Un conocido de mi trabajo anterior, recientemente me escribió para preguntarme sobre los pasos que tomé para hacer un cambio personal y trabajar desde mi propia casa.

Me comentó lo siguiente: “Estoy cansado de trabajar en una empresa y tengo mucha gente que esta esperando contratarme para la preparación de comida y banquetes desde mi propia casa. Yo estoy seguro que hiciste muchos planes antes de tomar estos pasos ¿Qué planes hiciste al principio?”

Yo conozco por lo menos a otro compañero de trabajo quien esta contemplando hacer un cambio similar para ser un trabajador independiente aunque actualmente sus planes todavía no están claros.

¿Qué fue exactamente lo que hice durante el periodo de transición? Primeramente empecé a hacer una lista de cosas por hacer, entonces al poco tiempo me di cuenta que había varias cosas que yo hubiera querido hacer antes.

Aquí están las quince cosas que hice o hubiera querido hacer, durante los meses que me conllevaron a la transición de trabajar por mí mismo.

1. Aprender a vivir con menos

Uno de los retos mas grandes en freelance (trabajador independiente) es obtener ingresos irregulares, ya no tendrás el salario constante de un trabajo típico. También ya no existirá la idea de que estarás recibiendo más o menos la misma cantidad el siguiente mes o el que recibías cada mes.

Durante el 2009, en algunos meses gané solo el 25% de lo que yo ganaba antes mensualmente. Si lo que gastas iguala a tu ingreso, no vas a poder sobrevivir durante los meses más bajos. En lugar de eso, necesitas adaptarte a un gasto de nivel bajo constante. Empieza desde ahora a ver las cosas que puedes eliminar de tu vida para hacerla más sencilla, cada gasto que tengas que no sea necesario para los estándares básicos debe de ser revisado muy detalladamente.

A muchas personas no les gusta esto, aunque es la verdad: tus primeros meses como trabajador independiente va a ser un shock verdadero de muchas maneras. Lo último que necesitas en esta transición es hacerlo mas difícil al hacer gastos innecesarios. Si las cosas van bien, puedes en algún momento agregar algunos gastos en tu vida aunque a lo mejor te das cuenta sorprendentemente que estás bastante contento sin muchos de ellos.

2. Crea un presupuesto personal y de negocios.

Lo he mencionado antes, yo no soy creyente de un presupuesto que le quede a todos. Intentar hacer un presupuesto o algo que te quede a tí y que te lo proporcione otra persona está sujeto a fallar, porque ese ejemplo no va de acuerdo con tu vida.

Yo defiendo el punto que el verdadero valor que te proporciona un presupuesto es que revela muy claramente como realmente gastas tu dinero y te puede proporcionar algunos puntos claros para ver donde necesitas hacer cambios en tu vida. Puedes preparar un presupuesto basado en llevar un registro cuidadoso de todo lo que gastas en el mes, haciendo una lista larga de cada centavo que gastas y luego organizarlo en categorías. Cuando ya tienes esa lista, fíjate en el monto total de tus gastos, vas a necesitar un nivel de ingresos que por lo general en promedio excede un poco y tomando en cuenta las diversas categorías, ¿habrá algunas que puedas recortar?

Un ejercicio similar lo puedes hacer con los gastos de tu propio negocio y también te será útil aunque podrá ser un poco más difícil. Busca asesoría sobre los gastos que típicamente hacen otras personas independientes en tu área de interés y utiliza eso como una base.

3. Haz un fondo de emergencia

Si tu has seguido los pasos uno y dos y has hecho recortes en serio de tus gastos, ahora ya tienes una buena cantidad de dinero que te sobra cada mes, por eso no tengas la tentación de gastarlo, en lugar de eso mételo en tu cuenta de ahorros, de hecho, automáticamente instruye a tu banco a que te haga una transferencia de un monto significativo a tu cuenta de ahorros por tí.

Si has hecho tu presupuesto tendrás una buena idea de cuales son tus gastos mensuales realmente, yo recomiendo que tengas por lo menos seis meses ya evaluados de tus gastos para vivir en un fondo de emergencia antes de que tomes este gran paso. Esto te ayudará a tener lo necesario para sobrevivir en los meses bajos, particularmente en los primeros meses cuando empieces tu experiencia de trabajador independiente.

4. Hazlo aún más grande

A menudo la gente aparta un fondo de emergencia con poco dinero antes de que tomen el gran paso. Ya que tienen un poco de dinero ahorrado y están convencidos de que están listos para dar ese paso por que tienen muchos clientes y oportunidades para desempeñar, será mejor que no cometan ese error con ese poco dinero.

Uno de los problemas más grandes de los independientes, especialmente al principio, es que tienen la tendencia de adelantarse a las cosas. Un negocio y no importa que tan bueno sea, se tienen que firmar contratos y entregar el producto. A lo mejor tienes 10 clientes potenciales que hablan de grandes negocios y de lo que quieren hacer, pero ya en los hechos, muchos de ellos puede ser que se retracten.

Debes estar preparado para eso. No te permitas caer en situaciones de desesperación si algo no te sale bien. Cubre tus bases y la mejor manera para hacer eso es con un fondo de emergencia significativo, construye tus fondos ahora o después pero mantenlo bastante gordo.

5. Empieza a hacer contactos con tu audiencia y tu base de clientes hoy mismo

No hay mejor tiempo que el momento presente para empezar a buscar oportunidades, aunque pueda ser que des un salto hacia el futuro. Sal a la calle y empieza a buscar a la gente que le quieres vender.

En resumen, esta es una investigación de mercado – tu necesitas ir a buscar si hay personas que estén dispuestas a comprar lo que tu haces y que descubras como puedas conectarte con ellos. Obviamente el Internet y medios sociales como (Twitter y Facebook) son buenos lugares para empezar, pero eso es sólo el comienzo. También debes ir directamente donde esta la gente que pueden ser clientes potenciales o donde se congregan los competidores potenciales.

Empieza a encontrar a la gente hoy mismo. Participa en los tableros de compra y venta, empieza a participar en Twittering, empieza un blog. Camina en las calles y conoce tu comunidad local. Ve en busca de los tableros que ofrecen freelance u ofrecen empleos. Debes tener mucha pasión en el campo en el que estás explorando, ya que así funcionará y tendrás éxito, así como suficiente material para hablar sobre ello. Deja que la pasión fluya.

6. Elimina lo más que puedas tus gastos habituales

Regresando sobre el tema del dinero empieza a eliminar gastos, particularmente a aquellos relacionados con la diversión. Si deseas ver una película utiliza el Red box o un servicio similar. Elimina tu TV de paga, utiliza un convertidor digital para que ajustes tu TV. Vende tu coche y si puedes mejor utiliza transporte público o utiliza bicicleta o moto para trasladarte a tu trabajo. ¿Realmente necesitas un coche?

Para los gastos que no puedas eliminar, entonces rebájalos. Haz de tu vivienda un lugar que sea eficiente en energía y gasta menos energía que la que necesitas Por ejemplo ajustar el termostato. Recorta tu plan celular, ¿Acaso necesitas gastar tantos minutos o mandar tantos textos de mensajes?. Si deseas mantener tu servicio de cable o satélite, elimina algunos canales que no estas utilizando.

Entre más gastos mensuales elimines o reduzcas, tendrás más espacio para sentirte que puedes respirar en la transición.

7. Escribe un plan de negocios.

No te preocupes de ser demasiado formal al hacer esto. El propósito de escribir un plan de negocio es para hacerte pensar sobre los detalles en lo que te vas a meter. ¿Has tomado el tiempo necesario para pensar esto?

Las áreas que debes incluir en tu reflexión es análisis de mercado: Existe realmente una necesidad o un mercado para lo que estas haciendo o producto o servicio que quieres desarrollar, qué clase de servicio o producto realmente quieres ofrecer; marketing (de qué manera vas a traer la atención en lo que estás haciendo); organización financiera (el dinero); factores de riesgo (que problemas pueden surgir y cómo podrías manejarlas).

Dedícale algún tiempo a todo esto, incluyendo todo lo que te venga a la mente, y escribe los detalles sobre todos los puntos. No te aferres a hacerlo formalmente, solo enfócate en las ideas. Entre más esfuerzo le pongas a esto, será más fácil para ti, para que todo funcione cuando todas las cosas comiencen a fluir.

8. Ahora escribe ese plan de negocios.

A menudo, la mayoría de los independientes ponen muy poco esfuerzo en hacer un plan de negocios, si es que lo hacen. Ese es un error muy grande.

Yo sugiero que tu mismo te impongas fechas límites. Haz arreglos para mostrar tu plan de negocios a una persona de confianza y ponle fecha límite que el o ella te retroalimente sobre el plan de negocios. Al poner fecha límite te ayudará a mantenerte enfocado en el proyecto ya que quieres presentar algo razonable.

Después que ya lo muestres, pide todo tipo de retroalimentación, todo lo que te puedan decir para mejorar tu plan. Lo que estás pidiendo realmente son consejos sobre el trabajo que tú tienes la intención de hacer. Esto es para que doblemente recibas todo y asegurarte que has cubierto todas las bases.

Cuando te den sugerencias, utilízalas para volver a escribir tu plan, luego repites este ejercicio quizás con otra persona, quien pueda leerlo y hacerte otras sugerencias. Hacer esto con varias personas repetidamente te llevará lejos y te ayudará a crear un verdadero plan que funciona asegurándote de haber cubierto lo necesario.

Un buen plan de negocios no es apara aburrirse ni para perder el tiempo. Es una gran manera de asegurarte que estás cubriendo todas las bases y que a menudo el proceso de revisión es la más importante.

Por Trent Hamm

Creador y autor del best seller the simple dollar

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios