Protesta pacífica en Brasil ante la visita de mandatario chino

Protestas por practicantes de FalunGong por visita de Lider Chino
Xi Jinping llegó al país para participar de la cumbre del BRICS y fue recibido por practicantes de Falun Gong demandando el fin del genocidio en China.

BRASILIA – Durante su visita a Brasil, el mandatario de la R. P. China, Xi Jinping, y su comitiva fueron recibidos, en la Plaza de los Tres Poderes en Brasilia, por practicantes de Falun Gong que exhibían pancartas y pedían el fin de la persecución a Falun Gong en China.

En la tarde del miércoles, cuatro practicantes de Falun Gong fueron capaces de llegar a donde estaba el mandatario para mostrarle sus pancartas de protesta. Los practicantes estuvieron todo el día en el lugar, mostrando sus pancartas y explicando a la policía y a los transeúntes acerca de la persecución contra Falun Gong en China.

Diversos sectores de la defensa pública brasileña fueron enviados a impedir que los practicantes se acercaran a la comitiva, la cual, a su vez, estacionó camionetas en fila para evitar que los manifestantes pudieran ser vistos desde la Plaza de los Tres Poderes.

De acuerdo a uno de los manifestantes, Beatriz Saliés, psicóloga y practicante de Falun Gong, más de 150 policías estuvieron presentes de la mañana a la noche para mantener alejados a los practicantes. “Eso nos dio la oportunidad de aclarar los hechos a la policía sobre la persecución a Falun Gong en China. Fue maravilloso”.

Al caer la tarde, una periodista británica que vive en Brasil entrevistó a los manifestantes para hacer un reportaje sobre la persecución a Falun Gong, el cual será enviado a Hong Kong. Ella fotografió escenas de la protesta  y expresó su desconcierto al ver cómo la comitiva presidencial había colocado varias camionetas en fila a lo largo de la acera donde los practicantes se manifestaban.

Falun Gong es una disciplina espiritual pacífica basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. En los años 90, la práctica se volvió muy popular en China. Pero en 1999, el régimen comunista, bajo las órdenes del entonces cabecilla Jiang Zemin, comenzó una persecución brutal contra los practicantes de Falun Gong en toda China. La gran popularidad de Falun Gong, que fue presentado al público en 1992 y en 1999 ya contaba con entre 70 y 100 millones de adherentes, más que el número de afiliados al Partido Comunista Chino, habría asustado al líder comunista, que entonces tomó medidas autoritarias para reprimir la tradicional disciplina.

Desde entonces, los practicantes de Falun Gong en China han sido encarcelados, torturados, enviados a campos de trabajo forzado e incluso han sido víctimas de la sustracción de órganos. Alrededor del mundo, los practicantes de Falun Gong han estado tratando de crear conciencia sobre la persecución. Cuando los funcionarios del Partido Comunista Chino visitan otros países, es común que se topen con manifestaciones pacíficas de Falun Gong que muestran banderas y pancartas denunciando la violación de los derechos humanos y exigen el fin inmediato de la persecución.

Por Ticiane Rossi – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios