El investigador Raúl Rosales Ibañez, profesor del laboratorio de Ciencias Básicas e Ingeniería Tisular de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, ofrece esperanzas a personas que por alguna circunstancia han perdido tejido óseo o muscular. El precisó que estos tejidos pueden recuperarse rápidamente a través de células madre dentales.

Se ha observado que las células madre de los dientes temporales (de leche) y las terceras molares son ideales para la regeneración tanto de hueso, músculos y nervios.

Estas células madre son capaces de producir células progenitoras capaces de generar células especializadas continuamente y en muy corto tiempo, ya que no han estado mucho tiempo expuestas al exterior.

Un ejemplo es el de un joven de 16 años al cual el doctor Rodrigo Licéaga Reyes, cirujano maxilo-facial del Hospital Juárez de la Secretaría de Salud de la ciudad de México extirpó un quiste mandibular y en el hueco se colocaron 3 millones de células madre extraídas de la tercera molar del paciente. El doctor explicó: “… al utilizar células madre dentales, se disminuye el tiempo de formación de hueso lo que permite al paciente una pronta recuperación a su vida”.

“Una cavidad tan grande de hueso, se rellena de manera natural en 6 meses, con el uso de estas células madre dentales en mes y medio ya tiene relleno de hueso  y en tres semanas más, está haciendo su vida normal” Agregó.

Con el logro de estas investigaciones y muchas otras que continúan, los científicos se han planteado la pregunta: ¿Por qué al ser humano cuando se le extrae o pierde algún diente éste no se regenera solo? Ante ésta pregunta los caimanes se han convertido en el foco de estudios. Los caimanes tienen una lámina dental que puede regenerar los dientes y llegar a tener durante toda  su vida hasta 3,000 dientes y pueden tener hasta 5 diferentes tamaños en erupción al mismo tiempo.

alma.luna@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios