República Dominicana – Un paseo por el paraíso

La República Dominicana es el pequeño rincón de nuestro planeta que presume de tener dos auténticos paraísos terrenales, donde los sueños se confunden con la realidad, una realidad de arena fina y blanca, de aguas cristalinas y de majestuosas selvas de manglares y cocoteros.

La República Dominicana es el pequeño rincón de nuestro planeta que presume de tener dos auténticos paraísos terrenales: playa Bávaro y Punta Cana. Es aquí donde los sueños se confunden con la realidad, una realidad de arena fina y blanca, de aguas cristalinas y de majestuosas selvas de manglares y cocoteros. Paisajes seductores que siempre quedarán grabados entre tus más fabulosos recuerdos.

En la costa este de la República Dominicana, bañadas por el mar Caribe, se encuentran Playa Bávaro y Punta Cana. Aquí, “donde todo empezó”, la espuma de las aguas color turquesa descansa sobre la arena de la playa, una arena tan blanca que es difícil creer que es auténtica. Y los palmerales colorean con un verde intenso estos idílicos paisajes. La oferta hotelera, en perfecta sintonía con el medio natural, se encarga de organizar gran cantidad de actividades deportivas; los aventureros también encontrarán entre estas playas su sitio. ¿Qué más se puede pedir?

Un informe 1968 de la UNESCO indica: “Esta área es en verdad excepcional. De todas las playas turísticas del mundo, pocas tienen aguas tan cristalinas. La arena es tan blanca que es difícil creer que es auténtica. Podemos afirmar, sin duda, que esta zona está entre las mejores del mundo.” Han pasado casi tres décadas y esta descripción todavía se sostiene.

La inmensa playa Bávaro irrumpe estrepitosa en medio de una selva de manglares y majestuosos cocoteros. Es una provocación al deleite, al disfrute de sus aguas y de las inagotables posibilidades que ofrece Bávaro Beach Resort.

Bávaro, al igual que Punta Cana, se encuentra en la zona este de la República Dominicana, rodeada de una amplia red de comunicaciones. Se puede llegar a ella gracias a la carretera de Santo Domingo (la capital del país). Posee un aeropuerto internacional modernizado que ofrece muchas facilidades. Una de las más populares y entretenidas atracciones de la zona es el Manatí Park Bávaro. Se trata de zona de unos 130.000 m2, este extenso parque tiene como protagonistas a los animales. Aquí se realizan exhibiciones de peces, papagayos parlanchines y delfines que actúan con los niños. En las noches, caballos de pura sangre actúan en un espectáculo muy similar al de los famosos caballos danzantes de Jérez de la Frontera en España y la Academia Española de Viena. Higuey es la capital de esta provincia dominicana y la ciudad más grande de la zona. La residencia-fortaleza de su fundador, Juan Ponce de León, es uno de sus atractivos turísticos. Pero la Majestuosa Basílica Metropolitana de Nuestra Señora de la Altagracia es el más preciado tesoro de esta ciudad.

El otro paraíso, Punta Cana, descansa sobre una extensión de unos 420.000 m2. A parte de lo atractivo de sus paisajes, Punta Cana es conocida por la riqueza pesquera de sus aguas, de la que podrán disfrutar los amantes de la pesca. En verano se celebran varios torneos nacionales e internacionales de pesca de altura en La Marina, el puerto que Punta Cana ofrece a sus pescadores y visitantes. Está habilitado las 24 horas y puede servir hasta 43 lanchas y veleros a la vez que ofrece servicios muy completos. Senderos para montar a caballo, un bellísimo campo de golf, facilidades para la práctica del velerismo y una variedad de deportes acuáticos como ski, snorkeling alrededor de los impresionantes arrecifes de coral y surf de viento.

Punta Cana, playa de blanca arena y gigantes palmeras rodeadas de aguas cristalinas color turquesa y jardines tropicales, en una perfecta integración de medio natural privilegiado con todo el confort y la hospitalidad para que sus vacaciones se conviertan en momentos inolvidables que lo harán regresar año tras año.

Existen mucha playas paradisíacas para recorrer en esta Republica de ensueños, cada una tiene algo diferente de la otra, algunas anidan grandes historias, otras la soledad suficiente como para creerse solo en la isla, y algunas con grandes actividades náuticas y deportivas. A continuación le contamos de algunas u poco menos conocidas pero no dejan de ser maravillosas opciones para elegir pasar unas vacaciones llenas de tranquilidad.

Boca Chica

Laguna litoral limitada por barrera de corales. Extraordinaria playa de aguas transparentes y arena blanca descubierta a finales del siglo pasado por el inmigrante italiano don Juan Vicini, iniciando así su historia turística. Playa convertida por el tirano Trujillo en famoso balneario durante su gobierno, construyendo el Hotel Hamaca en los años 50. Lugar donde Trujillo dio asilo al derrocado presidente Batista de Cuba. Playa por excelencia de Santo Domingo, ubicada en la parte este de la llanura costera sur oriental o del Caribe.

Guayacanes

Comunidades de pescadores pertenecientes a la provincia de San Pedro de Macorís, donde el desarrollo del turismo receptivo ha logrado un gran impulso a la economía nacional. Lugar de muchas playas entrelazadas con las espumas del mar Caribe; donde las tonalidades del mar Caribe, los corales, las arenas blancas, los cocoteros y los resorts seducen al más insensible de los humanos.

Juan Dolio

La costa caribeña en el litoral este de la isla está dotada de largas extensiones de playas de blancas arenas y varios centros turísticos han sido construidos a lo largo de su ribera y el más cercano al Aeropuerto de las Américas, el mayor de la nación, es Juan Dolio. Localizado a 24 kilómetros del aeropuerto, a 40 kilómetros de Santo Domingo y a 16 de San Pedro de Macorís por medio de una excelente carretera, su ubicación le provee al visitante, la singular oportunidad de disfrutar de la privacidad ofrecida por sus hoteles de playa con exuberantes vistas tropicales y hermosas escenas marinas mientras que, al mismo tiempo, está cercano a grandes ciudades con su oferta de variado entretenimiento.

San Pedro de Macorís es la más cercana a Juan Dolio y si usted se pregunta de donde proviene el azúcar que consume probablemente fue embarcada desde su puerto. Si usted se pregunta de donde provienen muchas de las estrellas dominicanas de la pelota de los Estados Unidos, es de San Pedro la capital del baseball en el Caribe.

La Romana

Quizás la ciudad dominicana de mayor renombre internacional, a pesar de ser una de las más jóvenes del país. Su desarrollo urbano se inicia en las primeras décadas de este siglo con el establecimiento en la villa de Puerto Rico Sugar Company, la cual establece el ingenio azucarero más grande del sector privado, el Central Romana.

Altos de Chavón

La ciudad rápidamente se pobló con inmigrantes puertorriqueños, y de islas de habla inglesa, quienes desarrollan un pueblo con una cultura propia.

Altos de Chavón es un lugar donde se respira el arte, una comunidad de artistas dedicada al intercambio cultural, una obra de gran valor arquitectónico, que evoca al espíritu creador.

Al borde de un Cañón que desemboca dramáticamente en el río Chavón, encontramos el hogar del Anfiteatro de Altos de Chavón, uno de los más destacados escenarios del mundo, en donde se presentan importantes estrellas internacionales al aire libre.

Isla Catalina

Catalina puede considerarse una maqueta ideal de la diversión en el trópico, una especie de diseño vivo para manejar un área dedicada al turismo mientras se conserva buena parte de la naturaleza auténtica.

Esta islita asombra no obstante sus reducidas dimensiones que no llegan a 15 km2, de los que se ha destinado un kilómetro de playa para el manejo de turistas que buscan exclusivamente la diversión bajo el sol aprovechando arenas perfectamente elaboradas, agua de temperatura óptima, un mar para todos los deportes acuáticos, todos los colores del universo tropical y alternativas de aislamiento para una sublime comunicación con el entorno.

Isla Saona

Isla de mayor extensión del país (aproximadamente 115 km2). Isla que forma parte del Parque Nacional del Este. Isla de origen marino, formada por una terraza coralina con formación de cavernas y tres lagunas interiores (de los Flamencos, de Secucho y el Canto de la Playa).

Refugio del famoso cacique Cotubanamá, quién salió huyendo de la matanza de Higuey, que según la leyenda fue hecho prisionero en una de sus cavernas. Inmenso bosque de cocoteros y paradisíacas playas de arena blanca. Remanso de paz donde el caserío de pescadores y la ola de turistas contrastan.

Isla cuyo nombre es el conflicto histórico de dos posibles causas: el de la reina Saona del archipiélago del Pacífico de la época colonial, o el nombre de una planta frutal que comen las aves y las iguanas llamada Saona.

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios