Qin Shubao: guerrero valiente y bravo de la Dinastía Tang

DA CLICK PARA AMPLIAR LA IMAGEN
Libró más de 200 batallas y sirvió al emperador Taizong

 Qin Shubao, también conocido como Qin Qiong fue un audaz guerrero, reconocido como uno de los 24 héroes que establecieron la Dinastía Tang.

Sirviendo inicialmente como un joven soldado de la dinastía Sui, Qin Shubao llamó la atención de su general militar por su fiereza en las batallas y la integridad en su servicio. Pronto fue promovido como comandante de un escuadrón pequeño.

El ejército para el cual sirvió se enfrentó una vez con fuerzas rebeldes cinco veces más grandes. Para ganar la batalla, el general decidió colocar una trampa con una falsa retirada y luego tener un pequeño equipo de élite que lanzara un feroz ataque a la base del enemigo, cuando las tropas rebeldes principales fueran atraídas para perseguirlos.

Frente a la crítica y peligrosa tarea de liderar el equipo élite, Qin Shubao fue uno de los dos voluntarios destacados.

El plan funcionó, cuando el equipo de Qin Shubao tomó la base y la prendió fuego, después de una lucha sangrienta y feroz. La fuerza rebelde sufrió una derrota fatal cuando intentó retroceder para rescatar su base, Qin Shubao demostró su valentía y fue ascendido a comandante mayor.

Otra famosa historia sobre Qin Shubao fue sobrenatural. Esta dice que cuando el Emperador Taizong fue perseguido por los fantasmas de la guerra. Qin Shubao junto con otro feroz guerrero se ofrecieron para proteger las puertas del Palacio por las noches y ahuyentar a los fantasmas. Esto parecía surtir efecto y más tarde el emperador ordenó que el pintor hiciera los retratos de ellos para proteger las puertas del Palacio. Poco a poco, la gente común seguía la misma práctica, y sus retratos fueron considerados como dioses guardianes para hogares hasta la actualidad.

Qin Shubao se unió la armada de Tang y sirvió como militar favorito del príncipe Li Shimin que más tarde se convirtió en el emperador Taizong de la dinastía Tang. Se dice que una vez, cuando el príncipe se burló de él, corrió por si mismo a una tropa enemiga grande lleno de furia, el enemigo estaba tan asustado que le dejó libre el camino hasta su general militar, quien fue sacrificado luego por Qin Shubao.

Qin Shubao cayó gravemente enfermo después de ser nombrado militar general en jefe. Tranquilamente aceptó su destino y dijo, “he pasado toda mi vida en el servicio militar, más de 200 batallas. ¿Cómo no podría estar enfermo con tantas lesiones en mi cuerpo?”.

El Emperador Taizong, mandó hacer una estatua de Qin Shubao montando a caballo, como reconocimiento a sus hazañas militares.

Por David Wu  – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios