Programa espacial de China es dominado por el ejército

(Gary Feuerberg / La Gran Época)

El nuevo liderazgo chino mostró interés con respecto a sus planes de explotación de la tecnología espacial para buscar ventaja militar, pero también ve al espacio como el campo para la guerra.

(Gary Feuerberg / La Gran Época)
dale click a la foto para ampliar

 WASHINGTON-El programa espacial chino es impulsado por objetivos militares, y es parte de un esfuerzo por desplazar a Estados Unidos de su papel de liderazgo a nivel mundial, según los expertos.

“Mientras que China persigue un crecimiento comercial, con la agenda del espacio interplanetario y  de la ciencia espacial, la base de su programa espacial sigue siendo la búsqueda de ventaja militar para el Ejército Popular de Liberación (EPL)”, dijo Richard Fisher, investigador principal, en el Centro de Estrategia y Evaluación Internacional de Asuntos Militares Asiáticos. Fisher estaba asesorando a la Comisión económica y de revisión en Seguridad de Estados Unidos en una audiencia el 18 de febrero.

“Los esfuerzos espaciales de China están subordinadas al EPL”, añadió.

Las intenciones de combate de la China comunista en su programa espacial tripulado fue revelado en la primera misión Shenzhou-5 en 2005, de acuerdo con Fisher. Su testimonio escrito declara, “El astronauta Yang Liwei compartió su nave con dos cámaras de vigilancia óptica”.

El nuevo liderazgo chino mostró interés con respecto a sus planes de explotación de la tecnología espacial para buscar ventaja militar, pero también ve al espacio como el campo para la guerra.

Hay evidencia de que el secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh) Xi Jinping, “ordenó personalmente a los servicios del EPL se preparasen para el combate espacial“, dijo Fisher, basado en un discurso que pronunció el 5 de diciembre de 2012, a una audiencia militar. No se dio a conocer en el momento. Las declaraciones de Xi fueron citadas en un discurso pronunciado a finales de 2014 por un general veterano que apareció en un artículo de revista. Esa referencia desapareció poco después.

 La motivación detrás del programa espacial es sostener al Partido Comunista Chino y “eventualmente desplazar a Estados Unidos de su posición de líder a nivel mundial”, dijo Fisher.

Algunos consejos bastante inusuales se ofrecieron de expertos chinos en una audiencia de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad entre Estados Unidos y China sobre programas espaciales y programas anti espaciales chinos, el 18 de febrero.

Un experto sugirió seriamente que Estados Unidos y China consideren llegar a un acuerdo para que si estalla un conflicto entre ellos, ninguno interferirá con el funcionamiento de los satélites del otro. En otras palabras, hacer del espacio un “santuario” fuera de límites en el caso de un conflicto. Para entender el razonamiento detrás de esta recomendación, conocer algunos antecedentes sobre los programas espaciales de China y Estados Unidos es primordial.

Dominio espacial

La doctrina china asume que “luchar y ganar las guerras modernas reside en la capacidad para establecer dominio en la información”, dijo Dean Cheng, del Heritage Foundation en la audiencia. El dominio de la información se adquiere a través de la recopilación y comunicación de la información en el campo de batalla, mientras que se impide al adversario hacer lo mismo.

Los chinos vieron que la información es esencial, que va desde información meteorológica a orientación de armas y comunicaciones, se obtiene cada vez más a través de los satélites, según Cheng. Citó un estudio chino influyente de 2013 de la intervención de la OTAN en Kosovo, donde “el 98 por ciento de las armas guiadas con precisión, fueron guiadas con información basada en el espacio”. El ejército chino llegó a la conclusión en sus estudios sobre las guerras estadounidenses, que el dominio de la información depende de la dominación del espacio.

China, por lo tanto, a finales de 1990 desarrolló su propia modernización militar construida alrededor de puntos fuertes en la información, tales como “vigilancia por satélite de mayor resolución óptica y de radar […] la transmisión de datos basados en el espacio y los nuevos satélites de alerta rápida infrarroja multiespectral”, afirma el testimonio escrito de Fisher.

Vulnerabilidad de EE.UU.

Al mismo tiempo, China invirtió en “capacidades de lucha contra el espacio destinado a explotar la dependencia militar de EE.UU. en el espacio, la cual los chinos ven como una vulnerabilidad crítica de Estados Unidos,” dijo el Dr. Phillip Saunders, de la Universidad de Defensa Nacional.

Con ese fin, China desarrolló una serie de diferentes armas anti-satélite. Fisher concluyó que “el aparente objetivo del EPL es la negación y luego el dominio en la órbita terrestre baja (LEO), y luego extender el control en el sistema Tierra-Luna”.

En 2013, la Academia de Ciencias China dijo que China llevó a cabo una prueba de cohete sonda a gran altura. Kevin Pollpeter, del Instituto de la Universidad de California, testificó que una evaluación del gobierno de Estados Unidos de la prueba indicó que las capacidades ASAT [anti-satélite] de China se habían expandido, y “podrían ayudar a permitir a China a poner en peligro los satélites como el GPS y las comunicaciones satélites en órbitas terrestres media y alta”.

Cheng declaró que esta prueba constituye una “sustancial ampliación de la amenaza potencial que presenta la capacidad anti-satélite china”.

Además, los escritos del EPL en temas espaciales subrayan una preferencia por “matar suave”, que niega el uso de los recursos espaciales al bloquear, cegar o hacer ciber-ataques, que el  “matar con fuerza”, el cual es un ataque cinético que podría producir desechos espaciales significativos que podrían afectar los propios satélites chinos, declaró el doctor Saunders, quien dijo que estaba hablando de su propia investigación personal y no oficialmente por el Departamento de Defensa o de la Administración.

Asimismo, China tiene en su arsenal armas de energía dirigidas, incluyendo el láser, microondas de alta potencia, y armas con rayos de partículas para las misiones ASAT, de acuerdo con la Oficina del Secretario de Defensa. “Los láseres con mayor potencia pueden causar daños permanentes en los satélites y en niveles inferiores pueden cegar temporalmente las imágenes de un satélite de teledetección”, escribió Pollpeter.

Santuario satelital

EE.UU. es más vulnerable que China para el combate espacial, ya que tiene muchos más satélites que son vitales para las operaciones militares. EE.UU. estableció más de 500 satélites militares y civiles, mientras que China desplegó unos 120 satélites, afirma el testimonio escrito de Fisher.

Una respuesta sería desarrollar una capacidad de lanzar rápidamente satélites de reemplazo para limitar las ventajas de los ataques ASAT. Pero este enfoque no es rentable.

Aunque China goza de una ventaja estratégica en la actual asimetría de la vulnerabilidad en el espacio, Saunders dice que los chinos se estarían poniendo al día y se volverá más dependiente de sistemas espaciales vulnerables. China todavía no es dependiente, dijo en testimonio oral.

“Con el tiempo, mayor simetría y dependencia militar y civil de Estados Unidos y China sobre los bienes espaciales puede producir más intereses comunes en hacer del espacio un santuario en el caso de un conflicto”, dijo en una declaración escrita. Basado en el principio de la disuasión mutua, pensó que es razonable para los dos países que lleguen a un acuerdo “de no interferir con las operaciones de los satélites civiles y militares entre ellos”.

Fisher dijo que es escéptico de que los satélites se conviertan en un santuario. “Los satélites son una atractiva zona de combate principalmente porque ofrece un impacto político y psicológico muy alto y en comparación con el costo que se paga en términos de hombres y material […] Hoy en día, sobre todo la tentación de atacar la superioridad estadounidense es demasiado grande. Creo que se va a utilizar en cualquier conflicto a corto plazo, sobre todo debería ocurrir algo en el Mar de China Meridional o Taiwán o las [Islas Senkaku, también conocida como las Islas Diaoyu]”.

Saunders respondió que la alternativa al enfoque del santuario satelital es el caos y la posibilidad de convertir el obituario inferior en un “cementerio”. Agregó que los satélites comerciales bajarán demasiado, y que nuestra economía sufrirá mucho, por ejemplo, si el GPS deja de funcionar.

“Puede muy bien ser que la próxima guerra sea en el espacio”, pero no puede ser una guerra cinética porque de lo contrario da como resultado un cementerio. No se podrá hacer nada allá arriba […] no es probable que el Santuario satelital desaparezca rápidamente, porque la alternativa es peor”, dijo.

Desechos espaciales

Varios expertos se refirieron a la falta de conciencia de los militares chinos o la indiferencia a su contribución a los desechos orbitales. En enero de 2007, China puso a prueba un sistema anti-satélite lanzado desde tierra y destruyó un satélite meteorológico obsoleto que resultó en “uno de los peores eventos de generación de residuos en la historia espacial”, dijo Cheng.

China carece de programas para la eliminación de satélites y naves espaciales en desuso, lo que refleja una falta de prioridad, declaró el profesor Roger Handberg, de la universidad de Central Florida, Orlando, Florida. Por cierto, el impacto cinético del satélite meteorológico “claramente demostró la capacidad de guerra anti-satelital de China”, testificó Tate Nurkin, líder en seguridad y defensa espacial.

“Si China no se vuelve más consciente del impacto de los desechos orbitales en las operaciones espaciales, la realidad podría ser una disminución significativa en la capacidad de los Estados para operar en el espacio, especialmente en la órbita baja de la Tierra”, dijo el doctor Handberg. Sugirió que los GPS estadounidenses podrían ser desactivados y la exploración espacial severamente dañada por los escombros.

¿Cooperación espacial?

La guerra parece dominar el pensamiento de los militares chinos. Fisher declaró que China fue uno de los 22 asistentes que llegaron el verano pasado a los ejercicios  marítimos multilaterales RIMPAC alrededor de Hawái. El objetivo era desarrollar relaciones de cooperación que garanticen la seguridad de las vías marítimas y la seguridad en los océanos del mundo.

“Para ofender a la Marina de Estados Unidos y sus aliados […] China trajo consigo su propia nave de inteligencia electrónica ELINT para grabar las emisiones electrónicas de todo el mundo […] Eso simplemente no es un buen augurio para la cooperación en el espacio tampoco”, declaró Fisher.

Por Gary Feuerberg – La Gran Época

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios