Reforma constitucional energética de México: dicotomías en la sociedad y en el gobierno

El Presidente mexicano Peña Nieto impulsó una reforma constitucional energética pero de inmediato personajes públicos alzaron su voz en contra y alentaron a la participación ciudadana.

D.F., México – Con motivo del proceso de Reforma constitucional en materia energética iniciado por el Presidente Peña Nieto de México el 30 de abril, surgieron movimientos de ciudadanos y representantes de distintos sectores sociales para convocar a la participación pública de los mexicanos por considerar que el tratamiento legislativo que le está dando el Congreso mexicano no es transparente ni democrático, ni representa las opiniones del pueblo.

Uno de sus impulsores fue el conocido Director de cine, Alfonso Cuarón -también ganador en 2014 del Premio de la Academia como Mejor Director, quien dirigió en abril diez preguntas al Presidente Enrique Peña Nieto -antes que éste enviase el paquete de iniciativas al Senado- a través del medio homónimo Diez Preguntas, causando esto un despliegue de comunicados periodísticos por todo el país.

En una de las cartas enviadas al Presidente Peña, el cineasta sentenció que “el proceso legislativo y democrático de estas reformas fue pobre y careció de una discusión profunda, y la difusión de sus contenidos se dio en el contexto de una campaña propagandística que evadió el debate público. No estoy informado por qué el gobierno que usted encabeza no ha compartido conmigo, con los mexicanos, elementos indispensables para entender el alcance y el sentido de las reformas”.

Por su parte Andrés Manuel López Obrador, Presidente del Consejo Nacional del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), entregó el aviso de intención para realizar una consulta popular en materia energética en la que se le preguntaría a los ciudadanos si “¿están de acuerdo o no en que se otorguen contratos y concesiones a particulares nacionales o extranjeros en materia del petróleo?”, según informó el 10 de abril la web del movimiento social de López Obrador La Esperanza de México.

Y el dirigente agregó, que “no acepta la privatización del petróleo, ni la industria eléctrica, tampoco la privatización de la petroquímica, ni el gas”.

Quien también se pronunció contra los manejos e internas políticas del Congreso mexicano fue el vocalista de Café Tacuba, Rubén Albarrán, quien se declaró en contra de la reforma constitucional energética por la corrupción política reinante, según sus dichos: “como mexicanos nos encontramos en medio de muchos fuegos, en medio de muchas mafias, entre ellas obviamente la clase política, las corporaciones, todas están tratando de sacar beneficio de nuestro país, una vez más, como se ha venido haciendo durante los últimos 500 años”, dijo Albarrán, según Aristegui Noticias el 6 de junio.

¿A qué apunta la reforma?

El proceso de reforma constitucional comenzó el 30 de abril, cuando el Presidente Peña Nieto remitió al Senado de la República un paquete de veintiuna iniciativas en materia energética con el objetivo de reglamentarlas, publicó la Cámara de Diputados -cámara de origen de los proyectos de ley- el 3 de junio.

Javier Treviño Cantú, Diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Secretario de la Comisión de Energía, en entrevista con el conductor Rodrigo Pacheco señaló, que son tres los objetivos de la reforma.

– “Fortalecer a las dos empresas productivas del estado, a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad;

– Abrir el sector energético a la inversión del sector privado nacional e internacional con certeza jurídica, con reglas claras para beneficio de la nación;

– Fortalecer la capacidad reguladora del Estado, a la Secretaría de Energía, a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, a la Comisión Reguladora de Energía”.

En el polo contrario, el Presidente de la Comisión de Estudios Legislativos en la Cámara de Senadores, Alejandro Encinas, en entrevista con el periodista Nino Canun señaló que la aprobación de la Reforma Energética “implicaría para México una pérdida significativa, pues no sólo se entrega la renta petrolera y control de los hidrocarburos al capital extranjero”, y que incluso “ya se está planteando la posibilidad de hacer expropiaciones de tierras de las comunidades, de los ejidos”.

Precisó Encinas que eso se va a diversificar en la minería, en el turismo, en la construcción de gasoductos dijo, según informó la Cámara de Diputados 4 de junio del 2014.

Sesiones legislativas demoradas

La dicotomía que zanjó el debate de la reforma no sólo fue por la reforma misma, o sus objetivos, sea que lo planteen los sectores populares o políticos, sino que tampoco los propios congresistas, representantes de los distintos partidos políticos de México, no logran ponerse de acuerdo, entorpeciendo la dinámica en el tratamiento del proyecto presidencial, según surge del comunicado del 4 de junio de la Cámara de Diputados.

Agregó el sitio web que por el momento las fechas acordadas para reglamentar las leyes en un período ordinario se cerraron, de forma tal que el trabajo legislativo pasó a un período extraordinario-que será dividido en dos etapas- y este debe acordarse dado que hasta ahora solo existen propuestas tentativas.

Mientras tanto, los legisladores establecen su posición para autorizar o debatir las leyes secundarias. Por ejemplo, la senadora Dolores Padierna Luna, Vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD), fijó su postura y expresó que la reforma constitucional es una contra reforma energética que da la espalda a la población.

“Es mentira que tengamos años debatiendo lo que se plantea en esta contrarreforma. Es mentira que el objetivo no sea la privatización”, expresó la funcionaria el 10 de diciembre de 2013, según un informe del Grupo Parlamentario del PRD comunicado por el Senado.

Otro tema que le preocupa a la senadora es el futuro de los recursos energéticos del país. Señaló que “se está entregando el petróleo, gas y electricidad a las empresas transnacionales. Para eso están modificando el artículo 27 constitucional. Llegan al extremo de plantear en el artículo quinto transitorio que conforme a lo establecido, las empresas podrán registrar para efectos contables y financieros la asignación o contrato y sus beneficios esperados”, detalló la senadora Padierna Luna.

Quien sostiene lo contrario es el líder del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero; se posiciona a favor de las inversiones privadas en algunas actividades “en las que, Pemex y la CFE no son competitivas ni eficientes, según una Investigación Estratégica y de Mercado de Parametría en julio del 2013”.

Por Lilia Santana Moreno – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios