La resistencia pacífica de los practicantes de Falun Dafa en Argentina

(Elina Villafañe/La Gran Época)

En vísperas de cumplirse los 15 años de persecución de la disciplina en China, los practicantes de Falun Dafa de Buenos Aires cuentan su experiencia y explican sus acciones para concientizar a la gente.

(Elina Villafañe/La Gran Época)
DALE CLICK A LA FOTO PARA AMPLIAR

A pesar de ser un grupo totalmente heterogéneo, a los practicantes de Falun Dafa en Argentina los une mucho más que una afición a una disciplina de meditación.

Lo que los une es la persistencia y una fe mucho más fuerte que el viento y el frío que azota sus rostros en invierno, en las esquinas del barrio chino los fines de semana, o el intenso calor de los mediodías de verano en su protesta pacífica frente a la Embajada China.

En su misión de generar conciencia por lo que sucede en China, los practicantes ponen el corazón y retribuyen, de algún modo, todos los beneficios que obtuvieron a través de la disciplina Falun Dafa, ya que no aceptan que sus compañeros practicantes en China tengan prohibido meditar libremente y sean perseguidos y hasta asesinados por su creencia.

Si no fuera por la persecución que continúa hasta hoy, los practicantes de Falun Dafa solo seguirían su enseñanza sin siquiera mencionar al partido comunista, pero tienen que hacerlo en esta resistencia pacífica porque es parte de uno de los principios a los que intentan asimilarse: la verdad.

Marta Lyszyk, 69 años, jubilada de comercio y docente

Marta es una mujer enérgica y decidida que cuenta su experiencia de 12 años de práctica, en la cual no solo no necesitó tomar más medicamentos para alivianar sus problemas de salud, sino que también encontró mucha paz y armonía a través de la disciplina.

“Había llegado a un grado de mucha degeneración en la rodilla izquierda como secuela de un accidente que tuve hace muchos años y que prácticamente ya me impedía caminar, igualmente ya hace años que medito en doble loto”, comentó Marta.

El doble loto es una posición de meditación que requiere cruzar ambas piernas, una sobre la otra, experiencia inconcebible para una persona de su edad y con sus antecedentes de salud. Sin embargo, Marta rompe con este paradigma con mucha naturalidad, sabiendo que los tejidos de su rodilla fueron regenerados milagrosamente.

Por otra parte, experimenta tener cada vez menos pensamientos y con menor intensidad. “Uno puede estar muy tranquilo, realmente y en mucha paz, aunque esté en un bullicio no se altera ni tampoco se mete dentro del bullicio”.

“Se siente bien desde adentro, lo que hace que uno para afuera esté excelente, yo casi tengo 70 años y mi tiempo de actividad es mucho, yo comienzo a las 5 de la mañana y por lo general me voy a dormir 1 y cuarto de la mañana”, agregó.

Marta le recomienda a la gente que se acerque a los sitios de práctica de Falun Dafa porque, al igual que ella, si deciden emprender este camino van a obtener muchísimos beneficios.

“Una de las cosas que a mí me llamó la atención al principio fue que yo no quería hacer ningún curso, no quería hacer nada que se pagara porque yo decía, si el cosmos nos da la energía gratis ¿por qué tenemos que pagarla? Me pareció buenísimo no tener que pagar”, dijo entusiasmada.

Con respecto a la persecución en China, a manos del régimen gobernante, Marta comentó que aprovecha cada ocasión en su vida cotidiana y también durante las actividades que efectúan los practicantes, para aclararle la verdad a la gente y ponerla en contexto sobre la verdadera situación que se vive en China.

“Siempre de una forma pacífica porque yo he vivido en el país muchas formas de violencia que he visto y no creo que eso lleve a nada y menos cuando se pone mordaza a lo que uno quiere expresar y menos a la parte espiritual porque el ser humano no es político, es espiritual “, remató la practicante.

Mariana Colombres Garmendia, 34 años, médica

Mariana es una profesional que se preocupa por sus pacientes y que, viendo a diario tanto sufrimiento, brinda como alternativa lo que a ella le cambió la vida y solucionó, desde la raíz, muchas de sus afecciones de salud.

En una entrevista con La Gran Época declaró que, antes de comenzar la práctica, padecía constantes dolores de cabeza, alergias y broncoespasmos recurrentes y también dolor de espalda.

“Apenas empecé a practicar los ejercicios han disminuido y algunas cosas han desaparecido así como mágicamente”, explicó.

Igualmente comentó que antes de practicar Falun Dafa estaba muy deprimida y no encontraba ninguna solución. Si bien hacía terapia con una psiquiatra seguía igual, sin hallarle el sentido a lo que le pasaba y a la vida misma.

“Cuando empecé a practicar, ese ha sido el gran cambio interno, dejar de estar deprimida y encontrarle un sentido a la vida” dijo.

“La causa de mi depresión era la muerte de mi padre, en ese momento practicar la disciplina y leer el libro de las enseñanzas de Falun Dafa me han hecho entender por qué pasaban las cosas que pasaban, para qué estaba yo aquí y todo se ha transformado en un sentido positivo” agregó.

Con respecto a la persecución en China, declaró que es algo que se necesita dar a conocer para que la gente tome así conciencia y se posicione.

“Es algo que necesitamos transmitir para que la gente se ponga en el lugar de las personas que no pueden practicar su fe libremente…y otra cosa es que es algo que debería llamar la atención a todo el mundo, que estén sustrayendo órganos y vendiéndolos, que estén persiguiendo a personas por practicar los principios de verdad, benevolencia, tolerancia, es un crimen que va en contra de la moral de la humanidad”, expresó.

“Como médica lo que hago es informarle a mis pacientes, recomendarles esta práctica y también insistirles en que se informen sobre la persecución, eso es lo que hago por un lado desde mi profesión. Aparte de eso siempre estamos difundiendo en barrio chino la disciplina y la persecución, recolectamos firmas para Naciones Unidas para pedir que se detenga la persecución, y participo en las múltiples actividades de difusión que se realizan a través de la Asociación de Falun Dafa en Argentina”.

Juan Pablo Boschi, 32 años, asesor inmobiliario

Juan Pablo es entusiasta y deja traslucir en sus ojos brillantes la alegría que siente al haber encontrado Falun Dafa hace 4 años.

“Encontré que todo está en uno, la solución está en uno mismo y en cuanto a lo físico sentí una purificación del cuerpo al hacer los ejercicios” y agregó que abandonó el vicio del tabaco sin esfuerzo, casi de inmediato de comenzar la práctica.

Con respecto a la persecución que se está dando lugar en China, Juan Pablo se mostró muy preocupado y contó su experiencia de cuando tomó conocimiento de la situación.

“Cuando me enteré que 100 millones de personas practicaban en China, empecé a investigar, a leer los testimonios de los practicantes y a ver fotos, muchísima gente en los parques, y cuando me enteré de que eso había sido así hasta cierto momento y a partir de 1999 no lo pudieron hacer más, eso me causó mucha tristeza”, dijo.

“Después empecé a leer cada vez más y me empecé a enterar de las torturas y también he leído que le sacan los órganos a los practicantes. Me da mucha tristeza lo que ha generado el régimen comunista en China, después de tantos años, que la gente no tenga una creencia, no puedo creer que eso todavía siga”, agregó.

Asimismo comentó que el régimen chino, al tener tantas relaciones comerciales con los demás países, hace que sea difícil que la verdad se conozca masivamente, ya que mueve muchos intereses y por eso hay tantas puertas que se cierran. “Esperemos que eso se termine pronto”, dijo con esperanza.

Juan Pablo siempre sale con folletos informativos en su maletín, en los que están los beneficios de la práctica y también el llamado a generar conciencia.

“Me gusta mucho hablar con la gente, con mis compañeros de trabajo, con la gente que me cruzo en mi trabajo, para mostrarles departamento en mi caso, o si no voy al barrio chino a repartir volantes en los momentos libres que tengo los fines de semana”.

“Más que nada que la gente que pasa por ahí vea lo bueno que es Falun Dafa y también pueda enterarse de esta persecución que hoy en día está tan tapada, porque se oculta lo que pasa adentro de China”.

Juan Pablo resalta la importancia de informarles los hechos de la persecución a las personas, porque el régimen, al ser totalitario, filtra la información y, aunque esto suceda en el otro lado del mundo, es algo que nos atañe a todos.

Por Celeste Caminos – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios