Qhapaq Ñan: Nuevo Patrimonio Mundial

Foto: Ministerio de Cultura-UNESCO

Es una vasta red de 30,000 kilómetros de caminos y son seis países sudamericanos, los que celebran la inclusión del Qhapaq Ñan o Camino del Inca en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Foto: Ministerio de Cultura-UNESCO
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

Este 21 de junio pasado, ha sido anunciada la inclusión en la lista como Patrimonio Mundial de la UNESCO, el Sistema Vial Andino Qhapaq Ñan.

El anuncio se realizó durante la 38º reunión del Comité de Patrimonio Mundial de UNESCO que se celebra en Doha, Qatar, informó su página oficial.

La candidatura de Qhapaq Ñan como patrimonio Mundial, fue presentada en forma conjunta por Perú, Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Bolivia, en febrero de 2013.

Consciente del inmenso valor cultural, material e inmaterial de Qhapaq Ñan, sustentado en su función integradora y su vigencia física y funcional, el gobierno de Perú, a través del Ministerio de Cultura, promueve en 2001, la iniciativa multinacional para la inscripción del Qhapaq Ñan en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, la cual fue apoyada posteriormente por Argentina, Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador quienes se adhirieron a la suscripción, empezando un trabajo sin precedentes, coordinado entre los Ministerios de Cultura y de Relaciones Exteriores, las Comisiones Nacionales de Cooperación con la UNESCO y las Secretarías Técnicas de Qhapaq Ñan, con la colaboración del Centro de Patrimonio Mundial, constituyendo un ejemplo excepcional de cooperación regional en América Latina.

Por su parte, UNESCO ha apoyado y acompañado este proceso desde hace diez años, el cual significa la candidatura más compleja y elaborada de la Lista de Sitios de Patrimonio Mundial de la UNESCO, debido a la extensión y cantidad de elementos particulares que componen este bien cultural en serie.          

Los tramos nominados son: Binacional Perú – Bolivia: Cusco – Desaguadero – La Paz; Binacional Perú – Ecuador: Aypate – Las Pircas – Las Limas; tramos nacionales: Ollantaytambo – Lares (Cusco); Vitkos – Choquequirao (Cusco); Xauxa – Pachacamac (Junín y Lima); Huánuco Pampa – Huamachuco (Huánuco, Ancash, La Libertad); la Plaza Hanan Hauk’aypata y el Puente Q’eswachaka, ambos en Cusco.    

Qhapaq Ñan

El Qhapaq Ñan o Gran camino Inca, constituye la red de caminos más antigua de América; es una extensa red viaria de aproximadamente 30 mil kilómetros, construida a lo largo de varios siglos por los incas, aprovechando en parte infraestructuras pre incas ya existentes, con la finalidad de facilitar las comunicaciones, transporte, comercio y fines de defensa; organizado y articulado como parte de un proyecto político integrador y expansionista: EL TAHUANTINSUYO (“los cuatro suyos o partes unidas”).

Este impresionante sistema de caminos se extiende por una de las zonas geográficas del mundo de mayor contraste: Desde las cumbres nevadas de los Andes a más de 6,000 metros de altitud, hasta la costa del Pacífico, pasando por bosques tropicales húmedos, valles fértiles y desiertos de aridez absoluta, destacó el comunicado de la UNESCO.  

El nuevo sitio del Patrimonio Mundial consta de 273 componentes, los cuales se han seleccionado para poner de relieve la importante función social y política de la red viaria; las obras maestras de arquitectura e ingeniería y las infraestructuras conexas dedicadas a las actividades mercantiles, el alojamiento y almacén de mercancías y los sitios con significado religioso.  

El Qhapaq Ñan, es una obra arquitectónica monumental que encierra una gran diversidad geográfica, humana, cultural e histórica. Un total de 250 kilómetros de caminos, 81 sitios arqueológicos y 156 comunidades asociadas a la vialidad de Qhapaq Ñan, ubicados en Perú, han sido incorporados como Patrimonio Mundial. A la fecha, Perú contaba con 11 sitios arqueológicos inscritos.

Actualmente, Qhapaq Ñan, sigue articulando redes de comunicación, producción e intercambio entre las comunidades que se trasladan por sus vías; se trata pues, de un patrimonio vivo que a la vez constituye una oportunidad para que los pueblos contemporáneos puedan seguir construyendo un futuro de esperanza.      

Por Marjorie Aguirre – RADIOSOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios