Redes criminales de China fabrican vacunas COVID-19 falsas y algunas llegaron al extranjero

0
472
Una trabajadora médica muestra una jeringa con la vacuna Sinovac Biotech Vero Cell en un centro de salud en Yantai, en la provincia de Shandong, en el este de China, el 5 de enero de 2021. (STR/AFP vía Getty Images)

Las autoridades chinas anunciaron recientemente una operación contra redes criminales implicadas en la fabricación de vacunas contra COVID-19 falsas y revelaron que algunos de los productos se distribuyeron a otros países.

Los sospechosos detenidos fueron acusados de obtener beneficios ilícitos por unos 18 millones de yuanes (USD 2.78 millones).

Hasta el 10 de febrero, se estaban investigando veintiún casos relacionados con vacunas en todo el país, con 70 sospechosos detenidos, según el medio estatal chino Xinhua, el 15 de febrero.

En las primeras fases del despliegue de vacunas en China, los sospechosos obtuvieron enormes beneficios fabricando vacunas falsas, vendiéndolas y revendiéndolas a precios elevados, e inoculando a grupos sin autorización, dice el artículo.

Al parecer, algunas de las vacunas falsas fabricadas en China se transportaron de Tianjin a Shenzhen y luego se introdujeron de contrabando hacia otros países a través de Hong Kong. Xinhua no especificó qué países.

Las redes criminales supuestamente compraban jeringuillas precargadas o envasaban las vacunas falsas con solución salina o agua mineral (cuando la solución salina estaba agotada). A continuación establecían ilegalmente centros de inoculación de emergencia.

Los sospechosos afirmaban que las suyas eran “auténticas vacunas COVID-19 obtenidas por canales internos”.

Colocaron anuncios en las redes sociales para atraer clientes. También falsificaron los certificados de los empleados, certificados de trabajo en el extranjero, billetes de avión y otros documentos justificativos para parecer distribuidores legítimos de vacunas.

En un caso, los sospechosos organizaron que más de 200 personas recibieran unas 500 dosis de vacunas falsas, obteniendo hasta diciembre de 2020 un beneficio de 547,000 yuanes (USD 84,695).

Otros se beneficiaron de un esquema para organizar que los ciudadanos se inocularan a través de programas de vacunación de emergencia en los hospitales. En ese momento, el régimen chino solo permitía que la población de alto riesgo se vacunara. Los sospechosos cobraban dinero para que la gente tuviera acceso a las vacunas reales.

Los escándalos relacionados con las vacunas son habituales en China.

Lu Jun, cofundador del Centro Yirenping de Beijing, una organización sin ánimo de lucro, dijo a Radio Free Asia que en China las organizaciones aprobadas oficialmente suelen estar implicadas en actividades ilegales.

“O bien los fabricantes autorizados producen vacunas de baja calidad, o bien las agencias gubernamentales antiepidémicas cometen irregularidades o incluso operaciones ilegales en el proceso de adquisición, distribución y transporte de las vacunas”, dijo Lu.

Lu citó un escándalo que estalló en 2010, después que se descubrió que una empresa farmacéutica de la provincia de Shanxi había producido vacunas de baja calidad, lo que provocó muertes en la zona. Según una investigación del medio de comunicación estatal China Economic Times, la empresa se confabuló con el gobierno de Shanxi para distribuir las vacunas en toda la provincia.

Redacción: FRANK YUE

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios