo la naturaleza del universo puede configurar.

“Para que la Tierra tuviera la atmósfera que tiene, las especies que alberga y proporcionara vida a la especie humana, tuvieron que darse condiciones excepcionales en muchos años luz a la redonda”

Fuente: Instituto de Astronomía –UNAM

Por Leticia Flores

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios