Un claro ejemplo de como desaparece un pueblo y se convierte en un pueblo fantasma es en Indonesia.

El volcán Sinabung, al norte de la isla de Sumatra, en Indonesia tuvo sus últimas erupciones en Junio del 2015, después de haber estado en calma por 400 años.

A pesar de que las personas se encontraban totalmente establecidas con la esperanza de que el volcán nunca despertaría, ese día llego dejando sus laderas vacías y declarado por las autoridades como un lugar peligroso para habitar.

El fotografo Binsar Bakkara de AP visitó el lugar queriendo tomar el pasado y presente del lugar en donde no encontró nada, sólo recuerdos y casas que se desmoronan con objetos personales que solo servirán para el recuerdo.

Durante las erupciones del volcán.

Después de las erupciones del volcán.

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios