En la semana anterior a las elecciones de este año, el presidente de Estados Unidos, Trump, corrió sin descanso a diferentes estados para hacer el recorrido de su campaña. Tan solo el 2 de noviembre, fue a cinco estados para dar discursos. El último mitin terminó a las 1:30 a.m. del 3 de noviembre, cuando regresó a la Casa Blanca ya eran las 3:30 a.m. Sin embargo, a las 7:00 a.m. del día 3, fue entrevistado por Fox Morning News.

¡Es difícil creer que incluso una persona joven pueda soportar una presión laboral tan grande, y mucho más un hombre de 74 años de edad! Justo cuando la gente está esperando las elecciones, el presidente Trump finalmente puede relajarse. En ese momento, no esperaba que debido al escándalo de fraude electoral de Biden, la campaña del presidente Trump haya entrado en la siguiente etapa de agitados procedimientos legales. La gente no solo preguntará qué tipo de comida puede permitirle al presidente Trump mantener una energía tan fuerte. ¿Fuerte físico?

La respuesta puede sorprender a la gente. El asistente que acompañó al presidente Trump a varias campañas en 2016 reveló que el presidente, que en ese momento tenía 70 años, le gustaba la comida rápida como McDonald’s, pizza, hamburguesas o KFC, y le gustaba beber Coca-Cola Light sin azúcar y nunca desayunar. Aunque desayuna de vez en cuando también le gustan las salchichas y huevos, los cuales no son alimentos que se consideren saludables como los cereales y avena.

El presidente Trump en el avión (Foto: Trump Twitter)

Se dice que el presidente Trump también come vegetales, pero la cantidad no es grande, principalmente vegetales para acompañar al bistec. El presidente Trump también come ensaladas, verduras como lechuga, tomate, aguacate, etc., también hay muchas carnes, como tocino o pechuga de pollo. El ex director de campaña del presidente Trump, Corey R. Lewandowski, mencionó en un libro que escribió: Nunca lo he visto comer frutas o nueces. Sus bocadillos favoritos son las papas fritas originales de Lay y las galletas de sándwich, galletitas sabor a vainilla de Oreo. Estos dos, son los bocadillos número uno que suelen aparecer en el avión de la fuerza aérea del presidente Trump. Lo interesante es que los bocadillos del presidente Trump están relacionados con la política, a él le gustaban las galletas Oreo, pero dejó de comerlas después de que Oreo trasladara la fábrica a México.

Galletas Oreo (Foto: Open Food Facts)

El presidente Trump dijo una vez a la revista People que el discurso constante en mitin a gran escala es como una especie de ejercicio, por lo que no tiene tiempo para sentarse y comer. No es de extrañar que siga comiendo papitas y galletas.

La revista «Time» informó que «en el trabajo diario del presidente Trump, parece que no hay tiempo para sentarse a la mesa y comer. A menudo termina el almuerzo en pilas de periódicos y reuniones informativas».

Presidente Trump (Foto: Facebook de Trump)

El presidente Trump también tiene comida que no le gusta, es decir, sushi japonés, y está muy disgustado con ella. Según un extracto del libro «El magnate perdido: La vida de Donald J. Trump» el presidente Trump declaró durante su viaje a Japón en 1990 que no comería «sashimi» (pescado crudo) eligió comer hamburguesas de McDonald’s.

El presidente Trump no bebe alcohol en absoluto, porque su hermano Freddy murió de alcoholismo a una edad temprana, pero al presidente Trump le encanta beber la versión sin alcohol de Bloody Mary. Un asistente dijo que era la versión del cóctel del presidente Trump. Aunque el presidente Trump no bebe bebidas con cafeína, sí beberá mucha Coca-Cola Light con bajo contenido de azúcar y podrá beber varias latas al día. De acuerdo con las instrucciones de Coca-Cola, una lata pequeña de Coca-Cola contiene aproximadamente 42 mg de cafeína. Si el horario del presidente Trump es particularmente apretado, beberá Coca-Cola con azúcar.

En términos de ejercicio, el presidente Trump rara vez participa en otros deportes además del golf y duerme muy poco. Uno de sus ex asistentes declaró que había recibido una llamada del presidente Trump alrededor de la 1:30 de la madrugada y alrededor de las 4:30 de la mañana. Aunque no hace suficiente ejercicio ni duerme, el presidente Trump suele comer, a lo que la gente considera comida chatarra. El informe de evaluación de salud emitido por su médico muestra que es uno de los presidentes elegidos más saludables a lo largo de los años.

La ciencia moderna siempre ha afirmado los tres alto, a saber: presión arterial alta, azúcar alta en sangre y los triglicéridos elevados en sangre son producido por la mala alimentación. Sin embargo la dieta de Presidente Trump hace que la gente cuestione la validez de esta afirmación.

No solo eso, el presidente Trump también fue el presidente de mayor edad en la historia de Estados Unidos. Tenía 70 años cuando juró, rompiendo el récord establecido por el presidente Reagan en 1981 cuando se convirtió en presidente a la edad de 69 años.

Desde que el presidente Trump ingresó a la Casa Blanca, sus tres comidas han comenzado a convertirse en bistecs y papas. Al presidente Trump le encantan especialmente los bistecs de su club. El mayordomo del presidente Trump dijo que le gusta comer bistecs bien cocidos, que son duros como piedras. Se dice que al presidente Trump le gustan mucho los pescados y mariscos, como cangrejos y camarones. Filet-O-Fish de McDonald’s es uno de sus favoritos.

El presidente Trump no solo está obsesionado con los bocadillos, sino que también tiene fobia a las bacterias. La comida, o los paquetes abiertos si no los termina, tienen que tirarlos.

Reportero y editor: Mou Shan

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/443935

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios